Publicidad

Publicado: 16-10-2021 06:00

Descubre los beneficios de bañarse en pareja

Es la oportunidad perfecta de mostrarnos tal cual somos, es decir, sin usar maquillaje, con el cabello suelto y sin poses

Vanessa Flores

De Interés

Pixabay

Tomar un baño después de un largo día resulta bastante relajante, el agua despierta sensaciones de tranquilidad y nos libera del estrés, estas sensaciones se potencializan y la situación se vuelve placentera al hacerlo en pareja. 

De acuerdo con la psicoterapeuta Gabriela Saucedo, esa intimidad es necesaria para una relación, y es pieza clave para que se vuelva satisfactoria, duradera y con una sensación de felicidad a largo plazo.

Explica que la intimidad es esa complicidad, ese juego y esa alianza implícita que hay en la relación, es por eso que pasar tiempo en una ducha con todo lo que conlleva, es decir, los olores, el agua, la temperatura y la piel húmeda, y si a eso le agregamos que podemos ofrecernos a lavar el cuerpo de nuestra pareja o a acariciar su cabello, fortaleceremos la confianza. 

Menciona que es la oportunidad perfecta de mostrarnos ante nuestra pareja tal cual somos, es decir, sin usar maquillaje, con el cabello suelto y sin poses. 

“Sin cero poses. Así soy y aquí estoy para estar juntos”, comenta. 

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo durante ese íntimo encuentro?

Saucedo expone que nuestro cerebro segrega una gran cantidad de serotonina, que es la hormona de la felicidad, baja los niveles de cortisol o estrés, permite la estimulación de un sueño relajante con base en esas sustancias potencializadas y favorece la comunicación.

Incluso antes del encuentro podemos sentir adrenalina al prepararnos para la cita y tener en mente lo que va a pasar, y eso se puede saber cuando los latidos del corazón aumentan.  

La intimidad no tiene que ver con el acto coital siempre

Aunque la desnudez y las relaciones sexuales sean muy satisfactorias e íntimas, la psicoterapeuta agrega que también la cercanía de dos personas al hacer diferentes actividades como bañarse, ver una película o tomar un café juntos, pueden ser momentos muy íntimos.

"Para la intimidad no hace falta ni siquiera quitarse la ropa",  finaliza. 

Publicidad