Publicidad

Por diversión, enfermera intercambió casi 5 mil bebés en África

Redacción | 24 de abril, 2019 - 18:09 | De Interés

Para toda mujer, es una gran alegría traer al mundo a su bebé, el verlo por primera vez, abrazarlo y llenarlo de amor dentro de su vínculo familiar, deseando darle la mejor calidad de vida posible.

Por lo que el verlos crecer, desarrollarse y desenvolverse con los demás a lo largo de su vida para las madres es la mayor satisfacción y pago que pueden tener sin necesitar nada económico.

Desafortunadamente en la vida existen personas malas y si se habla del gremio médico, la mayoría de las personas no cuentan con la mejor opinión hacia ellos, involucrando a todos aquellos que realmente aman su profesión, al servir a los demás salvando sus vidas o ayudándolos a sobresalir de la situación difícil en la que se encuentra un derechohabiente.

Tal es el caso de Elizabeth Bwalta enfermera del Hospital Universitario de Lusaka en Zambia (África), quien confesó que durante los años 1983 y 1995 intercambió a más de 4 mil bebés recién nacidos, “Solo por diversión”.

Actualmente Elizabeth sufre cáncer terminal, por lo que busca “el perdón de Dios” al igual que el de sus mismas víctimas, ya que tiene miedo de ir al infierno por tan grandes faltas cometidas.

En su lecho de muerte, mencionó… “Tengo un cáncer terminal y sé que pronto moriré. Deseo confesar mis pecados ante Dios y ante todas las personas afectadas, especialmente las que dieron a la luz en el hospital durante mi servicio. He encontrado a Dios, ahora he nacido de nuevo. No tengo nada que ocultar. En los 12 años que trabajé en la sala de maternidad de la UTH, cambié cerca de 5 mil bebés”.

Además hizo que algunas parejas quienes cometían alguna infidelidad, se divorciaran después de ser sometidas a diferentes pruebas de ADN, escudándose que era víctima del demonio, quien la utilizaba para cometer todos esos actos de maldad sin escrúpulos ni sentimientos de arrepentimiento en su momento.

Al confesar sus actos, el Consejo General de Enfermería de Zambia, se movilizó de inmediato para investigar en los registros archivados en esos años, con el fin de verificar lo que la enfermera declaró, no logrando obtener nada al respecto, además de que tampoco había ninguna partera con el nombre de la mujer en el hospital mencionado por la mujer, no solo en esas zonas sino en ningún otro hospital de África, por lo que las autoridades mencionaron que las versiones de la enfermera desauseada probablemente sean falsas.
Con información de Imagen televisión

Publicidad
Publicidad