Publicidad

Morena no asistió

Rubén Aguilar | 05 de abril, 2019 - 06:26 | Opinión

El pasado miércoles el Senado de la República, a través del Instituto Belisario Domínguez, organizó el foro “El futuro de la sociedad civil”, para dialogar sobre este tema que hoy está en la mesa de la discusión.

A la inauguración, el líder de la fracción parlamentaria de Morena no asistió y sí lo hicieron los del MC, PRD, PRI y PAN. Los asistentes, líderes de la sociedad civil, académicos y directivos de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), preguntaron por la ausencia de Morena. No hubo quien respondiera.

Que Morena no se haya hecho presente en el foro es consecuente con la posición del presidente de desconocer y de golpear a la sociedad civil organizada a la que, con frecuencia, y si ninguna base, insulta y critica en las comparecencias de la mañana.

El presidente y su partido quieren minimizar la presencia de las OSC y en su imaginario ideal está desaparecerlas. Hay muchas evidencias que apuntan en esa dirección. El presidente solo quiere relacionarse con “clientes” individuales en el marco de una política paternalista y asistencial. Las organizaciones ciudadanas autónomas son vistas como “enemigas”.

Los líderes de las bancadas de la oposición plantearon, entre otras cosas, que:

Las OSC son pilares en la construcción de las políticas públicas.

La sociedad civil ha tenido un papel fundamental en la lucha por la democracia en los últimos 30 años.

Los más importantes cambios que han ocurrido en el país son producto del trabajo de la sociedad civil.

Las OSC son el contrapeso que todo gobierno democrático necesita.

Las OSC luchan por causas que contribuyen al desarrollo del país.

Los integrantes de las OSC están comprometidos con la construcción de un mejor país.

De los 3.5 millones de mexicanos que trabajan en las OSC 2.0 millones lo hacen de manera voluntaria.

Los recursos públicos en México solo representan el 8 % de los recursos de las OSC y en otros países supera el 30 %.

Las OSC en México son muy pocas, solo 40,000, cuando en otros países hay cientos de miles e incluso millones.

En cualquier circunstancia siempre será mejor más sociedad civil que menos sociedad civil.

 Con relación a la sociedad civil y sus organizaciones, la posición de los partidos de oposición es diametralmente opuesta a la que enarbola el presidente y su partido. Y la de la oposición está también en línea de las posturas que están presentes en las sociedades democráticas más desarrolladas.

La mayoría de los asistentes al foro, integrantes de las OSC, votaron por López Obrador porque pensaron que en él, al que consideraron de izquierda, iba a ampliar el apoyo del gobierno al desarrollo y el fortalecimiento de la sociedad civil y sus organizaciones. Ha sido todo lo contrario.

Pero ahora algunos ubican al presidente como un conservador y declarado enemigo de la sociedad civil y otros incluso lo califican de “traidor” a la sociedad civil y sus organizaciones. En el sector hay conciencia de que vienen tiempos negros en los años de este gobierno.

Rubén Aguilar Valenzuela

Twitter: @RubenAguilar   

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad