Publicidad

Ni como ayudarlos…

Alejandro Velasco | 08 de marzo, 2019 - 03:15 | Opinión

De plano ni cómo ayudarle a los legisladores de Morena, ya que un día si y el otro también demuestran que no tienen ni idea de lo que están haciendo, ni de hasta donde pueden intentar intervenir en diversos temas, eso se lo comento por la brillante idea de pretender controlar lo que las calificadoras internacionales digan sobre la economía nacional. Y es que el vocero del grupo parlamentario de Morena en el Senado, Salomón Jara, dijo que “no es correcto lo que están haciendo, -refiriéndose a las calificadoras- efectivamente quieren presionar, chantajear, ¿por qué? Acaba de empezar el gobierno, están acabando con la corrupción o está iniciando el proceso de lucha contra la corrupción”.

Y en ese imaginario en el que no aceptan ningún tipo de comentario contrario a su percepción de la realidad, pretendían que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tuviera la facultad de revocar el permiso de calificadoras como Standard & Poor’s y Moody’s, cuando su trabajo “no se apegue a los principios de independencia, objetividad, rigurosidad, autenticidad, veracidad, integridad y transparencia” o atente “contra la estabilidad financiera de los mercados”, claro de acuerdo a sus criterios, porque obviamente que si la evaluación es aprobatoria, ahí no habría problema, incluso cuando les ponen su estrellita, afirman que se trata de firmas responsables.

El legislador federal comentó que, contrario a lo que las calificadoras internacionales han evaluado, en México la economía avanza de manera positiva y eso se refleja en el aumento del índice de confianza de los ciudadanos, nada más que con todo y ese índice elevado, los consumidores no están comprando, de hecho, por ejemplo, las agencias de automóviles nuevos están reportando una baja significativa en sus porcentajes de venta en lo que va del año

Y dijo “Lo queremos dejar muy claro, no queremos expresar que estamos en contra de ellas —las calificadoras—, lo pueden hacer, pero tiene que haber responsabilidad y tiene que haber también corresponsabilidad e indicadores sobre todo lo que está ocurriendo en nuestro país. No es correcto iniciar un proceso de desestabilización económica o solamente comentar por estar comentando”, apuntó el legislador federal, demostrando una vez más que ignora cómo operan estas empresas, las cuales se basan en información, no son estimados ni apreciaciones personales.

Y es que, el papel de las calificadoras es dar información confiable de referencia al inversionista para la toma de decisiones en materia de inversión, eso es todo, no se meten en las cuestiones políticas, y si la información que tienen disponible les parece que da certidumbre, así lo van a destacar y en caso contrario igual, pero si lo que quiere este legislador es únicamente escuchar lo que le gusta. De plano está completamente mal, esos tiempos en que los diputados, senadores o cualquier otra persona que ostentara un cargo de elección popular, gozaban de una patente de corso que les autorizaba a hacer y deshacer a su antojo, ya pasaron, al menos es lo que insistentemente afirma en actual presidente López Obrador, pues incluso el mandatario todo lo que no le parece lo desacredita, ya ve que si la prensa lo critica, entonces AMLO los tilda de prensa fifi, tratando de mandar el mensaje de que la información esta sesgada o carece de credibilidad y nada más porque él lo dice, sin mostrar sustento alguno que confirme su afirmación, y claro quien ve al presidente como alguien que siempre tiene razón, le va a creer sin cuestionarle ¿el por qué lo dice o cuáles son sus pruebas?

En el caso de las calificadoras, estas empresas fundan sus evaluaciones en base a los datos que las mismas autoridades publican, no son simples percepciones que se sacan dependiendo del estado de ánimo en las que las agarren, como el caso de algunos mandatarios que señalan y califican o más bien descalifican, anteponiendo la frase “con todo respeto” para enseguida poner un calificativo que pretende demeritar un trabajo, sin molestarse en argumentar el por qué lo dice.

Lo bueno es que afortunadamente si hay, uno que otro legislador con la suficiente materia gris como para entender que lo que pretendía el Senador Jara, es una completa necedad, ya que sería tanto como deshabilitar a un maestro nada más porque le puso calificación reprobatoria al estudiante que contestó mal el examen; cuando, en este ejemplo, lo que hace el mentor es evaluar lo hecho, sin tener otra pretensión, pero insisto, ni cómo ayudarles a estos nuevos legisladores que algunos de ellos, nunca hablan y cuando lo hacen cometen errores garrafales y esa no es la idea…

Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad