Publicidad

Artista transgénero de los 60 resurge gracias a los Grammy

Agencia AP | 16 de enero, 2019 - 15:59 | Espectáculos
Artista transgénero de los 60 resurge gracias a los Grammy
Associated Press

Tennesee.- Por décadas Jackie Shane fue un misterio musical: una fascinante cantante soul transgénero de raza negra que atestaba clubes nocturnos en Toronto en la década de 1960, pero que desapareció del ojo público después de 1971.

Algunos conjeturaron que había muerto, pero su legado vivió entre los historiadores de música y coleccionistas de R&B que pagaban grandes sumas por sus vinilos. En 2010 la Canadian Broadcasting Company produjo un audiodocumental sobre esta cantante pionera que despertó un mayor interés, y ahora su rostro está pintado en un enorme mural en Toronto junto a los de otros músicos influyentes como Muddy Waters.

En 2014 Douglas Mcgowan, un cazador de talento para el sello histórico Numero Group, finalmente pudo contactarla por teléfono en Nashville, Tennessee, donde Shane nació en 1940. Tras muchos esfuerzos Mcgowan logró que accediera a trabajar con ellos en DC doble sobre su vida y sus grabaciones de estudio lanzado en 2017 bajo el título de "Any Other Way", actualmente nominado al Grammy al mejor álbum histórico.

Shane, ahora de 78 años, ha tenido una vida muy privada desde que dejó de cantar en los escenarios. De hecho, ninguno de los involucrados en el álbum la ha conocido en persona, pues solo accede a hablar por teléfono. Pero tras el documental de CBC se dio cuenta que no podía seguir escondiéndose. Medios de prensa comenzaron a llamarla y sus fotografías empezaron a aparecer en diarios y revistas tras el lanzamiento del álbum. RuPaul y Laverne Cox han tuiteado historias sobre ella.

“Me han descubierto”, dijo Shane en una entrevista telefónica reciente. "No era lo que quería, pero me siento bien al respecto. Después de tanto tiempo a la gente todavía le importaba. Y ahora esas personas que apenas me están conociendo, es simplemente impresionante”.

El periodista musical Rob Bowman, galardonado con el Grammy, pasó decenas de horas en el teléfono con Shane entrevistándola para los comentarios que acompañan su álbum. Su historia, dice Bowman, es tan especial que ni Hollywood pudiera haberla imaginado.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad