10°C / 50°F
C: 18.55 | V: 19.00

Astros de Hollywood critican a Trump en gala de premios

Por: Agencia AP | 09 de enero, 2019 - 16:11 | Espectáculos |
Associated Press

Nueva York.- Mientras los Globos de Oro el domingo se destacaron por la escasez de discursos políticos, Donald Trump no pudo ser obviado el martes por la noche en los premios de la Junta Nacional de Reseñistas que, dio la casualidad, se entregaron mientras el presidente abogaba de nuevo por un muro en la frontera con México en un discurso televisado.

La extraña coincidencia avivó una ceremonia que rara vez se ha mantenido lejos de la política. La mayoría de los ganadores previamente anunciados que asistieron a la gala no televisada en Manhattan — incluida Lady Gaga de "A Star Is Born" y el director de "Green Book", Peter Farrelly — hicieron alguna mención a Trump y sus políticas.

Barry Jenkins, al recibir el premio al mejor guion adaptado por "If Beale Street Could Talk", basado en una novela de James Baldwin, subió al escenario justo cuando Trump se dirigía a la nación desde la Oficina Oval de la Casa Blanca.

"Literalmente en este momento el presidente está hablando sobre muros y fronteras. No sé cómo ocurrió esto, así que no puedo evitar hablar del presidente y de fronteras y de todos estos muros", dijo el director de "Moonlight". "Hay una celebrada película (documental) llamada 'Minding the Gap' de Bing Liu. Bing Liu y su familia emigraron (de China) para acá. El presidente no los quiere acá".

Jenkins también citó dos de las películas más aclamadas del año — “Roma” del mexicano Alfonso Cuarón y "The Rider" de la china Chloe Zhao — como obras brillantes hechas por inmigrantes que Trump descartaría. Concluyó citando a Baldwin — "Uno solo puede enfrentar en otros lo que puede enfrentar en uno mismo" — y declarando, "No a los muros. No a las fronteras", además de una grosería dirigida a Trump.

La cena anual fue presentada por Willie Geist y ofrecida por la Junta Nacional de Reseñistas, una organización fundada hace 109 años e integrada por entusiastas, académicos y profesionales del cine. Es una de las muchas escalas tradicionales en la temporada de premios de Hollywood. Aunque tiene poco peso en la contienda por el Oscar, es un alto más entre otros galardones y una excelente oportunidad para pulir discursos de aceptación que quizás no fueron usados en los Globos.

Tanto Lady Gaga (mejor actriz) como Bradley Cooper (mejor director) recibieron premios dos días después de haberse ido a casa decepcionados con tan solo un Globo de Oro. Cooper fue presentado por Steven Spielberg, quien elogió su debut en la silla del director como el nacimiento de un cineasta talentoso. "Bradley es un sobreviviente y Bradley es una esponja", dijo Spielberg.

Para presentar a Gaga estuvo Stephen Colbert, quien apuntó alegremente que "estar aquí significa que tuve que perderme el estúpido discurso del presidente". En un extenso y equilibrado discurso de 13 minutos, Gaga dijo que era muy distinta al personaje que interpreta en su película.

"Sabía que aunque ella era una mujer fuerte, sentiría las presiones para sucumbir a lo que otros consideraban que era su futuro, mientras que en mi carrera yo he tratado una y otra vez de subvertir la influencia que hombres poderosos en mi vida tenían sobre mí y crear algo inesperado completamente sola", dijo Gaga. "Si me decían que fuera a la izquierda, yo daba un giro cerrado a la derecha".

Su coprotagonista Sam Elliott también fue celebrado el martes como mejor actor de reparto. El discurso del actor de 74 años, con su característica modestia y cadencia, recibió la ovación de pie más ruidosa de la noche.

Para "Green Book", el filme sobre un dúo interracial en los 60 en un viaje por carretera, que obtuvo el premio a la mejor película musical o de comedia en los Globos, fue otra noche de festejos. La Junta Nacional de Reseñistas le dio al divisivo filme los honores a mejor película y mejor actor (Viggo Mortensen) pese a quejas sobre su falta de sensibilidad racial y autenticidad. "Green Book" recibió otro impulso el martes más temprano, además, cuando Farrelly fue incluido entre los cinco cineastas nominados a los premios del Sindicato de Directores de Estados Unidos para sus honores anuales, a menudo muy previsores.

Farrelly dijo que espera que su cinta, hecha como un alegre viaje al pasado, pueda unir a la gente del mismo modo que espera que un futuro presidente logre hacerlo.

"Todo lo que hace falta para encontrar puntos comunes es hablar, escuchar y aprender", dijo Farrelly. "¿Saben por quién voy a votar la próxima vez? Por el político que nos represente a todos”.

Algunos premios fueron repartidos antes del discurso de Trump. Thomasin McKenzie, la joven actriz neozelandesa de "Leave No Trace", dijo que no se tendrá un mundo mejor "si construimos un muro para mantener gente fuera".

Honradas con el premio al mejor documental del año, las realizadoras del retrato sobre Ruth Bader Ginsburg "RBG", Betsy West y Julie Cohen, dijeron que la familia de la magistrada les había dicho que Ginsburg, quien ha perdido últimamente argumentos orales, se está recuperando de una cirugía y planea participar en próximas decisiones — un anuncio que generó algunos de los vítores más efusivos de la noche. Como un homenaje al régimen de ejercicio de Ginsburg, West y Cohen terminaron su discurso haciendo la postura de la tabla en el escenario.

Otro tema recurrente en la velada fue el usual misterio en torno a quién es exactamente la Junta Nacional de Reseñistas. El cineasta polaco Pawel Pawlikowski, cuyo filme "Guerra Fría" se llevó el premio a la mejor película en lengua extranjera, se mofó de la confusión.

"Los quiero, quien quiera que sean", dijo Pawlikowski. "Espero conocerlos algún día".