24 °C
C: 18.10 | V: 18:38

Toreros camperos

Por: Manolo de la Laguna | 26 de diciembre, 2018 - 03:25 | Opinión |

En los mentideros taurinos, se dice, se comenta, se cuchichea, se murmura, que un cartel pobre es un pobre cartel y consecuentemente la entrada como la que se vio en la octava corrida de la Plaza México, donde se corrieron 7 toros 7 de Barralva, que solamente tuvieron magnífica presencia, porque eran para 3 buenos toreros 3 mexicanos y no para las "figuras"...

Dos toreros mexicanos que partieron plaza el domingo pasado, se hicieron en el campo bravo mexicano, pero los tres, son toreros completos, es decir, domeñan los tres tercios de la lidia, son banderilleros natos, valientes y elegantes en el arte de colocar, en lo alto del morrillo de las reses, los palitroques, los avivadores, los rehiletes, los arponcillos o garapullos. Si hay más sinónimos ayúdesenos plis.

Se despidió de los ruedos el director de la lidia quien vistió de verde botella y oro, recibiendo a "Carasucio" al que Alfredo Ríos veroniquea con más ganas que arte, quien después de cubrir el segundo tercio en medio de fuerte ovación, logró una faena voluntariosa, de entrega, de técnica y habilidad que el poco público le corea con fuerza y como El Conde, realiza la suerte suprema con verdad, logra cortar la primera oreja de la tarde, trofeo que no pudo lograr con "Pitinesco", por lo que el torero de Jalisco, obsequia un toro "Siempre Juntos" que fue el último de su carrera en la Gran Plaza.

Fue el séptimo del encierro y Alfredo logró instrumentarle al de Barralva, las únicas verónicas que se vieron en todo el festejo y como vuelve a clavar los palos con maestría, arranca sonora ovación, la cual se prolonga en su faena de muleta, donde Ríos, vuelve a sacar la casta, la enjundia, el valor y aunque mata con una estocada desprendida, por su entrega, los diletantes lo premian con una oreja del burel, que El Conde pasea por el ruedo escuchando las nostálgicas notas de Las Golondrinas y el grito consagratorio de ¡torero, torero! para, al final de la corrida, salir a hombros y por la puerta grande. Suerte torero ido.

El segundo espada, tlaxcalteca de origen, vestido de azul cielo y oro, esperó a "Cardicito" que solo Uriel Moreno, pudo torear por delante, para luego armar un lío con las banderillas dando una vuelta al ruedo y con la muleta, lograr El Zapata, una faena riñonuda, de torero macho, de torero campero, matando de una buena estocada, siendo prendido por el toro, afortunadamente sin consecuencia, logrando cortar una oreja, lo que ya no pudo ser con "Caratuerto".

La terna la cerró, vestido de azul marino y oro, el también tlaxcalteca, José Luis Angelino, quien toreo rapidillo a la verónica a "Gorrión" que no cantó en toda la lidia; luego salió su segundo enemigo "Farolero" y el torero de Apizaco, no dejó ir el triunfo y después de realizarle también, una faena de torero macho, de torero campero, para cortar una oreja y todo mundo contento, pues los coletas, estuvieron muy por encima de los pavos que les tocaron. Vale.         

Barrera de sol

Manolo de la Laguna