13°C / 55.4°F
C: 19.98 | V: 20.35

Nace PETROMEX, no hubo “romerodeschampsnazo”

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 04 de diciembre, 2018 - 06:31 | Opinión |

* Romero Deschamps, de madre oaxaqueña, convirtió al STPRM en un poderoso cartel del crimen organizado, cuyos grupos de sicarios probablemente han desaparecido a miles de disidentes.

* PETROMEX es la mayor aportación de los oaxaqueños Óscar Solórzano Méndez y Luis Zárate Cuevas, promotores inicialmente de Morenos y, posteriormente, del nuevo sindicato petrolero.

Sin duda, México es sui géneris en el mundo, irónicamente cruel, paradójico y permanentemente contradictorio. Insultante riqueza de dirigentes sindicales y miseria de millones de trabajadores.

México cuenta con el sindicato más grande, el SNTE, y el más rico del mundo, el STPRM, pero… ¡Oh ironía! En nada ha beneficiado a millones de trabajadores de la educación ni a los petroleros.

Sabiamente el gobierno del viejo PRI construyó las instituciones nacionales y el corporativismo obrero vigente. Lamentablemente, el nuevo PRI prostituyó hasta la médula a los “líderes charros”.

Los líderes vitalicios del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, y Carlos Antonio Romero Deschamps, del Sindicato de Trabajadores Petroleros, son los mayores ejemplos de corrupción sindical.

Romero Deschamps, de madre oaxaqueña, convirtió al STPRM en un poderoso cartel del crimen organizado, cuyos grupos de sicarios han desaparecido probablemente a miles de disidentes.

Al mismo tiempo, a lo largo de los últimos 22 años miles de trabajadores petroleros disidentes más han sido brutalmente reprimidos, golpeados a batazos y muchos de ellos quedado discapacitados.

Al financiar campañas presidenciales del PRI hasta ahora Romero goza de total impunidad, a pesar de saquear Petróleos Mexicanos y de encabezar la delincuencia organizada que controla Pemex.

Salvo la Presidencia de la República, las Secretarías de Gobernación y Hacienda, vía el Sistema de Administración Tributaria (SAT), nadie sabe a ciencia cierta el monto saqueado por Romero Deschamps.

En el año 2000 se conoció el primer escándalo de índole electoral, donde se dio a conocer un desvío de fondos, conocido como Pemexgate, documentado por el Instituto Federal Electoral.

El árbitro electoral registró un desvío de 1500 millones de pesos de los fondos sindicales en apoyo a la campaña presidencial del candidato priista Francisco Labastida Ochoa, derrotado por Fox.

En 2003 la Procuraduría General de la República (PGR) inició un proceso judicial por el delito de peculado electoral. Sin embargo, el proceso fue suspendido en 2006 por falta de pruebas.

De manera explicable por las amplias redes de complicidad tejidas por el dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros, en 2011 el proceso fue dado por finalizado de manera inapelable.

Romero cuenta con numerosas acusaciones en su contra por diversos delitos, incluyendo delincuencia organizada, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias.

Según reportes de inteligencia, dichos crímenes han sido frecuentemente cometidos con la complicidad de miembros de la élite política mexicana, indistintamente de su afiliación partidista, no solo del PRI. ​

En tales condiciones, durante el priato, los miles de trabajadores petroleros disidentes terminaron por convencerse que por la vía sindical y legal era totalmente imposible derrotar a Carlos Romero Deschamps.

Los miles de trabajadores petroleros disidentes en las 36 secciones sindicales esperaban que con el triunfo der Andrés Manuel López Obrador se repitiera su destitución, mediante un “quinazo”.

Lo peor de todo es que durante la transición presidencial los miles de trabajadores petroleros disidentes, fueron traicionados por Roberto Campa Cifrián, Rocío Nahle García y Olga Sánchez Cordero.

Las dos senadoras del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) nombradas Secretarias de Energía y Gobernación, se aliaron con el ex Secretario del Trabajo para apoyar a Carlos Romero.

No hubo “romerodeschampsnazo”, sin embargo, la soberbia por perpetuarse en el poder perdió a Romero Deschamps y obligó a los disidentes a crear un nuevo sindicato, PETROMEX, como contraparte del “sindicato charro”.

El nuevo sindicato Petroleros de México, es fruto del intenso trabajo de información, concientización y organización del Movimiento Regeneración Nacional Obrero y Sindical (Morenos).

Es la mayor aportación de los oaxaqueños Óscar Solórzano Méndez y Luis Zárate Cuevas, promotores inicialmente de Morenos y, posteriormente, del nuevo sindicato PETROMEX.

Con el apoyo de Rafael Barajas, El Fisgón, y José Antonio Rueda, hombres de absoluta confianza de AMLO, Óscar y Luis, ambos salinacrucenses, diseñaron e impulsaron a Morenos y PETROMEX.

Morenos presentó en octubre una denuncia contra el Estado mexicano ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por violaciones al Convenio 87 de la OIT sobre libertad sindical.

La denuncia internacional, se dio sobre todo porque la Secretaría del Trabajo autorizó, en noviembre de 2017, la toma de nota anticipada de Romero Deschamps para el periodo 2018-2024.

Denunciaron la violación de los convenios internacionales 87 y 98 de la OIT, al haberse legalizado, por la Secretaría del Trabajo, la ampliación del mandato de Carlos Romero Deschamps hasta 2024.

La perversa maniobra, apoyada posteriormente por Campa, Nahle y Sánchez Cordero, se consumó en 2017 de manera clandestina avalando una reforma estatutaria de la que los petroleros nunca fueron informados.

Hoy, con base en el derecho de la nueva fracción bis del artículo 123 del apartado ‘A’, los miles de trabajadores petroleros disidentes pueden participar de manera personal, libre, secreta y directa en la elección de su dirigencia sindical.

Además, hoy, gracias al Nuevo Paradigma Sindical y la creación del nuevo Sindicato de Petroleros, los trabajadores que se afilien a éste podrán exigir recibir numerosos beneficios que hasta ahora les han sido negados.

La reingeniería organizacional del nuevo paradigma sindical tiene información estratégica sobre cuántos pozos están produciendo y cómo se da el esquema de vender a las empresas extranjeras.

PETROMEX tiene un órgano de gobierno con facultades para otorgar préstamos, contratos, permisos, crear empresas que generarán ingresos y ganancias a distribuir entre los trabajadores.

Con este órgano de gobierno central y de manera colegiada el secretario general deja de ser omnipotente, y pierde el poder de la firma y decisiones en la secretaria general como hasta ahora.

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana cuenta con funerarias, empresas de transporte de pasajeros y combustibles, entre otros negocios que hasta ahora solo benefician a los dirigentes.

Se prevé, asimismo, la creación de un Banco con el manejo de una fórmula de algoritmos, como en el Infonavit, para que con su número, antigüedad y categoría, el trabajador sepa a qué beneficios tiene derecho.

Ello evitará dar “moches” o suplicar por una firma que depende del estado de ánimo del dirigente, así se subsana y se ejercerá un derecho finalmente sin cortapisas para solicitar préstamos o vivienda, entre otros beneficios.

Detrás de la noticia

Alfredo Martínez de Aguilar

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.