1.2°C / 34.1°F
C: 19.00 | V: 19.50

Encienden Llama de la Esperanza Cultural en el Mural de Morales

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 05 de noviembre, 2018 - 06:29 | Opinión |

* La senadora Susana Harp y la titular de SECULTA, Adriana Aguilar, develaron la placa de la Declaratoria Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca del Mural, en el Palacio Municipal de Ocotlán.

* La obra, fue reinaugurada en mayo pasado, luego de su restauración y el 21 de agosto el Congreso Local aprobó declararla Patrimonio Cultural del Estado, mediante el Decreto 1556.

(A Juanita Santiago a sus hijas Amelia y Silvia, y a sus hijos Edrel, Jesualdo y Omar, por el fallecimiento del Dr. Hugo Michael, hijo y hermano, respectivamente, a su esposa e hijas, familiares y amigos. Un abrazo solidario personal y familiar. Descanse en paz)

Uno de los enormes saltos históricos de los seres humanos desde que aparecieron sobre la faz de la tierra fue, indiscutiblemente, el descubrimiento del fuego y su posterior domesticación hace millones de años.

Miles de años después lo fue la luz del conocimiento y mucho más tarde, lo que se pierde en la sombra de la noche de los tiempos, el descubrimiento de las letras que cambiaron para siempre la vida de los seres humanos.

La sabiduría milenaria de la cosmovisión de nuestras culturas maternas prohijó la Ceremonia del Fuego Nuevo como muestra de respeto y amor al fuego, y en búsqueda cíclica del equilibrio y orden del universo.

El pacto celebrado por los dioses para dar vida a este mundo lo reafirmaban los hombres con gran conocimiento astronómico el 6 de noviembre cuando el Sol se encuentra en el nadir, su punto más bajo, y las Pléyades en el cenit.

A lo largo de la historia del hombre, la sangre, el agua y el fuego, han sido símbolos de purificación y, por tanto, de salvación personal, familiar y social. En la mitología griega Prometeo robó el fuego al dios Zeus para entregarlo a los seres humanos.

Para las iglesias cristianas, especialmente para la católica, la sangre, el agua y el fuego, son símbolos de purificación y salvación en los sacramentos del bautismo y la confirmación y, sobre todo, en la Eucaristía.

Esta es la trascendencia del simbolismo milenario del fuego hecho por el diputado, Arturo Toledo Méndez, al encender la luz de las veladoras frente al mural del Maestro Morales, “como ofrenda a su honor, a su vida y a su obra”.

Pero, sobre todo, en el llamado del representante popular “a dejar encendida la Llama de la Esperanza, por los mejores deseos para nuestras comunidades, y nuestra cultura en Oaxaca y México”, sabedores de la riqueza cultural de la entidad sureña.

El vehemente llamado del legislador a los invitados ocurrió durante la Develación de la placa conmemorativa de la Declaratoria Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca del Mural de Rodolfo Morales en el Palacio Municipal de Ocotlán de Morelos.

La obra plástica, fue reinaugurada en mayo pasado, luego de su restauración de noviembre a febrero, con una inversión de tres millones de pesos. El 21 de agosto el Congreso Local aprobó declararla Patrimonio Cultural del Estado, mediante el Decreto 1556.

Un primer mural al fresco fue pintado por Rodolfo Morales entre 1953 y 1956, a los pocos años de egresar de la academia de San Carlos en la Ciudad de México y antes de pintar un mural en la Escuela Preparatoria Número 5 de la Ciudad de México, donde trabajó como maestro de dibujo.

Un segundo mural en acrílico fue pintado en el Salón del Cabildo del ayuntamiento de Ocotlán entre 1978 y 1980 recordó su sobrino y presidente de la Fundación Cultural Rodolfo Morales, Alberto Morales Sánchez.

El acto reunió a la senadora Susana Harp Iturribarría y su suplente Cony Rueda Gómez, y la Secretaria de las Culturas y las Artes, Adriana Aguilar Escobar, así como a los diputados federales Azael Santiago Chepi y Aleida Alavez Ruiz, y los diputados locales electos Othón Cuevas Córdova y Horacio Sosa Villavicencio.

El presidente municipal de Ocotlán  Raúl Mendoza Vásquez, la Síndico Municipal Mayra Córdova y los regidores; José Márquez Pérez, presidente de Pro-Oax; Minerva Reyes Aguilar y Flor Cantón de Tequio-Oax, y los directivos de la Fundación Cultural Rodolfo Morales, Alberto Morales Sánchez, Esteban San Juan Maldonado y Adán Esperanza.

La senadora Susana Harp Iturribarría, subrayó que el acto “es motivo de una gran fiesta” al resaltar el “tequio” que han hecho los artistas plásticos Rodolfo Morales y Francisco Toledo, al rescatar espacios históricos y culturales en Oaxaca.

En el caso de Rodolfo Morales sobresale el rescate de templos católicos de Santa Ana Zegache, San Jacinto, San Pedro Taviche y el propio Ocotlán “para tratar de levantar la zona, a fin que hubiera más visitantes”.

Adriana Aguilar Escobar, secretaria de las Culturas y Artes de Oaxaca, hizo una invitación a las autoridades municipales para que promuevan la visita del Mural como un obligado atractivo turístico entre los visitantes nacionales y extranjeros.

La titular de Seculta señaló que la protección del patrimonio es una labor que trasciende, es el compromiso que una comunidad asume ante el hecho de tomar conciencia de la riqueza que posee. “Con trabajo conjunto se lograrán nuevas metas para la promoción y difusión de la vida y obra de este oaxaqueño universal”, puntualizó.

El arquitecto Esteban San Juan Maldonado, director del Teatro Alcalá, e integrante de la Fundación Cultural Rodolfo Morales, informó de las aportaciones de diversas asociaciones civiles que apoyan la cultura y el arte en Oaxaca en la restauración el Mural del maestro Morales.

El diputado Toledo Méndez, promotor de la Declaratoria Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca del Mural de Rodolfo Morales afirmó que “el mejor uso que podemos dar a la vida es trabajar en algo que la sobreviva”.

Frase que resume por mucho la vida de este gran pintor surrealista oaxaqueño que con entusiasmo, humildad y agradecimiento, siempre vio por su estado y su comunidad; nos ofreció sus trazos llenos de realismo mágico en los que manifestaba el color de sus tradiciones, de su herencia, de su amor a su tierra y su habilidad inigualable con el pincel.

Pero también, cuando tuvo la oportunidad, quiso que su legado fuera para todos, compartido y accesible.

Estamos, enfatizó, ante uno de sus legados más preciados: un mural que después de años de permanecer en el olvido fue restaurado y al que le fue devuelta su belleza y colorido y al que con la misma fuerza que buscamos protegerlo, buscaremos su máxima difusión para que el mural sea apreciado y admirado por nosotros y quienes nos visitan.

El decreto que lo declara Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca, es un primer paso para preservarlo perennemente e incluirlo en la lista de los lugares imprescindibles a visitar en Oaxaca. Y que a través de los ojos de los visitantes, el maestro Morales siga vivo y siga recorriendo el mundo hablando de su pueblo.

Hoy, nos congratulamos porque se reconoce y protege esta obra, la herencia de Ocotlán, y este logro lo agradezco a mis compañeros diputados de la 63 Legislatura del Congreso del Estado que apoyaron la iniciativa y la aprobaron.

A los invitados, solicitó respetuosamente, que en el desempeño de sus encargos relacionados con la cultura, no dejen de impulsar el reconocimiento del arte y cultura de Oaxaca, no dejen que llegue al rincón del olvido todos los buenos propósitos de nuestros mecenas culturales.

“Lo honraremos si logramos preservar su obra y nunca olvidar su paso por Oaxaca, su arte, sus obras, sus inquietudes, su nobleza y principalmente su nombre. ¡Gracias Maestro Rodolfo Morales, donde quiera que estés!”.

Detrás de la noticia

Alfredo Martínez de Aguilar

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.