7.8°C / 46°F
C: 19.25 | V: 19.70

Transporte público

Por: Alejandro Velasco | 13 de septiembre, 2018 - 03:15 | Opinión |

Seguramente usted recordara que en la pasada legislatura estatal, la exdiputada Laura Marín, se dio a la tarea de actualizar la ley de transporte estatal, cosa que le resultó sumamente difícil, pues los concesionarios se resistieron siempre a las medidas que proponía y que entre otros temas incluía el que se obligara a los concesionarios a renovar sus unidades de transporte para que las mismas fueran de 10 años de antigüedad como máximo, cosa que dijeron no se podía por que las tarifas que estaban cobrando no eran suficientes para poder hacerlo, lo malo es que con ese argumento, se justifican para traer en las calles de la ciudad unidades de más de 15 años de antigüedad, que por lo mismo, no ofrecen el servicio que requieren los usuarios, pues además de que son modelos ya muy pasados, el mantenimiento parece que brilla por su ausencia en muchos de los camiones que, hay que recordar son de desecho de los Estados Unidos y que allá son los que se utilizan para el transporte escolar, ni siquiera son de los que prestan el servicio de transporte público, pues si así fuera, otra cosa veríamos, también estaba el tema de heredar la concesión, la cual permanecía en la nueva ley, pero acotada, pues ya no sería de 15 años sino de diez y respetando el tiempo que ya se haya consumido, es decir si ya llevaba 6 años y se heredaba, ya era solo por lo que faltaba, en este caso, 4 años, lo que tampoco les pareció, ya que lo que los concesionarios quieren es que cuando se herede la concesión prácticamente se reinicie desde cero, para seguir explotando la concesión que según ellos ya no resulta costeable.

Y ahora resulta que con todas las deficiencias que todos conocemos sobre el transporte en la ciudad y que de plano pararan la posibilidad de actualizar la ley de transporte estatal, ahora, los concesionarios, salen que con que quieren incrementar el cobro por el servicio a 13 pesos con 50 centavos, lo que equivale a 5.50 pesos más de lo que se cobra actualmente, lo que le propina un duro golpe, sobre todo, al bolsillo del trabajador. Por supuesto que se sabe que lo que pretenden es negociar y se van arriba para quedar más o menos a la mitad y que al final quede en unos 10 pesos, cosa que tampoco es justo, sobre todo por las condiciones en que se encuentra el mayor porcentaje de camiones en la ciudad, también se debe reconocer que solamente unas cuantas líneas, muy pocas por cierto, se han dado a la tarea de renovar sus flotillas, pero insisto son las menos, pues la gran mayoría no cumplen con las mas mínimas características para prestar un servicio digno.

Lo más lamentable es que el incremento a la tarifa, lo más seguro es que si se les autorice y que la renovación de la totalidad de las unidades quede, como siempre ha sido, en simples compromisos que nunca se cumplen, pues está visto que solo sacan de circulación un camión, cuando ya de plano no da para más, es decir, que por un choque el vehículo ya no se pueda arreglar o que resulte más costoso repararlo que comprar otro, pero además cuando meten un camión “nuevo”, es nuevo en Juárez, pues tampoco cumple con el año modelo que se solicita, mientras que por su parte el flamante regidor, que además es líder vitalicio de la CTM, Jesús José Díaz Monarrez, aunque dice que el incremento resultaría injusto, la realidad es que está a favor de los choferes que en muchos casos son los dueños de los camiones, pues están dentro de la filas de esta central obrera a través del Sindicato Único de Trabajadores del Volante, por eso mismo, lo que va a hacer es defender a su gremio y la población que se defienda sola, esa es la triste realidad de nuestro transporte que, a cómo van las cosas, seguirá siendo lo mismo, puros camiones viejos, salvo excepciones, cobrando caro, mientras que los dueños de las concesiones afirman que si se apegan al reglamento no sale como negocio, nada más que eso solo ocurre en Juárez, pues en otras ciudades, si resulta redituable el contar con camiones recientes ¿o será que aquí están acostumbrados a grandes márgenes de ganancias?, no lo sé, pero definitivamente, algo se tiene que hacer, y lo que esperamos es que el esfuerzo que hizo la exdiputada Marín no quede solo en un intento fallido porque la verdad ningún otro legislador le entró al tema y la dejaron sola y esa no es la idea…