7.8°C / 46°F
C: 19.25 | V: 19.70

Si ya saben cómo soy…

Por: Alejandro Velasco | 11 de septiembre, 2018 - 03:15 | Opinión |

La senadora Alejandra del Carmen León Gastelum, quien se hiciera famosa en redes sociales como la “lady champagne”, por subir un video a las redes sociales, en el que festejaba su triunfo en la elección del primero de julio, precisamente con una botella de la mencionada bebida espirituosa en una mano y afirmando que López Obrador la había autorizado a celebrar de esa forma, además de lanzar insultos a sus contrincantes; le fueron suspendidos sus derechos partidistas por parte de Morena, porque la Comisión Nacional de Honor y Justicia consideró que, con su proceder causó daño al partido, esto la inhabilita para participar en los órganos de dirección y representación de Morena o para ser registrada como candidata a puestos de elección popular por un largo año, cosa que le provocará a la flamante legisladora que no pueda dormir y más por el hecho de que tal sanción en ningún momento le suspende su investidura como senadora de la república.

Hay que recordar que la legisladora, León Gastelum, no es la primera vez que se ve envuelta en escándalos de este tipo, pues en 2007 cuando fungía como directora de ecología municipal en Mexicali Baja California, fue destituida por haber organizado una fiesta en horas hábiles con los trabajadores en los patios de las oficinas gubernamentales con música de banda y cerveza; precisamente celebrando las nuevas instalaciones del depósito vehicular, situación que a todas luces se trataba de una violación al reglamento municipal, por lo mismo en el nuevo festejo, cuando ganó la senaduría, afirmaba que tenía el permiso del propio AMLO, cosa que no fue así, por lo mismo su supuesta amonestación, y digo supuesta porque seguramente esa inhabilitación le provocó risa a León Gastelum, ya que como senadora permanecerá en el cargo por espacio de seis años en los que sin mayor problema estará cobrando su dieta y demás arrimadijos que posiblemente les regresen pero poco a poco, ya ve que algunas cosas que ya habían sido eliminadas como parte de su plan de austeridad ya fueron restituidas como el servicio de alimentos, así también el servicio de edecanes y quien sabe que más siga.

Pero la verdad es que “no tiene la culpa el indio sino el que lo hace compadre”, como reza el refrán mexicano, o el otro que se hizo famoso en las redes sociales que dice “si ya saben cómo soy, para que me invitan”, ambos quedan perfectamente para el caso, pues de antemano sabían a quién estaban aceptando en el partido Morena y con todo y sus antecedentes no solo la admitieron sino que la hicieron candidata, cuando seguramente había decenas o más bien cientos de personas con mucha mayor calidad moral como para ser apoyada en la búsqueda del mencionado escaño en el Senado.

Y como ya lo he mencionado anteriormente, la gente votó buscando una alternativa distinta a lo que ya se tenía. Para continuar con los mismo, no era necesario crear otro partido, sino que con lo que ya se tenía con eso era suficiente; muy posiblemente a López Obrador no se le cuenta la película completa de lo que sus candidatos hicieron o dejaron de hacer porque también el funcionario que es omiso en su trabajo, no vale la pena invitarlo a formar parte de un partico que se supone representa la esperanza de que en México las cosas pueden cambiar para bien, pero por lo que hasta el momento estamos viendo, eso no parece que vaya a ocurrir, por lo menos, no en el corto plazo.

Es necesario reconocer que efectivamente hay buenos representantes populares que de verdad tienen toda la intensión de provocar los cambios y no están solamente en Morena, sino en todos los partidos, incluidos los que se lanzaron como independientes, nada más que, desafortunadamente no son la mayoría, y la verdad esa no era la idea…