7.8°C / 46°F
C: 19.25 | V: 19.70

Adicción al Wi-Fi

Por: Alejandro Velasco | 03 de septiembre, 2018 - 03:15 | Opinión |

Según un estudio realizado por una empresa proveedora de conectividad móvil, reveló que es más difícil renunciar al Wi-Fi que al sexo, drogas o alcohol.

La encuesta hecha por iPass a más de mil 700 personas, arrojó que al 27 por ciento le era imposible abandonar la conectividad Wi-Fi, mientras que el cinco por ciento dijo lo mismo del alcohol y el siete por ciento del tabaquismo, por lo mismo  la aseveración con la que inicie este comentario

En cuanto a qué les resultaría imposible o difícil abandonar; el Wi-fi superó al sexo con el 61 por ciento; el segundo solo obtuvo un 58 por ciento. Mientras que el siete por ciento admitió haber usado su teléfono móvil durante la práctica sexual.

Asimismo, el 23 por ciento de los encuestados prefirió tener Wi-Fi que bañarse, y el 19 por ciento puso a esta conectividad por encima del contacto humano.

El estudio indica otras actividades que ya se sabían o que al menos se suponían formaban parte ya de lo mucho que se utilizan los dispositivos móviles, tales como que el 72 por ciento aceptó haber hecho uso del celular mientas se encontraba en el inodoro y el 83 por ciento dijo que usa el teléfono inteligente desde la cama.

Ante la falta de conectividad, el 62 por ciento dijo sentirse ansioso, contra el 38 por ciento que respondió de forma negativa.

Todo lo anterior pone de manifiesto que las nuevas generaciones prefieren los contactos virtuales que los reales, pues incluso, aunque no lo mencionan, hay gente que permanece horas platicando a través de los dispositivos móviles, pese a tener enseguida a personas con las que podría estar platicando de forma verbal y sin intermediarios.

También expresa que para los usuarios de las nuevas tecnologías es más fácil el convivir utilizando estos medios, que hacerlo de forma directa lo que al final de cuentas provoca el deterioro de las relaciones personales cara a cara.

Pero a lo anterior debemos sumarle el riego que representa desconectarse del mundo real por permanecer en el mundo virtual debido a que puede provocar accidentes como los que muy seguido vemos en las calles cuando ciertos automovilistas, ni por estar al pendiente del volante, se despegan del teclado de sus móviles, lo que desemboca en atropellos, mientras que también el peatón se mantiene absorto en ese mundo irreal y por lo mismo, choca con el mobiliario urbano o puede cruzar las calles sin tomar las debidas precauciones,  lo que ha quedado guardado en videos que, de la misma forma, fueron grabados con los referidos dispositivos.

Finalmente este tipo de información debería de hacernos reflexionar sobre la importancia que le damos a las redes sociales, dejando de lado las relaciones personales con la gente que se supone debería estar por encima de todo, como nuestros hijos o pareja, ya que también se ha sabido de padres de familia, hombres o mujeres, que por estar pegados a sus móviles, descuidan a sus pequeños hijos quienes reclaman de la atención, pero como se mantienen absortos, no les proporcionan  la atención que necesitan. Y si poniéndoles atención a los hijos, el tiempo parece que se va muy rápido, ahora metidos en internet, menos se disfrutara de su presencia la cual efectivamente dura poco tiempo como para desperdiciar esa única oportunidad. Así que sería bueno que hiciéramos una evaluación para saber qué tan adictos somos a ese mundo virtual y si descubrimos que no soportamos la idea de no estar conectados, comenzar a hacer los cambios necesarios para desintoxicarnos, al final valdrá la pena, y el principal beneficiado será quien decida controlar ese deseo por permanecer conectado y esa deberá ser la idea…