8.4°C / 47.1°F
C: 18.00 | V: 18.50

Los retos

Por: Alejandro Velasco | 06 de agosto, 2018 - 03:15 | Opinión |

Las redes sociales definitivamente se han vuelto un termómetro muy exacto de cómo nos estamos comportando las sociedades y nos dejan muy claro, en algunas ocasiones, del por qué ciertos países tienen sociedades muy bien educadas, por lo menos en su forma de actuar dentro de una sociedad, es así como es que vemos comunidades que respetan perfectamente y sin problemas las reglas de urbanidad en una ciudad, como son, el no tirar basura en la vía publica, respetar los reglamentos de tránsito, cuidar los espacios públicos y el mobiliario urbano y demás formas de convivencia, insisto en el ámbito público, cosa que definitivamente hace la diferencia en la imagen que muestra una ciudad.

Y en nuestro caso en particular las diferencias entre El Paso y Juárez, ciudades a las que solo las divide un rio, y algunas partes un muro metálico, -y no precisamente el de Trump-, son abismales, pues el centro histórico de la vecina ciudad, es realmente bonito, mientras que el nuestro la verdad por más que se le han invertido millones de pesos en distintas administraciones luce por demás desagradable, lo mismo podemos decir del resto de las calles, el transporte urbano, el pavimento, y en general la limpieza de la ciudad es notable, y todos sabemos que los ciudadanos nos comportamos a la altura simplemente al cruzar el puente y también sabemos que las multas del otro lado del rio son mucho más severas que las que se aplican acá, por lo mismo llegamos a la conclusión de que las sanciones económicas son realmente efectivas y pese a ello nos oponemos a que se haga lo mismo en Juárez, y el argumento que esgrimimos es que lo que se debe hacer es una campaña de concientización antes de aplicar sanciones., pese a saber que las campañas son como “las llamadas a misa”.

También hay quien de inmediato saca nuestra Constitución para exigir que, por ejemplo, se eliminen los puntos de revisión aleatorios para detectar y sacar de circulación a los guiadores ebrios, o afirmamos que no se vale que los agentes de tránsito se escondan para sorprender a los guiadores cuando cometan una violación al reglamento de vialidad pues aseguramos que lo que están haciendo es cazar  al automovilista, práctica que hacen sin ningún problema los agentes del lado americano y ellos sí escondidos con ese propósito en mente, sorprender a los guiadores que pensando que nadie los ve, deciden no respetar las reglas viales, lo digo porque he visto como están las patrullas detrás de cartelones en las calles de El Paso Texas a la espera de que un conductor cometa la infracción para detenerlo y, dependiendo de la falta, multarlo o incluso arrestarlo.

Y eso métodos aunque no nos gustan hacen la gran diferencia, mientras que nuestras autoridades deberían de aplicarlo también de este lado aunque la gente se moleste, solo así podremos aspirar a una ciudad ordenada y por lo menos limpia y cuidada.

Y el ejemplo más claro de que la autoridad en los Estados Unidos da como resultado ciudadanos respetuosos es un video recientemente subido a la red social, Facebook, en el que una mujer, en calles de la Unión Americana, quien viaja con otra persona que según parece es su hija, decide hacer el reto de “la chona”, ese de bajarse a bailar mientras el automóvil continua en movimiento para después subirse y retomar su marcha, nada más que en esta ocasión la cumplidora de retos virales fue vista en plena acción por un alguacil que de inmediato le hizo señas de que se detuviera y al acercarse al automóvil de la infractora se presentó y le informó del motivo de su intervención, que fue, bajarse del vehículo en movimiento a lo que la mujer respondió que se trataba de un reto que todos están haciendo en redes sociales, mientras que el oficial le menciona que no porque todos o muchos lo estén haciendo significa que ella lo debe hacer, y acto seguido le pide que baje del automóvil, ella obedece y quien graba se baja y continua el video; se escucha cuando el oficial le informa que la va a arrestar por poner la vida de los demás en peligro y la propia, además por no traer licencia ni seguro, para luego pedirle que se voltee y que ponga las manos atrás para colocarle las esposa y llevársela, lo que provoca el llanto en la mujer, que se le ocurrió cumplir un reto que efectivamente es peligroso, además de representar una falta al reglamento, y tan lo sabía, que cuando vio la patrulla de inmediato se subió a su carro asustada.

Y es que si de verdad queremos un cambio, ese no va a ocurrir si pensamos que todos deben cambiar menos nosotros, así no funcionan las cosas, así que preparémonos porque si de verdad nuestras autoridades dejarán de ser corruptas, veremos este tipo de actuación de parte de policías y tránsitos que no aceptarán dadivas de ningún tipo y nosotros como ciudadanos deberemos entender que eso precisamente será parte del cambio y esa deberá ser la idea…