15.1°C / 59.1°F
C: 18.15 | V: 18.65

Todos los accidentes se pueden prevenir

Por: Alejandro Velasco | 01 de agosto, 2018 - 03:15 | Opinión |

El pasado domingo por la madrugada se registró un fatal accidente en el que fallecieron 7 personas, todas muy jóvenes, pues sus edades oscilan entre los 16 y los 24 años, el percance sobrevino en las avenidas Venceremos y Los Nogales de la ciudad de Chihuahua capital; según el director de la Policía Vial Carlos Reyes, este hecho fue un acto atípico cargado de niveles altos de irresponsabilidad pues presenta varias características de imprudencias realizadas por el conductor o conductora, ya que presuntamente el vehículo viajaba por encima de los 120 km por hora y se impactó contra el muro de contención del canal que está en la zona,  lo que provocó que el automotor volcara y que los ocupantes de la caja salieran disparados, por tales razones el  funcionario aseguró que se trató de un accidente extraordinario que difícilmente se podría haber evitado con algún tipo de prácticas por parte de la corporación o los agentes pues lo adjudicó directamente al conductor del vehículo y su falta de pericia.

Sin embargo y pese a lo dicho por el director de la policía vial, la realidad es que si se pudo haber evitado, por lo menos los resultados del incidente, pues está claro que el reglamento de vialidad prohíbe que viaje gente en la caja de las camionetas ya que carecen completamente de protecciones en caso de accidentes, ya que los ocupantes van sueltos, además de que la caja de las pick ups es para cargar cosas, y en algunos casos animales, pero solo si se cuenta con los accesorios necesarios, pero en ningún momento debe permitirse que personas viajen, así que si en algún momento del trayecto, un elemento de la policía vial se percató del hecho y no detuvo al conductor para solicitarle que bajara a toda la gente que llevaba en la parte de atrás, el número de víctimas mortales no sería de ninguna manera lo que hoy conocemos, posiblemente el choque se habría presentado de todas formas, pues no se puede predecir de qué forma se comportará un conductor, pero obvio que si no llevaba a nadie en el área de carga, el resultado sería muy distinto al que ya mencionamos.

Es de reconocer que anteriormente era muy normal que las familias llevaran a sus hijos en la caja de la pick up, incluso uno como joven se llegó a subir sin ningún temor de que algo podría pasar, y efectivamente en muchas ocasiones no ocurría nada, pero en otras los saldos eran igual de dramáticos que los que estamos mencionando, lo que pasa es que actualmente con tantos medios con los que contamos para saber o informar a más gente de hechos parecidos, es fácil que las noticias se conozcan por más gente.

También debemos aceptar que este saldo es resultado del exceso de confianza, ya que ese tipo de actitudes en los que los conductores de un vehículo no aplican las medidas de seguridad que se deben tomar al viajar en automóvil, es común, pues es muy fácil ver como en vehículos cerrados los niños, por ejemplo, no se ponen el cinturón de seguridad o, dependiendo de la edad, no utilizan un asiento especial para los más pequeños, elemento que les puede salvar la vida o sufrir lesiones muy serias; y eso se deja de hacer, no por ignorancia, sino por facilidad, por no batallar con los niños que no quieren quedarse quietos sentados en el sillón de la parte de en medio, que es el lugar más seguro para cualquier pasajero, y por lo mismo padres de familia simplemente dejan sueltos a sus hijos e incluso los llevan en el asiento delantero, cuando por sus mismas características, esa posición los ponen en un alto riesgo ante un accidente.

También es común ver vehículos que llevan sobre cupo, los ocupantes van prácticamente apilados al interior, situación que si se llega a presentar un accidente, los resultados serían muy lamentables y pese a eso, no es raro ver como vehículos de todos los precios van llenos de gente y sobre todo de niños.

Así que la responsabilidad en este tipo de accidentes es tanto de la autoridad, que no se impone y aplica multas a toda persona que lleve gente en la parte trasera de un vehículo de carga, a quien lleva personas sin el cinturón de seguridad o con el asiento adecuado para la edad de los niños, o con sobre cupo; pero también del conductor que pone en riesgo la integridad física de las personas que transporta, sean amigos o familiares; recordemos que la responsabilidad de quien toma el volante no es solo saber conducir, sino también respetar al máximo el reglamento de tránsito, pues prácticamente el 99% de los mismos, ocurren por que se omitió alguno de sus ordenamientos, por ejemplo, el exceso de velocidad, el no obedecer una señal de tránsito, el no utilizar los cinturones de seguridad, el manejar bajo la influencia del alcohol o alguna otra droga, el circular en sentido contrario, nada más por ahorrarse unos metros, en fin, las omisiones son muchas, pero nada ganamos con pasarle la responsabilidad a los demás, lo que como ciudadanos debemos hacer, es no esperar a que el agente de tránsito nos aplique una multa por violar el reglamento para hacer caso, por el contrario entre más nos apeguemos al mismo, estaremos menos expuestos a tener que padecer alguna tragedia que nos quite a un ser querido o que lo deje tan lesionado que ya no pueda valerse por sí mismo y todo por una negligencia que se cometió al momento de tomar el volante, por tal motivo es obligatorio que extrememos las precauciones, esas no están demás y por el contrario salvan vidas y esa debería ser la idea…