17.8°C / 64.1°F
C: 18.15 | V: 18.65

Innovar, participar y supervivir, reto de periodistas oaxaqueños

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 23 de julio, 2018 - 06:27 | Opinión |

Es inocultable la creciente inseguridad y brutal violencia en México y Oaxaca. Se ha convertido en lugar común y prácticamente en frase hecha, culpar de ésta al crimen organizado y al narcotráfico.

Sin embargo, frecuentemente se pasa por alto que en la estúpida guerra contra el narcotráfico desatada por Felipe Calderón hay una alta carga de violencia institucional del Estado mexicano.

El enorme poder corruptor del narco ahoga a México y Oaxaca en un baño de sangre. Las fuerzas armadas y las policías federales, estatales y municipales, no escapan a la escandalosa corrupción.

Está más que documentado que esta contaminación ha generado una escalada, cuya espiral atenta contra los periodistas. Sobra reiterar que menudean las agresiones, amenazas y asesinatos.

Los fríos números arrojan, sin sentimiento alguno, que México se ha convertido en el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo. Y Oaxaca ocupa el segundo lugar a nivel nacional.

El Gobierno federal y de los estados, mantienen una actitud omisa ante los ataques a periodistas, pese a las cuatro recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Es realmente lamentable y doloroso vernos obligados los propios periodistas a concluir que en la mayoría de los casos hay evidente, pública y notoria, ineptitud, complacencia o complicidad.

Los nulos resultados de las investigación de las agresiones y asesinatos garantizan a los probables responsables materiales e intelectuales, total impunidad e impiden sancionar a unos y otros.

Por integridad que entraña de manera destacada honestidad intelectual, no debemos cerrar los ojos a la cruel realidad y dejar de reconocer que pueblo y gobierno somos corresponsables.

De ahí la trascendencia

Ciertamente.

Detrás de la noticia

Alfredo Martínez de Aguilar

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.