18.3°C / 65°F
C: 19.25 | V: 19.70

Policías

Por: Alejandro Velasco | 04 de junio, 2018 - 05:39 | Opinión |

La semana pasada trascendió un hecho de sangre ocurrido en Los Cabos, resulta que un turista extranjero se puso renuente a pagar la cuenta por 10 días de alojamiento en un hotel del mencionado destino turístico, por lo que el personal del establecimiento llamó a la policía; hasta el sitio arribaron el comandante Jesús Enrique Sánchez Ochoa, junto con otros dos oficiales quienes trataron de dialogar con el huésped, situación que no consiguieron y por el contrario, el sujeto se puso violento, sacó un arma de fuego con la que les disparó, logrando herir de gravedad al comandante quien fue llevado a recibir atención médica, mientras que los otros dos oficiales que lo acompañaban, consiguieron someter al agresor; lamentablemente después se informó la muerte del comandante, a lo que el director de seguridad pública de la localidad, lamentó el hecho y afirmó que se respaldará a la familia del elemento caído en el cumplimiento de su deber.

En este caso como en mucho otros, hombres y mujeres que están encargados de la seguridad de las distintas comunidades de nuestro país, resultan gravemente lesionados, situación que, o les quita la vida o los deja con secuelas para el resto de sus días, cosa que les impide trabajar y por ende su calidad de vida y la de sus familiares baja considerablemente.

Y es que en México las prestaciones que tienen los policías de todos los niveles son muy raquíticas al grado de que todavía hay lugares en los que carecen por ejemplo de asistencia médica, seguro de vida, financiamiento de vivienda y que decir de otro tipo de créditos que les permita hacerse de algunos bienes.

Por lo mismo urge revisar y hacer atractiva la carrera de policía, con la intensión de mejorar sus condiciones laborales pero además que se puedan retirar con una pensión digna que les provoque un mayor apego a la corporación y que por lo mismo se resistan a la tentación de corromperse por unos cuantos pesos; ya que en su labor, al delincuente que dejen ir por una cantidad de dinero, no es cualquiera, pues puede tratarse de un sujeto sumamente peligroso o en el caso de los agentes de tránsito se puede dar el que dejen continuar al volante a un conductor muy tomado, mismo que más adelante podría provocar una tragedia y todo porque los elementos en un afán por mejorar sus percepciones económicas  aceptan dadivas o las solicitan, sin medir las consecuencias de estos actos.

Pero a lo anterior se suma el desprestigio de que son objeto las corporaciones policiacas y la verdad es que no se puede juzgar a todos sus elementos por unos cuantos o por muchos, cualquiera que sea el caso, ya que efectivamente hay policías que de verdad ingresaron por que les gusta su labor y todos los días salen con la intensión de servir y proteger, como reza una frase que debería ser el espíritu de toda corporación de policía, lo malo es que con los sueldos que reciben ese esfuerzo no les resultara en mejores dividendos que les permitan tener una mejor calidad de vida, tampoco los motiva a hacer mejor su trabajo, al no verse reflejado en lo que reciben como pago; otra cosa que también sería bastante bueno es que sus pensiones fueran verdaderamente atractivas, eso muy seguramente daría como resultado que los agentes no se arriesgaran a perder ese beneficio por realizar acciones que están fuera de la ley, así que los candidatos de todos los partidos y al puesto que sea, deberían estar pensando en cómo mejorar las condiciones laborales de los policías, al final a todos nos conviene vivir en un lugar que sabemos es seguro para nosotros y nuestras familias, al menos esa es la idea…