21 °C
C: 18.11 | V: 18:31

Mauro Lucero: pugilista con ‘puños de oro’

Por: Julio César Flores | 26 de abril, 2018 - 13:54 | Deportes |

Cd. Juárez.- Han pasado ya 27 años desde que debutó como profesional en el boxeo, y Mauro Ramiro Lucero, aún recuerda el nerviosismo del aquel primer combate ante Edgar Chávez, un 2 de agosto de 1991.

“El rival en sí no lo recuerdo, pero si recuerdo los nervios, las ganas de querer más que todo que la gente saliera contenta con mie chico, y me sentí muy satisfecho pues pensé que estaba haciendo muy bien las cosas y me gustaba que la gente reconociera mi trabajo”.

Desde los once años gracias a su padre, Lucero Reyes incursionó en el deporte de los nocauts, y desde esa edad comenzó a entrenar para luego convertirse en profesional.

“De chico yo era muy peleonero y más que nada fue por mi papá (que en paz descanse), mi padre fue el que me inculcó el gusto por el box, él fue el que me llevó por primera vez a un gimnasio y desde allí empecé a entrenar”.

Gracias a su rapidez en los combates comenzó a tener el apodo de ‘Flash’, hasta que el promotor Ramón Rodríguez, decidió cambiar ese apodo a uno que llamara más la atención de los aficionados al boxeo, es por eso que se le conoce como Mauro ‘Puños de Oro’ Lucero.

“A mí me decían ‘flash’ por lo rápido que era, y no sé si lo era, pero la gente decía que era rápido con las manos y así dure dos o tres años, y un promotor que en paz descanse, el señor Ramón Rodríguez, me propuso que cambiáramos de nombre, a uno supuestamente más fuerte para el boxeo, y yo le comenté que no me preocupaba el sobrenombre me preocupa dar todo en el ring y así se me quedó ese nombre”.

Como en la vida hay golpes duros, en el deporte el atleta se topa con momentos difíciles que incluso le hacen pensar en el retiro; tal fue el caso de Mauro que luego de 19 peleas invicto, perdió la oportunidad de conquistar el título nacional y sumado a eso, la muerte de su padre lo obligó a abandonar el cuadrilátero por un tiempo.

“Entre el boxeo pasé muchas historias difíciles, pero la que más me marcó fue el fallecimiento de mi padre y también pensé en el retiro definitivo que no quería saber nada. Pero meditando en mi casa, solo, pensé porque no hacerlo por él y por él regresé. Volví porque él quería verme campeón mundial y cuando el falleció aun no lo cumplía”.

Fue hasta el 29 de agosto de 1997, cuando Lucero logró adjudicarse el campeonato nacional súper ligero, sin embargo un sentimiento lleno de contrastes invadió su corazón.

“La pelea que más me marcó fue cuando me coroné campeón nacional, porque ya no estaba la persona que debía estar, esa fue la que más me marcó, alegrías y tristezas al mismo tiempo. Otra fue cuando dispute el campeonato mundial ligero aquí en Juárez por los antecedentes que hubo en esa pelea porque pensé que era mi sueño hecho realidad, pero no se pudo hacer por cosas ajenas al boxeo”.

Luego de un record de 46 triunfos (32 por nocaut), 17 derrotas y un empate, después de su último combate ante Luis Ramón Campas en el 2012, Lucero Reyes es entrenador en un conocido gimnasio de esta frontera, donde da clases de boxeo a mujeres, hombres y niños que buscan una mejor calidad de vida.

“Más que todo enseñarle a la gente lo poco o mucho que se aprende en la carrera, es satisfactorio ver a la gente que en este gimnasio, la gente que viene a hacer ejercicio o bajar de peso y las rutinas que les ponemos, es una satisfacción”.

Hoy en día, el mayor sueño del ‘Puños de oro’ es convertirse en entrenador profesional, y aportar a las futuras generaciones sus conocimientos adquiridos en 21 años de carrera en el boxeo.

“La verdad si he tenido muchachitos que se han acercado porque me vieron pelear y quieren que los entrene, pero no se ha dado el tiempo y no he tenido la oportunidad pero si me gustaría ser entrenador profesional y llevar a alguien a pelear profesionalmente”.

En su corazón siempre llevará el apoyo de los miles de hinchas fronterizos que lo apoyaron en cada combate en busca de cumplir sus metas dentro del cuadrilátero.

“Siempre agradecido con todas las personas que compraron un boleto para verme pelear muchas bendiciones para ello y gracias por todo lo que nos dieron”.