11.1°C / 51.9°F
C: 19.98 | V: 20.35

Viernes santo

Por: Alejandro Velasco | 30 de marzo, 2018 - 06:15 | Opinión |

Como cada año estamos llegando casi al final de la semana mayor que inició con el denominado miércoles de ceniza, por lo mismo miles de juarenses ya están gozando de un periodo de asueto que, debemos reconocer, no es obligación de las empresas el otorgarlo, pero por razones de tradición o costumbre la mayoría de patrones lo dan a sus empleados para que pasen un tiempo con sus familias desarrollando las actividades propias de su fe, al menos en la teoría así debería de ser, puesto que eso es lo que en realidad significa esta celebración; un momento de reflexión y de acercamiento a la fe de cada individuo, cosa que ha cambiado completamente en la actualidad, convirtiéndose en un periodo vacacional para muchos sobre todo quienes trabajan en instituciones públicas, mientras que la mayoría de las empresas maquinadoras bajan considerablemente su actividad con miras en permitirle a sus empleados el gozar de esos días o en su caso de hasta una semana de descanso, esto permite que regresen con más energía a trabajar, pensando positivamente.

Pero pese a que el motivo del descanso esta 100% relacionado con la religión, la verdad es que tanto creyentes como no creyentes o ateos casi exigen este periodo de pausa, mismo que como le decía no es feriado, pero aquí aplica como una especie de “usos y costumbres”.

Independientemente de lo que realmente signifique la semana mayor o semana santa a nadie le cae mal una pausa en el trabajo; como ya se ha mencionado en otras ocasiones lo ideal es que nos desempeñemos en un empleo que verdaderamente nos guste y si nos apasiona es mucho mejor, porque entonces la actividad que tenemos que realizar por necesidad, se convierte no en una carga, sino en ocasiones hasta en un momento de plena realización al llevar a cabo actividades para las que tenemos facilidad y por lo mismo desarrollamos habilidades que la complementan y hacen crecer eso que ya traemos como parte del bagaje personal.

Y para quienes sí profesan alguna religión en la que se le de importancia a estos días, es necesario retomar esa esencia, en caso de que se haya perdido, puesto que ello dará tranquilidad, además de que al final de cuentas resultará muy beneficioso, hay que recordar que somos seres espirituales o deberíamos de serlo y por lo mismo tratar de alimentar eso que en ocasiones no sabemos explicar pero que forma parte del individuo y que prácticamente lo complementa, de otra forma se podría sentir un vacío emocional que solo se llena con la espiritualidad.

Pero al margen de lo que cada quien considere como significado de este periodo, hoy inician las campañas a los distintos puestos públicos del nivel federal, por lo que todos los que aspiran pueden ya iniciar sus respectivas actividades para promoverse y buscar el voto popular, sin embargo se ve difícil que la población ponga atención a esto, por lo ya comentado, pues quien está metido en los asuntos que su religión lleva a cabo, ni se va a enterar, mientras que quien esté gozando de un periodo vacacional, pues menos, agregándole el ingrediente de que mucha gente no quiere saber absolutamente nada de políticos y por lo mismo se antojaría como un desgaste inútil e incluso perjudicial para los candidatos que pese a eso se empeñen en arrancar con su promoción, pero están ya en pleno derecho de hacerlo.

En resumen, no hagamos a un lado esa parte tan importante de las celebraciones que se llevan a cabo en estas fechas y démonos el tiempo para apreciarlas en su justa dimensión y no esperarnos hasta llegar a cierta edad en la que la mayoría decide acercarse a su religió, por que siente que sus años están a punto de terminar, esa debería de ser la idea…