10.3°C / 50.6°F
C: 19.98 | V: 20.35

Godínez

Por: Alejandro Velasco | 02 de marzo, 2018 - 03:15 | Opinión |

Actualmente a un empleado de una oficina pública o privada se le denomina como “Godínez”, el cual según algunas personas, es quien porta un traje o viste más o menos formal en su centro de trabajo y por lo regular trae a la vista su gafete de identificación, entre otras de sus características; antes de iniciar con su jornada de trabajo, primero se toma un cafecito y se pone a platicar, además de estar muy al pendiente de todo tipo de convivio o celebración que se lleve a cabo en la empresa.

Según algunos portales de internet, el termino Godínez surgió del programa del Chavo del 8, en el que, a quien se le conocía como Godínez por su apellido, estaba presente en el salón pero nunca respondía ninguna de las preguntas que el maestro Jirafales le hacía y en general evadía cualquier tipo de responsabilidad, pero eso si nunca faltaba.

Y entre las particularidades que supuestamente debe cumplir alguien para que se le pueda considerar Godínez están las siguientes:

Que reciba una quincena, que tenga uno o más jefes, debe tener un horario fijo típico de una oficina, tienen su propia cuenta de correo de la empresa, le emociona el viernes, pero le deprime el lunes, su lugar de trabajo es igual al de todos, en su centro laboral habla del trabajo y fuera también, va a comer con su gafete y por lo regular lleva comida de su casa en algún toper, no asiste a fiestas sino a reuniones o convivios en donde se encuentra con compañeros de trabajo, festeja cuando depositan la quincena y avisa a los demás que esto ya ocurrió, etc., etc.

Pero de las principales características que tiene es que se desempeña en una oficina, por lo mismo su sueldo no es el mínimo, como el de un trabajador de una línea de ensamblaje en una maquiladora, sino que es más elevado y por lo menos es de 3 salarios para arriba, por lo mismo no se trata de un obrero. Esto lo comento por que recién vi una especie de meme en el que se hacía una comparación de un Godínez mexicano con uno de Alemania, y está bien que lo hagan, pero lo que no está bien es que se comparen con datos inexactos, pues dentro de lo que se ve en el comparativo muestran por ejemplo el sueldo y afirman que en el caso del Godínez mexicano es de 88.36 pesos diarios, mientras que su similar alemán recibe mil 148.12 pesos; hablan de un periodo de vacaciones de 6 días para el mexicano y 24 para el alemán, afirman que llega al trabajo en el transporte público y el alemán lo hace en automóvil, pero insisto no se hace una buena comparación, incluso al principio dice “México el Godínez menos productivo”, “Alemania el Godínez más productivo”.

Por lo mismo no es justo comparar un sueldo de 88 pesos que es el que recibe un obrero y en ocasiones ni ellos, al que recibe un oficinista en México que ronda esa cantidad pero multiplicada por tres, claro que sigue estando lejos de los más de mil pesos, pero no tanto como si efectivamente fueran 88 pesos; en el caso de los días de vacaciones, ni siquiera el primer año son seis días, sino siete y se van sumando conforme se hace antigüedad. La mayoría, por lo menos en Juárez, llega en carro, viejito y fronterizo pero en carro. De la jornada laboral no puedo decir nada porque efectivamente esa es de más de 40 horas, pero lo mismo ocurre en Estados Unidos de hecho de allá sacamos esa jornada, en fin efectivamente nos falta mucho para llegar a un punto óptimo en cuanto a la calidad laboral pero si nos auto flagelamos pensando y diciendo que todo está mal, no nos ayudamos mucho, y sobre todo porque al final de cuentas la comparación a la que me refiero y que está circulando en redes sociales es una falacia, no es real, al menos algunos datos que muestra.

Por supuesto que tampoco es correcto que pesemos que todo es color de rosa y que todos estamos muy bien, no se trata de eso, pero no nos ayudamos pensando de forma negativamente y sobre todo basándonos en información inexacta.

En fin lo cierto es que los Godínez, como se le conoce a los oficinistas de 9 a 6, son una realidad en nuestro país, y que aunque sus condiciones laborales no son las óptimas, no están tan mal como en ocasiones se piensa y si realmente se tiene la intensión de salir de ahí, es necesario hacer un esfuerzo como prepararse más o simplemente cambiar de actitud, al menos esa es la idea…