23.8°C / 74.9°F
C: 17.95 | V: 18.45

Promesa incumplida

Por: Alejandro Velasco | 26 de febrero, 2018 - 03:15 | Opinión |

De plano algunos políticos pecan de descaro, desfachatez o ya no sabe uno como calificarlos, ya que con ciertas declaraciones aceptan que, en el caso de las promesas de campaña, así como dicen una cosa dicen otra, dependiendo de lo que convenga en el momento, pero al final de cuentas no tienen la más mínima intención de cumplirla; es el caso de Jaime Rodríguez Calderón, quien pretende una candidatura independiente a la presidencia de la república y que como es sabido es gobernador de Nuevo León por la misma vía.

En una reciente entrevista se le cuestionó en el sentido de que él cuándo recién resultó electo afirmó que su intención era quedarse en su puesto hasta terminar su mandato como primera autoridad estatal, pero ahora simplemente eso ya no lo cumplió. Y aunque se le conoce por su estilo de político irreverente, y políticamente incorrecto, eso no debería significar que en un afán de alcanzar sus metas mientan sin el menor pudor. Y es que su respuesta fue que “igual como le prometió a su esposa llevarla al cine y no lo va a hacer”, lo que dijo no es malo.

Pero como no va a ser malo que si empeñó su palabra en un sentido, a unos años de distancia simplemente ya no la cumpla, además de que el atender una responsabilidad tan alta como gobernar un estado, no se puede equiparar con una simple promesa de llevar a alguien al cine, a menos de que el Bronco así lo vea, como algo tan simple e intranscendente que puede cambiar de opinión y que tenga el descaro de pensar que no es malo, que no pasa nada, ya que, si de esa forma está llevando la gubernatura de Nuevo león, no es de extrañar el por qué los regios ya no le creen, pues los está dejando a medio camino en una aspiración personal por llegar a la silla presidencial, en la que hasta este momento no tiene mucho futuro en conseguir.

Se supone que los independientes deberían representar la alternativa para la población, que según se afirma, está harta de los partidos políticos, ya que sus políticos prometen pero no cumplen, y esto último es lo que realmente tiene cansada a la población que no ve cambio alguno en ciertos casos pese a que seleccionó una alternativa distinta, con qué cara piensa, en su momento pedir el voto, apoyándose en propuestas y promesas que, tomando en cuenta como actúa, las cambiará o no las cumplirá sin mayor explicación que, así como no cumplió llevar a su esposa al cine, así tampoco cumplirá con otros compromisos, eso es inaceptable de parte de alguien que pretende llevar las riendas de un país.

Y lo más lamentable es que Jaime Rodríguez, no se sabe si en un afán de confirmar que su estilo es irreverente, contesta de manera grosera a los reporteros de cualquier medio de comunicación y su única justificación es que así es el, es su forma de actuar, y la verdad como afirma el dicho popular, “lo cortés, no quita lo valiente”, por lo mismo no es necesaria la rudeza de una persona que se asume como una verdadera alternativa para nuestro país.

Y con ese tipo de actitudes uno se pregunta ¿entonces cuál es la diferencia entre un político de partido y uno independiente?, aclarando que el cuestionamiento es por el caso específico del Bronco, pues por la forma en que contesta, no se puede confiar en alguien así y esa no es la idea…