8.5°C / 47.3°F
C: 19.90 | V: 20.40

Voto extranjero

Por: Alejandro Velasco | 22 de febrero, 2018 - 03:15 | Opinión |

Para la elección del próximo 1 de julio de este año el INE tiene presupuestada la cantidad de 350 millones de pesos, únicamente para la promoción del voto de los mexicanos que radican en el extranjero; mientras que la campaña de credencialización, lleva un presupuesto aparte y la misma comenzó desde el 8 de septiembre de 2016, fecha en la que inició y se habla de más de 450 mil credenciales ya tramitadas, aunque no todas han sido recogidas por parte de los interesados y del gran total, solamente un 30% había manifestado su interés por votar en 2018, sin embargo desde 1 de septiembre de 2017 y hasta el 31 de marzo de este 2018, quienes realicen la solicitud de credencial en el extranjero serán sondeados sobre su interés de emitir su sufragio, en un intento por incentivar la participación, y de ser positiva su respuesta se les agregará de forma automática a la lista nominal.

Aproximándose la fecha de la elección, los connacionales recibirán, en el domicilio que registraron en su credencial, un paquete con hasta tres boletas; una para presidente; otra para senador; y donde aplique, una más para gobernador, que en el caso de Chihuahua eso no ocurre. Se menciona que en esta ocasión no habrá voto desde el consulado. En cuanto al procedimiento, el votante deberá elegir al candidato de su preferencia y meter sus boletas a un sobre que ya tendrá el porte pagado para regresarlo y que se cuente en la elección.

Según información del Registro Federal de Electores; enviar cada voto cuesta 12 dólares, (222 pesos tomando el tipo de cambio a 18.50); regresarlo a México otros 12 dólares, mientras que el plástico en que se imprime la credencial oscila entre los 12 pesos, a lo anterior se le debe sumar el costo de la credencialización que ronda los 216 pesos (esto en un presupuesto aparte). Total que al final cada voto en el extranjero cuesta aproximadamente 672 pesos.

Es necesario mencionar que en Estados Unidos viven cerca de 12 millones de mexicanos y que de ellos, menos de 500 mil estén interesados en votar, es un dato significativo ya que indica que la gran mayoría no tiene intensión de participar, por lo mismo existen algunos reclamos por el dinero que destina el INE para ese propósito, pues finalmente no despierta interés entre la población que decidió irse de México para iniciar una nueva vida, situación completamente valida y entendible.

Además de que es necesario reconocer que existen algunos paisanos que no piensan para nada regresar, ni siquiera de visita a nuestro país, y hasta tratan de borrar todo vínculo con México, algunos hasta reniegan de sus orígenes y se han documentado casos en que son ellos los que más están en contra de la inmigración sin documentos o ilegal como comúnmente se le llama a quien decide aventurarse a buscar el sueño americano de forma irregular.

Este año vuelve la controversia de si será necesario promover el voto de los mexicanos en el extranjero, sin dejar de reconocer que están en todo su derecho. El tema se centra más que nada en si será necesario el gasto o si la autoridad electoral debería utilizar la tecnología para hacer más económico el que puedan tener acceso a ello, y más porque en la actualidad muchas actividades se pueden hacer de forma virtual, incluso algunas que son más delicadas, como las que implican transferencias bancarias. Por lo pronto seguimos con el viejo esquema del correo tradicional, lo que nos sale bastante oneroso, mientras que pocos México-americanos muestran un auténtico interés en participar o simplemente en los temas del que, en un tiempo pasado fue su país, pero que hoy lo ven muy alejado de su realidad, así que lo deseable sería avanzar en ese tema, al menos esa es la idea…