19.8°C / 67.6°F
C: 17.30 | V: 18.30

Puestos en las colonias

Por: Alejandro Velasco | 13 de febrero, 2018 - 03:15 | Opinión |

Los mexicanos somos muy creativos al momento de buscar la manera de hacernos de algún ingreso extra, por ello es común saber de algún compañero o compañera de trabajo, quien además de laborar en una empresa también vende productos de algún catálogo, trátese de zapatos, ropa, cosméticos, suplementos alimenticios y la lista sigue; sin faltar quien decide ofrecer comida preparada la cual vende a precios accesibles a los compañeros, también se sabe de quienes ponen un puesto de hamburguesas o hot dogs los fines de semana o para ofrecer el servicio en fiestas y eventos especiales; y todo lo anterior está muy bien pues se trata de mejorar las condiciones de vida de quien decide emprender un negocio de los mencionados, por supuesto tomando en cuenta que los sueldos en nuestro país no son tan elevados como quisiéramos, pero además y sobre todo, porque es muy legítimo el derecho de buscar una mejor situación económica.

Lo malo es cuando, en ese afán se perjudica a terceros, esto ocurre en los casos en que los negocios como la venta de comida o algún otro producto se instala en lugares no apropiados para los mismos, o cuando dentro de las políticas de alguna empresa está prohibido el realizar transacciones comércieles ajenas a la misma; en el primero de los casos, los puestos comerciales, se ponen en la entrada de fraccionamientos de todo nivel económico y eso no tendría ningún problema si se tratara de algún área creada con ese propósito, pero desafortunadamente no es así, por ello es hasta cierto punto normal ver de todo tipo de puestos en muy diversas parte de la ciudad, lo que en algunos casos representa un riesgo para la población, por ejemplo los que se instalan muy cerca de las vías del tren, pues estorban la visibilidad de los conductores quienes no se percatan si el tren viene cerca o lejos, por lo mismo en cualquier momento puede ocurrir un accidente de proporciones no calculadas, pues así como pueden ser solo daños materiales, también pueden presentarse  lesiones e incluso la muerte, por lo mismo no deberían de autorizarse tales permisos si es que los hay.

Pero a lo anterior hay que añadirle que en muchas ocasiones comparamos a nuestra ciudad con comunidades como la de nuestros vecinos del norte, concretamente de El Paso Texas, añoramos algo así, pero no reparamos en comprender que una ciudad así solo se logra si entre todos nos ordenamos y exigimos a la autoridad que se ordene, es así como allá está prohibido establecer un puesto de venta de cualquier mercancía si no se cuenta con el permiso correspondiente, mismo que no se otorga en los casos que se trate de zonas habitacionales, ahí simplemente no se autorizará de ninguna manera, ya que la ley así lo establece y por eso vemos una ciudad muy ordenada que sin ser  muy bonita, muestra como se ve un desarrollo urbano en el que se respetan los usos de suelo, por supuesto que debe haber situaciones en que se puede cambiar un uso de suelo siempre y cuando no perjudique a una mayoría y no rompa con el orden que tienen.

Por lo anterior no podemos aspirar a una ciudad agradable a la vista si, basados en ese derecho a una mejor vida, alguien planta su puesto de venta donde más le convenga, ya que de entrada perjudica en la imagen visual, en cómo percibimos un lugar y sus alrededores, pues seguramente nadie querría vivir en un lugar donde proliferen los puestos de todo tipo. Uno porque la privacidad se ve vulnerada y dos porque la tranquilidad también va a desaparecer simplemente por el bullicio que genera el movimiento de gente a ciertas horas de la noche.

En conclusión así como todos tenemos derecho a mejorar nuestra situación económica, también estamos obligados a cumplir con la ley y no por que otros no lo hagan significa que todos podremos hacerlo, eso lo único que provoca es el caos el cual seguramente nadie quiere vivir o al menos esa es la idea…