36.9°C / 98.5°F
C: 18.80 | V: 19.50

Son mujeres profesionistas pero se dedican a algo diferente

Por: Mayra Selene González | 11 de enero, 2018 - 17:27 | Juárez |

Ciudad Juárez.- Elizabeth Carbajal Triano es licenciada en mercadotecnia, llegó a Ciudad Juárez cuando ejercía su carrera y trabajaba junto con su esposo en el aeropuerto internacional Abraham González, posteriormente laboró en una empresa de telecomunicaciones, pero el haberse convertido en madre en 2011 hizo que decidiera dejar su profesión y dedicarse a cuidar a su hija.

Sin embargo el querer aportar recursos a la economía familiar la llevó a la idea de establecer un negocio y ahora se dedica a trabajar en fiestas infantiles con la renta de caballetes y figuras de cerámica para que los niños pinten, además de que se especializó en maquillaje para fiestas como pintacaritas, catrinas y otras festividades, su negocio se llama “Caballetes- pintacaritas carambolitas”.

“Era un proyecto muy chiquito, pero ahora es prácticamente a lo que le dedico mi tiempo de jueves a domingo…la verdad me va mucho mejor que si trabajara en oficina, en una hora gano lo que podría ganar trabajando si tuviera maestría, pienso que con la licenciatura ganaría a lo mejor la mitad de lo que gano en una hora de pintacaritas por día en una empresa, la desventaja es que acá en mi negocio es que no tengo prestaciones, pero la ventaja es que yo puedo agendar el horario que a mí más me convenga y que queda más tiempo para estar con mi familia” comentó.

Dilia Martínez es licenciada en administración de empresas, pero asegura que tuvo que renunciar a su trabajo por falta de oportunidades, ahora hace pasteles para vender y estudia para chef pastelera para poder hacer crecer su negocio.

“En junio de 2016 renuncie a mi empleo en una maquiladora, lo de los pasteles fue ‘por mientras’ no dejé de enviar mi curriculum vitae e ir a entrevistas, sin embargo no me quedé con alguna vacante, nunca tomé un curso, aprendí viendo tutoriales hasta esta semana que inicié mi carrera como chef pastelera, soy mamá soltera de dos niñas de 15 y 12 años, ellas son mi equipo de trabajo, el trabajar en mi casa me ha permitido estar más tiempo con ellas…me preparararé y en un futuro cercano establecerme en un local y ser yo quien apoye a quienes deseen aprender dando cursos,” mencionó.

Marialis Romo estudio arquitectura, fue capturista de datos, pero al igual que Dilia, ahora también se dedica a elaborar pasteles.

Por su parte Alejandra Contreras es licenciada en derecho, pero trabaja en una empresa maquiladora como técnico en APQP, ella está a la espera de que llegue su título para buscar la oportunidad de ejercer su profesión.

Daniela Lucio estudio diseño de interiores en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, pero al no encontrar trabajo en esa área empezó a trabajar en una tienda departamental en el área de servicio al cliente, después laboró en una empresa constructora también en el área de servicio al cliente, en esa empresa logró estar cerca de lo que era su profesión debido a que estaba encargada de supervisar los acabados de las viviendas de interés social, sin embargo debido a que decidió estudiar psicología tuvo que dejar su empleo y ahora trabaja en el área de ventas en una empresa de pisos.

Daniela consideró que las oportunidades no son las mismas para las mujeres que para los hombres, “la mayoría, incluso para conseguir trabajo en algo administrativo muchas veces te piden que seas hombre o que tengas experiencia y en eso si batallas bastante porque cuando eres recién egresado y quieres buscar un trabajo o una oportunidad no te interesa tanto que sea un buen sueldo, pero pues no se da la oportunidad porque no tienes la experiencia que requiere la empresa” mencionó.

Elvia Nuñez es madre de Cinthia Núñez, una joven graduada de dos carreras: periodismo e inglés quien ante la falta de oportunidades en los medios de comunicación trabaja en el área de ventas en una empresa, la cual asegura le ayuda a pagar sus cuentas.

Mientras era estudiante, Cinthia fue voluntaria en un canal de televisión en donde esperaba conseguir una plaza laboral, lo cual no sucedió.

“Las estaciones de televisión utilizan a los estudiantes de esas carreras para que hagan su intership y ellos piensan que al terminar tendrán un trabajo o al menos experiencia que les ayude a conseguir un puesto y nada que en cuanto se graduaron les dijeron que gracias por su ayuda pero ya no podrían seguir porque ya no eran estudiantes y todos los reportajes que hicieron de nada les sirvió, “expresó.