28.7°C / 83.6°F
C: 17.00 | V: 18.00

Permanecen atrapados tras inundaciones en California

Por: Agencia AP | 11 de enero, 2018 - 13:53 | Internacional |
Associated Press

MONTECITO, California, EE.UU.  - Centenares de socorristas hurgaban el jueves en medio del lodo hasta las rodillas y punzaban con varas para buscar cadáveres, mientras que las esperanzas de encontrar más sobrevivientes de los aludes de lodo que azotaron esta ciudad acaudalada en la costa de California. Las autoridades confirmaron que 17 personas han muerto y que otras ocho siguen desaparecidas.

Muchas familias esperaban ansiosamente noticias sobre sus seres queridos, de los que no sabían nada desde la tragedia del martes.

"Es una angustia esperar, esperar, saber qué vamos a tener", dijo Kelly Weimer, quien estaba buscando a sus padres ancianos Jim y Alice Mitchell. La pareja desoyó las órdenes de evacuación y se quedó en la casa para celebrar el cumpleaños número 89 del marido.

Hubo gente que fue rescatada por estar más de un día atrapada en su vivienda.

Las autoridades del condado de Santa Bárbara causaron conmoción el jueves por la mañana, cuando informaron que el número de personas desaparecidas había aumentado de 16 a 48 personas. Sin embargo, un poco después que cometió un error administrativo y que el número real de desaparecidos se redujo a ocho.

Rescatistas de todo el estado se abrían paso en medio del fango y se abocaban a la ardua tarea de buscar sobrevivientes entre las ruinas. Perros adiestrados merodeaban entre los escombros, husmeando dentro de lo que una vez fueron viviendas.

Devon Crail, residente de Santa Bárbara y de 39 años de edad, regresó a la casa de sus padres el miércoles para recoger pertenencias y medicinas que ellos no pudieron llevarse cuando evacuaron.

"Hablé con ellos como a las 4 de la mañana. Ellos habían tratado de abrir la puerta para salir y empezó a entrar el lodo. Tuvieron que cerrar la puerta y aguantarse allí hasta el amanecer y entonces pudieron salir", relató Crail.

Socorristas de distintas partes de California excavaban el lodo en Montecito, un acaudalado vecindario al noroeste de Los Ángeles donde viven numerosas celebridades como Oprah Winfrey. Sin embargo, la tarea se dificultaba debido al estorbo de fango, rocas, autos dañados, edificios en ruinas y árboles caídos. Un jefe policial dijo que la escena le recordaba a las fotos de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial.

Tras examinar la situación con más detenimiento, las autoridades redujeron la cifra de viviendas destruidas de 100 a 59, y aumentaron la cifra de las averiadas, de 300 a 446.

En total hubo 28 personas heridas. Doce de ellas fueron hospitalizadas, cuatro en condición crítica.