17.7°C / 63.9°F
C: 18.00 | V: 18.77

Sofía Castro juega las contras a Murat. ¡No será candidata!

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 05 de enero, 2018 - 05:46 | Opinión |

(A la esposa, hijos, familiares y amigos de nuestro querido amigo don Manuel Acevedo Leyva, por su irreparable pérdida, a quienes expresamos nuestro más sentido pésame por su repentino fallecimiento. Un abrazo solidario en estos momentos difíciles. Descanse en paz)
  
Nefastos cacicazgos persisten en México y Oaxaca. Los ampara y protege la partidocracia en general, pero particularmente el PRI-gobierno. Los hay de todo tipo, sobre todo, político-económico-financiero-sindicales, porriles y de grupos de choque.

Camaleónicamente, se han ido adaptando al resurgimiento del capitalismo salvaje en la globalización. Se han convertido en cómplices de poderosos grupos económico-financieros. La mayoría lava dinero del crimen organizado y del narcotráfico.

Ningún partido escapa a estas formas prostituidas y degeneradas de organización. Ahí están los dirigentes vitalicios de los Sindicatos de Trabajadores Petroleros, el oaxaqueño Carlos Romero Deschamps, y de Electricistas, Víctor Fuentes del Villar. 

En el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) destacan René Juvenal Bejarano Martínez, el "Señor de las Ligas", y su esposa Dolores Padierna Luna. Su negro historial contradice la "honestidad valiente" de Manuel Andrés López Obrador.

La pseudorevolucionaria Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación mantiene el cacicazgo de sus dirigentes históricos, Elio Ramón Bejarano Martínez, Teodoro Palomino Gutiérrez y José de Jesús Martín del Campo Castañeda.

Bejarano dirige a los grupos de choque, Macheteros de Atenco, Pancho Villa, Cegeacheros, taxistas Pantera, Los Batracios. En su mayoría jóvenes cholos adictos al alcohol y las drogas. Ejército privado de Manuel Andrés López Obrador (MALO).

Claro que el Partido Acción Nacional no escapa al cacicazgo de "El Jefe" Diego Fernández de Cevallos como tampoco lo hacen el Partido del Trabajo con sus dirigentes vitalicios, Alberto Anaya, y Movimiento Ciudadano con Dante Delgado. 

Bajo esta realidad han surgido en Oaxaca violentos cacicazgos mafiosos como el del defenestrado y encarcelado Secretario de Finanzas de la CTM, Marco Antonio Sánchez Cruz, y de Juan Yavhe Luis Villaseca, dirigente del Sindicato Libertad.

Este fenómeno, de ninguna manera es exclusivo de las zonas urbanas de las capitales y principales ciudades. También se replica en las zonas y regiones de México y Oaxaca. Caso concreto es el de la priista Sofía Castro Ríos y su familia.

Al confirmar que no será candidata a Senadora, la ex Secretaria de Asuntos Indígenas y ex Delegada federal de la Secretaría de Desarrollo, Territorial y Urbano (SEDATU) decidió jugar las contras al gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

José Castro Ríos, hermano de Sofía Castro Ríos, aspirante al Senado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y ex funcionario de Alejandro Murat Hinojosa, ha sido señalado como uno de los responsables en la retención del delegado de gobierno, Erik Job López Martínez, y siete policías en San Carlos Yautepec, municipio ubicado en la Sierra Sur de Oaxaca.

Según información difundida por diversos medios atribuida a la Secretaría General de Gobierno, José Castro Ríos y un grupo de pobladores fueron quienes desde el lunes 1 de enero retuvieron a los funcionarios, con el argumento que no permitirían el cambio de autoridad municipal. La razón: no están dispuestos a perder el millonario presupuesto asignado al municipio.

Es de destacar que, por primera vez en la historia de San Carlos Yautepec, participaron en la elección del Cabildo las 29 Agencias Municipales a las que se tendrán que otorgar recursos anualmente, lo que evidentemente no conviene a la familia de Sofía y su hermano José Castro Ríos, al romper el férreo cacicazgo que han mantenido desde hace muchos años. 

Seguramente angustia y desespera a dichos hermanos perder no solo el poder municipal, sino ante todo dejar de tener garantizada la impunidad ante una serie de delitos en los que presuntamente han incurrido ambos hermanos.

En 2012, la exdelegada de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) fue acusada de haber maquinado un fraude por 100 millones de pesos para la adquisición de una planta envasadora de mezcal, en la que triplicó el costo original para beneficiar a su hermano, José Castro Ríos, según información de Excélsior y Proceso.

Según las denuncias, la hoy ex Secretaria de Asuntos Indígenas gestionó en 2005 recursos federales y estatales a favor de la sociedad denominada Magueyeros Chontales y Zapotecos de Yautepec, para el establecimiento de una planta agroindustrial de acopio, rectificación, homogeneización y envasado de mezcal de Oaxaca.

Una vez obtenido los millonarios recursos, la planta envasadora pasó a manos de José Castro Ríos, precisó el diario de la Ciudad de México Excélsior. Hoy, la Fiscalía General del Estado podría detener y encarcelar a José Castro Ríos al agredir y lesionar a varios habitantes de San Carlos Yautepec y retener ilegalmente a siete policías preventivos.

Pero quien más ocupada y preocupada debe estar es la propia aspirante a un cargo de representación popular en el actual proceso electoral federal, porque las acusaciones y denuncia en su contra le cierran la posibilidad de ser postulada candidata a diputada federal más que a senadora de la República. En otras palabras, ¡No será candidata del PRI!

Los funcionarios de la Secretaría General de Gobierno (SEGEGO) arribaron a San Carlos Yautepec desde el lunes, para buscar una mesa de diálogo con los manifestantes, a fin de permitir la toma de protesta de las nuevas autoridades municipales, encabezadas por Salomón Ríos Pérez, opositor al cacicazgo de Sofía y José Castro Ríos.

Sin embargo, el grupo de José Castro Ríos se inconformó por la designación de las nuevas autoridades, por lo que determinaron retener a los funcionarios. El titular de la SEGEGO, Héctor Anuard Mafud, aseguró que de inmediato atendieron el conflicto.

En ese momento, se desconocían las condiciones de los retenidos, y si habría una intervención policiaca para rescatarlos.

La información dada a conocer por diversos medios precisa que la familia Castro Ríos son presuntos caciques en San Carlos Yautepec, lugar de donde son originarios. Sofía Castro buscaría en los próximos meses la candidatura al Senado por el PRI, luego de renunciar a la Secretaría de Asuntos Indígenas, donde laboró durante la administración de Alejandro Murat.

Erik Job López Martínez, delegado de la Secretaría General de Gobierno, continuó retenido lunes y martes por un grupo de personas inconformes con la renovación de la autoridad local en San Carlos Yautepec, municipio de la Sierra Sur de Oaxaca.

Autoridades de seguridad confirmaron la retención del funcionario estatal, quien desde el 1 de enero permaneció en el Palacio Municipal, como medida de presión de los inconformes para la instalación de una mesa de negociación con el titular de la Secretaría General de Gobierno a fin de atender sus demandas, las cuales hasta el momento no habían sido públicas.

Los manifestantes mantuvieron, además, bloqueado el acceso al municipio. A pesar del conflicto provocado por Sofía y José Castro Ríos, el pasado lunes las nuevas autoridades municipales entraron en funciones tras ser reconocidas por el Gobierno del Estado.

La madrugada de este miércoles, finalmente, fueron liberados los funcionarios del Gobierno del Estado que se encontraban retenidos desde el pasado 1 de enero en el municipio de San Carlo Yautepec en la Sierra Sur de Oaxaca.

El delegado de gobierno, Erik Job López Martínez y siete policías, fueron liberados alrededor de las 02:00 horas de ayer miércoles, tras una negociación entre la Secretaría General de Gobierno (SEGEGO) y el grupo inconforme encabezado por José Castro Ríos, hermano de Sofía Castro Ríos.

Al lugar arribaron funcionarios de la propia Secretaría General de Gobierno, de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Agencia Estatal de Investigaciones, dependiente de la Fiscalía General del Estado, quienes garantizaron la seguridad de los funcionarios.

De acuerdo a lo informado, los retenidos se encontraban en buen estado de salud, y de inmediato fueron trasladados a la capital del estado.

Trascendió que a pesar de la liberación de los ocho servidores públicos, el Palacio Municipal se encuentra tomado por el grupo de manifestantes, quienes se niegan a aceptar a las nuevas autoridades municipales presididas por Salomón Ríos Pérez.

Detrás de la Noticia

Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila