36.9°C / 98.5°F
C: 18.70 | V: 19.40

Acusan a Duarte del desvío de otros 379 mdp

Por: Redacción | 27 de diciembre, 2017 - 10:19 | Estatal |
Cortesía

Ciudad de México.- El ex gobernador de Chihuahua Cesar Duarte Jáquez suma otra acusación en su contra, además del desvío de 250 millones de pesos hacia el PRI, su administración envió otros 379 millones de pesos en efectivo, a través de un contrato de servicios, a las instalaciones de una constructora.

De acuerdo a datos que proporcionó un testigo colaborador, los recursos eran pagados en un contrato simulado a Asesoría y Servicios Online S. A. de C. V., se concentraban en el local de Manzil Construcciones, en la capital de Chihuahua.

Posteriormente, Antonio Tarín García, el entonces director de Adquisiciones del Gobierno estatal --actualmente en prisión-- enviaba a personas de su confianza por el dinero y se lo llevaban en cajas hasta su oficina.

El efectivo, refiere el testigo, sirvió para pagar el voto de diputados locales, solventar deudas del Gobierno, servicios legales y la campaña del PRI en 2016.

De acuerdo a datos que dieron a conocer medios nacionales como El Siglo de Torreón, "se entregaba dinero en efectivo en el domicilio de la empresa Manzil Construcciones que se encuentra en Periférico Ortiz Mena y Calle Andrés F. Carbonel de la Colonia San Felipe y era una casa en la que adecuaron oficinas de dos niveles, tenía un portón electrónico tipo cochera de color oscuro, con una puerta de control interior lateral.

"(Su) propietario era Jaime Agustín Fong Ríos (...) Una vez que estaba en dicho domicilio, de la Secretaría de Hacienda pasaban a recogerlo por órdenes de Antonio Tarín.

"El dinero se llevaba a esa oficina porque Toño Tarín tenía buena relación con Jaime Fong, de muchos años de conocerse", indica el testigo con clave 1101-XF1PG810LS/2017.

Quienes iban a esta oficina por el dinero eran José Jaime Bustamante Pérez y Hugo Ortiz, el primero asesor técnico de la Dirección de Adquisiciones y, el otro, jefe de Inventarios, Mobiliario y Talleres Mecánicos de la Secretaría de Hacienda estatal y subordinados de Tarín. También el supervisor Juan Manuel López Salas.

El testigo asegura que, una vez que Tarín recibía las cajas de dinero en su oficina, las enviaba en un diablito a Gerardo Villegas, director de Administración de Hacienda estatal.

Unos 22 millones se acordó destinarlo a los diputados que votaron a favor de bursatilizar 6 mil millones de pesos, en julio de 2016.

"El dinero se utilizó en campañas del PRI y fue entregado al propio ex Gobernador en sus oficinas de la casa de Gobierno, en maletas", asegura.

El contrato fue planeado en 2015 con miras a las elecciones de 2016.