9.8°C / 49.6°F
$18.20 - $19.20

Las vacunas y sus mitos

Por: Alejandro Velasco | 28 de noviembre, 2017 - 03:15 | Opinión |

Por alguna razón últimamente más gente tiene falsas creencias en cuanto a los efectos nocivos que podrían ser generados por la aplicación de distintas vacunas, las cuales se supone fueron creadas para mejorar nuestra salud, previniendo el desarrollo de ciertos padecimientos, por ejemplo, en nuestro país se previenen 14 enfermedades a través de suministrar sus vacunas correspondientes lo que lo convierte en líder en la aplicación permanente de dosis, seguras, efectivas y gratuitas.

Pero pese a ello existen gente que considera todo lo contrario y evita a toda costa recibir una vacuna, por ejemplo en esta temporada la que es contra la influenza, misma que previene la aparición del referido padecimiento y en caso de que se presente, lo hace con menor intensidad, sin embargo existe quien asegura que esta vacuna puede provocar que una mujer embarazada dé a luz a un bebe con autismo, pese que no existe evidencia científica que lo pueda demostrar y  por lo mismo se privan de recibir el referido biológico.

De hecho, en nuestra encuesta de ayer hubo quien afirmó que, para evitar cualquier complicación en su salud, nunca se ha aplicado vacuna alguna, situación que se antoja difícil pues el sector salud obliga a los padres de familia a llevar a sus hijos a recibir las vacunas del cuadro básico, mismo que lleva el control a través de la Cartilla Nacional de Vacunación, por lo mismo quien afirma que nunca ha recibido tal vacunación, puede estar mintiendo.

Pero también están los casos en que padres de familia tienen esa creencia y por lo mismo no permiten que se inmunice a sus hijos poniéndolos en riego de desarrollar alguna enfermedad que bien se pudo evitar con la aplicación de una vacuna, lo que a la postre les dará una mejor calidad de vida.

Entre las creencias esta también que con las condiciones de higiene y saneamiento actual ya no serían necesarias las campañas de vacunación, cosa que no es correcto pues la Organización Mundial de la Salud, OMS, afirma que si se decidiera suspender los programas de vacunación, las enfermedades que incluso ya se mencionan como erradicadas podría regresar ya que no basta con estar muy al pendiente de la higiene, por el simple hecho de que existen enfermedades que no necesariamente tienen que ver con la misma, como son la poliomielitis o el sarampión.

También están quienes piensan que las vacunas pueden provocar efectos secundarios muy agresivos que podrían, en casos extremos, acabar con la vida de un individuo, sin embargo, la investigación científica niega contundentemente tal afinación, incluso señalan que la carencia de las vacunas puede dar como resultado severas enfermedades como es el caso de las anteriormente señaladas poliomielitis, misma que provoca parálisis y el sarampión que causa encefalitis y ceguera.

En fin, los mitos y creencias alrededor de la vacunación son muchas, pero debemos reconocer que la mayoría son solo eso, creencias, que no tienen una base sólida como para dejar de recibir una vacuna que en la mayoría de los casos está demostrado que son más los beneficios que las posibles afectaciones que, en la mayoría de los casos, se reducen a simples dolores en el área de aplicación que se eliminan al poco tiempo y si acaso esto se prolonga, un médico sabe muy bien que hacer, además que como padres de familia debemos velar por el bienestar de nuestros hijos, al menos esa es la idea.