13.2°C / 55.7°F
$18.20 - $19.20

Perros de la calle

Por: Alejandro Velasco | 24 de noviembre, 2017 - 03:15 | Opinión |

Suena muy duro pero la verdad es que los perros en situación de calle son un problema de salud pública, además de que representan un peligro para la gente que quiere o tiene la necesidad de caminar por las calles de la ciudad, sobre todo hablando de colonias y ciertos fraccionamientos, ya que es común que ataquen a los peatones y ciclistas que pasen por donde ellos consideran es su territorio, esto debido a que desafortunadamente, existen muchos dueños de estos canes que simplemente se desentienden de su obligación de mantenerlos dentro de sus casas, pues quien decide poseer un animal debe hacerse responsable del mismo y eso conlleva, desde brindarle alimentación de calidad, aseo del animal y del lugar en donde lo tiene, cuidados en cuanto a la salud, como aplicarle las vacunas que requieren cada año y las que, según la edad, van necesitando para crecer libres de ciertas enfermedades, pero además para que no padezcan de pulgas o garrapatas, y no solo eso; un  amo responsable debe sacarlo a caminar y eso implica llevarlo con correa y recoger los desechos que durante el paseo el animal pueda dejar por el camino, así que no es tarea fácil, por lo mismo se debería de pensar muy bien antes de decidir tener un perro o cualquier otra mascota en casa.

Y es que es muy fácil simplemente comprar o aceptar como regalo un perro que por supuesto cuando son cachorros resultan adorables y casi nadie se resiste a querer adoptarlos, el problema es que no siempre se va a mantener de ese tamaño y con esas características que los hacen muy simpáticos, de hecho es todo lo contrario, existen razas que crecen y mucho, por lo mismo el espacio en el que se le piensa tener debe ser el adecuado, con las dimensiones necesarias para que no resulte estresante para el animal permanecer todos los días en ese lugar.

Mucho de lo anterior no es tomado en cuenta, cuando debería de ser lo primero en considerar, ya que no se trata de un juguete sino de un ser vivo que requiere, no solo de cuidados, sino de cariño, algo que no todos están dispuestos a brindarle a sus mascotas, ya que las ven, más como una alarma o protección ante un eventual robo.

También se debe reconocer que, en otros casos, y sobre todo últimamente, hay quienes ven a sus mascotas como los hijos que no tuvieron y en consecuencia los llenan de mimos y cuidados exagerados que no corresponden con lo que debería de ser, pues prácticamente están al servicio del animal, dejando de lado a la familia, que se supone, debe ser primero.

Pero independientemente de estos últimos, quienes generan el problema de los perros de la calle son las personas que los abandonaron simplemente porque ya no los quieren y los dejan a su suerte en cualquier lugar, exponiéndolos a todos los peligros que ello representa, por lo mismo terminan en muy malas condiciones llenos de enfermedades y lastimados por algún accidente que les ocurrió como parte de ese deambular por las calles tratando de sobrevivir.

Por lo mismo se convierten en un problema de salud que la autoridad debe resolver, lo malo es que los recursos casi siempre son escasos y se debe dar prioridad a atender las necesidades del ciudadano y después, si se puede, tratar de dar solución al mencionado problema, como consecuencia, que hacen es recoger a todos los animales que andan en las calles, tratando de prevenir un ataque como los que se han presentado y en los que, por las razones que sean, un perro muerde a un adulto o niño y le deja lesiones de consideración y todo porque el dueño original del animal no tuvo la responsabilidad de mantenerlo bajo su cuidado.

Así que aunque suena muy fuerte, de las pocas opciones que tienen los gobierno es “dormir” a los perros para darle destino final en el relleno sanitario, ya que el implementar un sistema en el que los capturen, les brinden los ciudades de salud que necesiten, les apliquen la castración con el fin de que ya no se reproduzcan para posteriormente ofrecerlos en adopción, conlleva el destinar un presupuesto que como ya lo mencioné no se tiene y muy posiblemente ni se tendrá y esto no solo ocurre en nuestro país sino en lugares como Estados Unidos con todo y que cuentan con recursos mucho más grandes que en México, como se puede percibir no se trata de una tarea fácil por lo mismo todos debemos ser parte de la solución y si decidimos tener un perro asumir la responsabilidad completa de cuidarlo, así de simple, al menos esa es la idea.