15.4°C / 59.7°F
$18.20 - $19.20

¿Buen fin o viernes negro?

Por: Alejandro Velasco | 09 de noviembre, 2017 - 03:15 | Opinión |

De nueva cuenta viene el programa denominado el Buen Fin, que como cada año, desde su primera puesta en marcha en 2011 en el sexenio de Felipe Calderón, pretende que los comercios mexicanos saquen parte del inventario de sus mercancías para dar paso a los nuevos productos que proyectan vender en la temporada navideña; algo muy similar a lo que hacen en Estados Unidos con su Black Friday, mismo que se pone en práctica un día después del Día de Acción de Gracias, el cual según algunas versiones, se estableció desde 1975 y ya en esa fecha provocó tumultos y hasta peleas entre los consumidores por conseguir las mejores ofertas. Precisamente logró popularizarse por esas agresivas ofertas en las que hacen rebajas muy importantes también en mercancías que ya lo que quieren es sacar de sus almacenes, con el mismo propósito; hacer espacio a lo que está por llegarles como parte de lo que será la mercancía más demandada, la gran diferencia con el Buen Fin mexicano es que efectivamente las ofertas son tan fuertes que se encuentran artículos  excesivamente rebajados que resultan sumamente atractivos aunque no sean de mucha utilidad, lo importante es comprar y sobre todo en el país de las barras y las estrellas, donde la principal característica de sus ciudadanos es consumir, lo que sea, pero comprar algo.

En fin se trata de estrategias de venta que son completamente válidas y por lo mismo a nosotros como consumidores nos toca ser muy analíticos en cuanto a lo que vayamos a comprar y sobre todo analizar si de verdad necesitamos adquirir algo o simplemente lo hacemos porque, como está barato tenemos que aprovechar, como si se tratara de una obligación, cuando de ninguna manera es así, de hecho si no se tiene la necesidad de hacernos de algo nuevo, es mejor darle un mejor uso a los ingresos propios del fin de año, incluso darle prioridad a lo que verdaderamente necesitaremos pagar como los impuestos y obligaciones del año que está por venir, como las revalidaciones, predial, servicios que se incrementan de forma importante como el gas derivado de la temporada de frio, y demás gastos que no son opción sino obligación.

Y de contar con dinero además de la necesidad de algún artículo en particular, entonces comparar desde antes los precios para ver si efectivamente las rebajas son reales, por que desafortunadamente existen comercios que solo simulan las ofertas pero en realidad los precios son los mismos, incluso si se comprueba que se trata de ofertas falsas, denunciarlo ante la Procuraduría Federal de Protección a los Consumidores, PROFECO, con la finalidad de que dejen de tratar de engañar al cliente, porque si hay casos así, por supuesto que no son la mayoría, pero de todas formas comparar es lo más importante si se quiere ahorrar.

Y es que al estar en frontera y sobre todo en estas semanas en que el dólar está subiendo todos los días, existen mercancías que como se compraron al tipo de cambio anterior, suelen resultar más accesibles en Juárez que en El Paso, eso mucha gente lo ha comprobado, algunas veces a tiempo y en otras ya cuando gastaron en una tienda en el Paso y por casualidad se topan con el mismo artículo en un almacén de Juárez a precios que llegan a estar a la mitad o menos, por lo mismo la recomendación.

También no cegarse y pensar que nada más las ofertas de Estados Unidos son reales y muy atractivas, sin darse el tiempo de comparar de verdad, ya que al final el afectado será uno mismo.

Es necesario prepararse para el Buen Fin y comprar solo lo verdaderamente necesario al menos esa es la idea.