15.4°C / 59.7°F
$18.20 - $19.20

Faraones y divos

Por: Manolo de la Laguna | 06 de noviembre, 2017 - 05:51 | Opinión |

Gracias a la diosa Fortuna, engrosamos con algunos miles de dólares, nuestra cuenta bancaria, al apostar, en la serie mundial de béisbol a los Astros de Houston; algunos miembros de la familia nos quisieron apostar yéndole al equipo equivocao Dodgers; por ética familiar no les apostamos y al verse perdidos, nos dijeron hasta de lo que nos vamos a morir, sin comprender que si no les apostamos fue, primero, por pura "esperensia" y segundo, para no lesionar severamente su economía familiar.

Como ya se terminó la temporada de grandes ligas, ya guardamos nuestro bate, nuestras pelotas -en er buen sentido de la palabra- y nuestra manopla, que volveremos a usar el próximo año, si es que todavía estamos en este mundo de los vivos, los vivillos y los vivales, que a cómo abundan, no se diga dentro de la política nacional. Ahora al toro.

Escribir que somos la pura cuerda en los asuntos taurinos, sería estúpido, todavía no alcanzamos el doctorao (académico) taurino, así que por esta simple y sencilla razón, no nos consideramos eruditos, si acaso, chuchas cuereras, como mucho colegas que escriben del arte de Cúchares y que nos enseñan el arte del buen escribir, aunque no les aprendemos ni ma...íz paloma.

Hasta donde tenemos conocimiento, dentro de la fiesta brava hay toreros que fueron elevaos al grado de Califas (en ahorro de tiempo y espacio no se los nombramos aquí), pero también hay faraones y como tales, solamente conocemos dos, un hispano y un indio azteca y español, según Tín Larín: Aquél es Francisco "Curro" Romero López, "Er faraón" de Camas, Sevilla y el otro lo fue el Compadre Silverio Pérez, "El Faraón" de Texcoco, Estado de México. Y cosa rara, cómo tenían miedo estos 2 faraones 2 cuando estaban delante de los toros, pero lo domeñaban y sus grandes faenas quedaron registradas en la historia de la tauromaquia.

En cuanto a los divos, comencemos por la palabreja que quiere decir soberbio, engreído, arrogante y es que actualmente hay dos divos que no se pueden ver ni en el ruedo (no sabemos si en la vida diaria se dirijan la palabra, ellos son, por orden de antigüedad: La Elegancia hecha toreo, Enrique Ponce, de Chiva, Valencia y el otro, el empresario-torero José Tomás, del meritito Galapagar, quienes protagonizaron si no un show mediático, si evitaron partir plaza juntos en la corrida del próximo 12 de diciembre, a celebrarse en la plaza México, a beneficio de los damnificados del terremoto.

Enrique de plano dijo: Voy solo y mis emolumentos de la corrida que me toque, los donaré a los damnificaos mexicas y párenle de contar, mientras que er Pepetom, si partirá plaza con algunos de sus paisanos y algunos toreros mexicanos, con la única condición de que no se televise er festejo. Bueno eso creemos nosotros como creidotes. Pero ni modo, así son estos 2 divos 2 del toreo actual y sus posturas son respetables, lo bueno del asunto es que la temporada grande, el serial más importante de América Latina, está próximo a iniciarse y desde luego, ya tenemos listas nuestras nueces y almendras para ver las corridas por er cajón idiota y poder paliar el frio norteño que, como año, ya se nos viene encima. Vale.

Barrera de sol

Por Manolo de la Laguna