15.4°C / 59.7°F
$18.20 - $19.20

Internet y correo electrónico desplazan al servicio postal

Por: Carlos Juárez Solorio | 26 de octubre, 2017 - 06:12 | Opinión |

Por más de 500 años operó el Correo, llamado muchos años después Servicio Postal Mexicano pero, con la llegada de Internet, del Correo Electrónico, quedó condenado a desaparecer o convertirse, como ocurrió, en tan solo un moderno sistema de paquetería y mensajería exprés para no desaparecer.

La realidad es que el Sistema Postal Mexicano, llamado Correo o Correspondencia, prácticamente ha desaparecido y ahora las sociedades del mundo, utilizan las redes sociales, el correo electrónico o internet, no solo para comunicarse, sino incluso para el envió de documentos oficiales, fotografías y también dinero, servicios que brindó durante muchísimos años el Correo.

El Sistema de Correo se empezó a utilizar en México desde 1580, en la época del Virreinato, que operaba con “portadores de nuevas” para llevar y traer noticias.

Fue hasta el año de 1901 cuando el Correo adquirió el rango de Dirección General de Correos en México, pero es interesante señalar que en el año de 1879, el Correo mexicano formó parte de la Unión Postal Universal.

Ya en los años ochentas, se crearon los códigos postales y en 1986 aparece el Servicio Postal Mexicano, período en el que la Internet y por ende el Correo Electrónico entraba con fuerza al mundo moderno y en ese momento inició el proceso de desplazamiento del Correo o Servicio Postal.

La Internet fue creada por los Estados Unidos en el año de 1969, como red de uso militar, en 1972 se inició la Internet con interacción social, pero su detonante fue a fines de los años ochenta y durante los noventas, cuando se dio la implementación práctica de este concepto, de ahí a la fecha, la Internet, las redes sociales, cobraron gran fuerza, al grado que ahora cualquier misiva o comunicación se hace instantánea entre dos o más personas ubicadas en cualquier parte del mundo.

De igual forma, envían documentos oficiales o no e incluso dinero a cualquier punto del mundo; además de las constantes actualizaciones y servicios que se modernizan o se incorporan en forma vertiginosa.

Así queda en el olvido, en la historia, esa comunicación personal, que significaba el enviar cartas por medio del correo, misivas que llegaban al destinatario, con el calor humano de quien las mandaba, aún con el olor del perfume del remitente.

Algunas cartas, escritas con lágrimas, cuyas huellas quedaban plasmadas en el papel, escritas de puño y letra del remitente, a veces los enamorados enviaban en la misma, pétalos de flores… comunicación totalmente personal, humana pero, eso quedó atrás, ahora es la rapidez, la alta tecnología, la frialdad en las comunicaciones pero, hay que pagar el precio por el progreso y con añoranza recordamos el tradicional servicio del Correo.