1.2°C / 34.2°F
$18.20 - $19.20

Arturo Nesbitt: Regalando sonrisas a pequeños guerreros contra el cáncer

Por: Eduardo Lara | 18 de octubre, 2017 - 08:27 | Revista |

Ciudad Juárez.- La sonrisa de un niño es para muchos el mejor regalo que pueden recibir. Es el caso de Arturo Nesbitt Valenzuela, quien desde hace cinco años dirige el proyecto “Tu amor es mi esperanza de vida”, del Club Rotario de Ciudad Juárez y que busca regalar una chispa de fe a pequeños en su lucha contra el cáncer.

Arturo dedica su vida a la venta de aseguranzas en la vecina ciudad de El Paso, Texas, y desde el 2012 es el responsable de coordinar un proyecto que consiste en llevar a niños con cáncer y leucemia a Disneyland, como parte de una terapia psicológica que permita a los menores recobrar su vitalidad.

Nuestro entrevistado ocupa el cargo del Comité Internacional del Club Rotario, el cual consiste en visitar a los diferentes clubes de El Paso para motivarlos a participar en los proyectos de Juárez y, a su vez ver la posibilidad de colaborar en los programas de la vecina ciudad.

El programa “Tu amor es mi esperanza de vida” se realiza desde hace 14 años y ha logrado beneficiar a 195 niños. A lo largo de estos años, se han concretado 12 viajes a Disney y uno a la Ciudad de México.

 

“La razón por la que me enganché es algo personal debido a que mi hermano Martín falleció hace unos 5 años, él tuvo cáncer de cerebro y a sus 29 años batalló mucho, vivió 13 años con la enfermedad y llegó a un punto en el que actuaba como niño y decidimos entre compañeros y amistades llevarlo a Disney, y me di cuenta que fue la mejor vacación que tuvo, se llenó de vida y me llena de vida ver en los niños de Apanical esa misma satisfacción que le di a mi hermano”.

La finalidad del programa es motivar a los niños a seguir luchando y continuar con las quimioterapias y su tratamiento, pues algunos de los beneficiados se encuentran en etapa terminal y representa una falta de esperanza en el menor, por lo que el viaje es como un “antídoto” para que recuperen esas ganas de vivir.

“Es algo muy bonito que nos ha cambiado a muchos; me tocó una vez una señora que su hijo tenía cáncer terminal a sus 16 años y nos pedía que lo lleváramos, el joven era muy cerrado, pero su mamá insistía porque ya sabía que iba a morir y no quería que partiera enojado con la vida, sino que se fuera feliz de haber gozado y cuando regresamos, el cambio era total, todos nos dimos cuenta. Tratamos de involucrar también a los hijos de los Rotarios para que les sirva como lección de vida”.

Nesbitt Valenzuela comenta que hubo un tiempo en el que se pensó cancelar el proyecto debido a los altos costos que representaba, pues únicamente se beneficiaban a 15 niños al año, sin embargo, padres de familia y médicos les recomendaron no hacerlo ya que el viaje representaba en los beneficiados un bálsamo en su lucha contra la enfermedad.

Uno de los retos más grandes es que el Club Rotario no es el único proyecto al que destina recursos, pues hay otros como entrega de silla de ruedas, becas a estudiantes, formación de jóvenes al liderazgo, sólo por mencionar algunos, lo que se lleva una gran parte del capital.

“Lo importante que vimos era darle a conocer a la demás gente lo que hacemos y abrir las puertas para que más personas se involucren en el proyecto y ha sido increíble el apoyo que nos dan, pero también el Club a base de eventos recaudatorios busca la forma para equipar escuelas, centros comunitarios, hacer días de campo en el parque DIF para 700 u 800 niños, para una serie de eventos, pero sin duda el proyecto Disney es de los que más llama la atención”.

Este año, el viaje se realizará del 28 de noviembre al 02 de diciembre y el Club Rotario contempla llevar a 20 niños al parque temático, 15 de Ciudad Juárez y 5 de Chihuahua capital. Y, según Arturo, el paseo se efectúa en esas fechas por la cercanía con el ‘Día de Acción de Gracias’ y la Navidad.

“Es mi mejor regalo de Navidad, el esfuerzo del Club es lo que nos ayuda a mantener el proyecto, hay mucha coordinación, el mensaje es que me gustaría que esto se hiciera por muchos años, yo solo no lo podría hacer, agradezco el apoyo de mis compañeros, amistades, de Apanical, médicos, voluntarios y padres de familia que es cómo se logra este hermoso proyecto.”