1.2°C / 34.2°F
$18.20 - $19.20

Las lunas de octubre, una maravillosa coincidencia

Por: Valeria Goche | 16 de octubre, 2017 - 08:52 | Revista |
Redes

Ciudad Juárez.- El poema La Luna de Jaime Sabines ilustra de una forma bohemia la cautivación que el satélite natural de la tierra ha generado en el ser humano durante toda su existencia, y en la historia reciente “las lunas de octubre” han sido consideradas como las más hermosas del año.

Admirada por su belleza, que corona el firmamento nocturno, las grandes lunas llenas que en ocasiones se pueden admirar en ese mes, tienen una explicación astronómica en cuanto al por qué lucen así y por qué las personas la relacionan con algo melancólico y digno de una larga mirada.

La influencia de la luna en nuestro calendario

Aunque se trata de un conocimiento que quizá recordemos de soslayo haber aprendido en los primeros años de educación, el licenciado en ciencias físico matemáticas y miembro fundador de la Sociedad Astronómica Juarense, Francisco Ramírez, hizo una breve explicación de cómo funcionan las fases de la luna.

A lo largo de un año terrestre, nuestro planeta gira alrededor del sol cada 12 meses y en esa trayectoria la luna orbita alrededor de la tierra a una distancia de 400 mil kilómetros en promedio.

La órbita que completa el satélite se llama ciclo lunar y cada año se alcanzan 12, es decir, que hay igual número de lunas llenas y eso sirvió al hombre para poder establecer las diferentes escalas de tiempo para sus actividades cotidianas.

“Por ejemplo para establecer registros de los eventos naturales que sucedían, eventos comerciales, eventos de conquista, de derrotas, de imperios, etcétera, y se establecieron, ya con el calendario gregoriano, los meses”, explicó.

Así, en promedio cada luna llena es un mes del calendario terrestre, pero en la actualidad no es ya tanta la coincidencia, al definir el hombre su tiempo con mayor precisión; en su movimiento alrededor de la tierra, el satélite describe cuatro fases: luna llena, cuarto menguante, luna nueva y cuarto creciente, de donde surge la idea de dividir el mes en semanas.

La importancia de las lunas llenas, una breve historia

Una de las principales funciones de la luna llena en la antigüedad y que tienen eco en coincidencia que nos hace valorar especialmente aquellas que se dan en octubre, es que iluminan la noche, lo cual fue de vital importancia sobre todo cuando no existía electricidad artificial.

“Con la llegada de Thomás Alba Edison se electrifica todo el planeta, pero antes de ese impresionante descubrimiento, la gente se apoyaba mucho en sus exploraciones nocturnas a través de la luna llena.

Había ocasiones en que se aprovechaba al máximo para levantar las cosechas (…) la luna se hizo famosa porque, de una manera u otra, la luz de la luna llena ayudaba en las labores comerciales y marítimas del ser humano”, explicó Ramírez.

Con la migración de los ingleses y de los españoles al continente americano, fue el “retomar el inicio de toda una civilización”, y en el nuevo mundo se aprendió a hacer cosechas y siembras, cuando se hizo tradición que previo a la temporada fría los agricultores, que relacionaban siempre al clima con la luna y sus cosechas, se daban cuenta que había una última oportunidad para levantar sus productos previo al invierno.

“Era la última oportunidad que tenían los agricultores de levantar la cosecha para hacerla rendir durante todo el invierno y poder sobrevivir sin necesidad de pasar hambre; se le llamó la luna melancólica, la blue moon, la última oportunidad para la última cosecha del año”, relató.

La luna azul

Bautizado el satélite como blue moon o “luna azul”, el astrónomo explicó que no es precisamente por su color, lo que sucede es que en la cultura anglosajona, proveniente de los celtas, en las islas de Gran Bretaña, se le llamó así y luego se adoptó en Estados Unidos.

La palabra blue significa melancolía, nostalgia, “como añoranza”, explica, y añadió que se trataba de una especie de tristeza porque el clima cambiaría de uno cálido a uno templado, y posteriormente uno frío.

Esta luna, tan especial para los antiguos pobladores de los continentes, se da luego del equinoccio de otoño, cuando en el hemisferio norte el clima se volverá frío y en el sur será cálido.

“Como las culturas que dominaban el planeta estaban en el norte, a la luna de octubre se le comenzó a conocer como la luna melancólica (…) y ya con el paso del tiempo se redefinió el concepto y actualmente, en astronomía y para los agricultores, la luna azul es la segunda luna llena de un mes”, continuó.

Lo interesante, complementa el especialista, es que no sólo en octubre se presenta el fenómeno de la luna melancólica, pues se le conoce así, como recién explicó, a la segunda luna llena que se puede apreciar en un mismo mes.

Pero hay algo más

Es, sin duda, interesante conocer todos estos datos relacionados al cuerpo celeste, pero hay aún más características que hacen a todos apreciarla especialmente y son su tamaño y su color, además de una extraña atracción debida a su campo gravitacional.

El llamar a la luna “blue moon”, hace de inicio una sugestión en la mente del ser humano, y puede generar que al mirar al cielo, ésta sea de una coloración azulada.

El astrónomo explica sin embargo que la coloración de la luna se debe a las condiciones atmosféricas del planeta, provocando que en ocasiones se vea amarilla, naranja, roja, rosa o hasta de un color morado.

Señala que hay cristales en las partes superiores de la atmósfera de la tierra, y la luz que éstos refracten determinarán el color del que se aprecie al satélite.

En lo relativo al tamaño, explicó que hay dos puntos de distancia entre la luna y la tierra que se llaman apogeo, cuando el cuerpo celeste se encuentra más alejado del planeta, y perigeo, que es cuando se encuentra más cerca.

Cuando se da este último, la luna se aprecia hasta un 15% más grande que cuando está en su apogeo.

La luna, la tierra y los humanos

Existen muchas relaciones importantes entre la luna y lo que acontece en el planeta, añade el especialista.

“Es la relación del ciclo de la luna con el ciclo menstrual de los mamíferos, entonces, ya ve que las mujeres tienen su periodo de menstruación cada mes, esa es a consecuencia de la luna; los humanos dan a luz en un embarazo de 9 meses, estamos hablando de 9 lunas llenas (…) tiene una influencia notoria en los mamíferos”, explicó.

Además, continúa, el acercamiento de la luna a la tierra genera también las mareas altas y las mareas bajas en océanos, lagos, presas, etcétera, pues al acercarse a su punto de perigeo, genera una fuerza de atracción gravitacional más notoria.

La luna melancólica que marcaría el fin de la estación es, este 2017, el 4 de noviembre, pero no será una luna azul, al no ser la segunda en un mes.

Una maravillosa coincidencia

Al realizar un análisis de los datos y relatos que el astrónomo Ramírez compartió a Revista Net, se deduce que las bellas lunas de octubre se deben, básicamente, a una coincidencia entre elementos astronómicos, sociales e históricos.

El bello satélite que tanto ha inspirado a todo tipo de artistas a lo largo de la historia, sobre todo en octubre, es al concurrir la luna en su perigeo (su punto más cercano a la tierra); condiciones atmosféricas que le dan su tonalidad azul o la mera sugestión social por su apodo blue moon; su fase de luna llena y la fecha y su significado: el fin de la estación cálida y el levantamiento de las últimas cosechas del año.


La luna

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas. 
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es el mejor amuleto que la pata de conejo: 
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que nadie lo sepa 
y para alejar a los médicos y las clínicas. 
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido, 
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir


Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver. 
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna 
para cuando te ahogues, 
y dale la llave de la luna 
a los presos y a los desencantados. 
Para los condenados a muerte 
y para los condenados a vida 
no hay mejor estimulante que la luna 
en dosis precisas y controladas

Jaime Sabines

 

Visite nuestra edición digital.