23.2°C / 73.8°F
$16.60 - $17.60

Alerta Amber

Por: Alejandro Velasco | 11 de octubre, 2017 - 03:15 | Opinión |

Luego de una intensa búsqueda de Alondra María Nolasco Corpus, la menor desaparecida el pasado 18 de septiembre, la autoridad informó a través de un mensaje en redes sociales que la alerta Amber para buscarla fue desactivada, presuntamente, la menor fue sustraída de su hogar en la colonia Vistas del Norte.

Este es el mensaje “Se desactiva la #AlertaAmberMx de la niña ALONDRA MARÍA NOLASCO CORPUS se implementarán otras acciones de investigación”. 

Por su parte Yesica Alicia Rentería Moreno, vocera de la Fiscalía Especializada de la Mujer, declaró que la Alerta Amber tiene durabilidad de 72 horas y en casos especiales la extienden otras 72 más, plazo que ya terminó, en el caso de la desaparición de Alondra.

Sin embargo y pese a que así lo marca el protocolo de la mencionada alerta, la realidad es que se escucha muy poco sensible de parte de la autoridad pues no se ha podido localizar a la menor y de ninguna manera se ha resuelto tal sustracción, mientras que los padres de familia seguramente están más preocupados ya que al paso de los días aún no se les da una respuesta que les de cierta esperanza de pronto localizar a Alondra, y es que al desactivar la alerta Amber se podría interpretar como que se baja la intensidad en las labores de búsqueda e investigación para dar con su paradero, situación que no debería de ocurrir y por el contrario lo que se requiere es que la población junto con la autoridad se mantenga alerta para en caso de que lleguen a ver a Alondra o sepan de su paradero lo reporte de inmediato, de otra forma el caso se olvida y como la imagen ya no estará fresca en la memoria de la población, se vuelve más complicado el que alguien la pueda reconocer y denunciar ante la autoridad para que actúan al respecto.

Así mismo familiares y vecinos se han organizado para llevar a cabo rastreos en distintos rumbos de la ciudad con la esperanza de dar con su paradero, mientras la autoridad en lugar de incrementar el nivel de búsqueda, desactiva un protocolo que se supone está diseñado para dar resultados, lo malo es que si no lo hace en apenas 72 horas, ya no es prioritario para las autoridades y así resulta sumamente difícil que este tipo de desapariciones vayan a la baja pues se manda el mensaje que después de 72 horas las autoridad investigadora ya no estará tan interesada en continuar con la averiguación, al menos eso parece, aunque seguramente si se les pregunta dirán que la averiguación continua con la misma intensidad.

Desafortunadamente ya hay bastantes casos en los que los únicos que no se cansan de buscar son los padres de familia que no se quedan conformes con lo que la autoridad les dice y siguen afanosamente investigando por su cuenta, incluso a habido ocasiones en que logran ubicar a su ser querido y pese a que le brindan la información a la autoridad, esta no actúa, lo que desespera más a los padres.

Por lo mismo debemos ser solidarios con quien pide el apoyo para ubicar a un ser querido extraviado, dado que la incertidumbre por no saber dónde y cómo esta debe ser un sentimiento muy doloroso, lo malo es que las leyes o en este caso los protocolos como que están diseñados a dar resultados en el corto plazo, y si esto no ocurre, se pasa a otra fase en la que ya no es tan intenso el trabajo de recuperación, al menos es la impresión que dan, y esa no es la idea.