22.9°C / 73.3°F
$17.20 - $18.20

Urge oxigenar la fiesta

Por: Manolo de la Laguna | 02 de octubre, 2017 - 06:30 | Opinión |

Amiga (o) lectora (or), aunque sabemos que te importará un bledo, déjame comunicarte, vía estas letras, que estuvimos 4 días 4 en el hule, pues nuevamente nos embistió de frente, una fuerte alergia y es que ya están viejos los pastores y ya no llegan a Belén, pero aquí estamos, echando la pata pa'elante y desafiando al peligro como todos los días.

Ahora, al toro que es una mona. La temporada novilleril en la México, sigue sin dar frutos, pues sin picadores o con picadores, no surge el novillero que oxigene la bella fiesta en suelo azteca; no surge un Valente Arellano, no obstante er tiempo transcurrido y eso es un fenómeno taurino que debe analizarse muy concienzudamente por los sociólogos, psicólogos, psicoanalistas o todos juntos si se quiere, porque de otra manera, seguirá languideciendo el Arte de Cúchares.

¡Ah! y por favor no le echemos la culpa a los antitaurinos, esos pobres diablos son simples desadaptados que no saben lo que quieren, que no saben ni de dónde vienen ni pa'onde van, cancionando para no aburrirlos; temporadas van, temporadas vienen y nada, después del Cordobés y años más tarde Er Juli; nadie ha vuelto a cimbrar la fiesta, nada la sacude apasionadamente; si hay buenos toreros, muchas faenas de orejas, de salidas a hombros por las puertas grandes, pero hasta ahí; eso queda para la estadísticas, las cuales son como las minifaldas, dan idea, pero ocultan lo importante.

La fiesta ya no apasiona como "endenantes", donde en ocasiones, las grandes alegatas de los "istas"  llegaban hasta los puños, los literatos, los artistas todos, los amantes de la cultura en general, loaban LA VERDAD de la Fiesta que para unos, es el alma o poema de España, mientras que para otros, es la fiesta más culta der mundo ¡joder!. Y que está pasando, tarde a tarde es la misma monotonía en el ruedo, puro pegar pases por aquí, pegar pases por allá, pero no se siente la esencia, el espíritu del toreo, la figura y el ser del torero real, verdadero, ya no digamos de las figuras.

A jijo, creo que tenemos hambre, mejor aquí le cortamos, no se nos vayan a enfadar los enamoraos y los panegiristas de lo que queda de la más bella de todas las fiestas, la fiesta brava. Vale.  

Por Manolo de la Laguna