13°C / 55.4°F
C: 19.98 | V: 20.35

Frontera; en busca del "sueño americano"

Por: Eduardo Lara | 07 de septiembre, 2017 - 06:00 | Juárez |

Ciudad Juárez.- Huir del país por buscar una mejor calidad de vida por parentesco familiar o hasta por cuestiones políticas, son tan sólo algunas de las principales causas de una migración, refiere el Colegio de la Frontera Norte.

La mayor parte de los que emigran lo hacen por motivos económicos, buscando un mejor nivel de vida, condiciones de trabajo, oportunidades de educación o en casos más críticos, por la situación de hambre y violencia en muchos países en vías de desarrollo obliga a muchos migrantes a arriesgar su vida.

En los últimos años se ha registrado un aumento de casi 50 por ciento en el número de personas que migran de Centroamérica hacia México y Estados Unidos, según un estudio del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

El director del centro, Agustín Escobar Latapí, detalló que “el flujo de Centroamérica hacia México y hacia Estados Unidos sigue creciendo”.

Es la población guatemalteca en México la que tiene el menor nivel educativo; la salvadoreña mayor edad en promedio y un mayor nivel educativo, según los estudios.

Vicente Calderón, periodista con más de 30 años de experiencia en la región de Tijuana-San Diego, comenta que la gente está acostumbrada a vivir en la frontera y con ello existe una interacción multifacética.

“La frontera aquí en Tijuana es un espacio de expresión, pues en lugar de estar renegando, las personas le encontraron un mensaje positivo, y este ha sido más mensaje más de expresión a comparación con otras regiones”.

El fundador y director de Tijuana Press asegura que los riesgos de cruzar la frontera por la ciudad bajacaliforniana son diferentes ya que hay una extensión amplia de muro, además de una reforzada vigilancia donde destacan sensores de movimiento, iluminación y hasta la instalación de tres cercos, lo que ha reducido la migración desde 1994.

“Hay quienes cruzan por el mar, pero son los menos, hay bandas dedicadas al tráfico de personas a través de lo que llamamos -Pangas- que son botes dedicados a la pesca y cruzan indocumentados, drogas o hasta los dos”. 

El periodista comenta que hay quienes optan cruzar por el cerro que es por la zona este de la ciudad, sin embargo, resulta más peligroso, pues muchas de las veces se pierden y con el clima extremo, se han registrado muertes por hipotermia y golpes de calor.

“Cruzar por el mar puede costar como unos 10 mil dólares, nos comenta la gente. Si eres de los que menos recursos tiene, cruzar por el cerro, muy cerca de la ciudad de Tecate, te cuesta de entre 3 mil a 6 mil dólares, pero las personas se exponen a los -bandidos de la frontera- que los asaltan o a veces hasta los secuestran para pedir dinero a los familiares”. 

La otra forma de cruzar la frontera por Tijuana es escondido en algún vehículo, lo que según Vicente, podría costar desde 13 mil 500 hasta 16 mil dólares.

En la frontera con San Diego, se han registrado algunos éxodos de Palestina, Israel, China, Iraq y Haití. Incluso se han asentado en Baja California ciudadanos mexicanos provenientes de Michoacán, Guerrero, Colima y Zacatecas, quienes buscan en llamado “sueño americano”.

“A partir del reforzamiento de seguridad, se empezó a empujar el flujo de migrantes hacia la parte más difícil que es por los cerros, disminuyó la cantidad de mexicanos y aumentó el flujo de centroamericanos, principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala”, comentó Vicente.

Por su parte, Víctor Clark Alfaro, Director del Centro Binacional de Derechos Humanos y Profesor de la Universidad Estatal en San Diego (SDSU) comenta que el flujo de centroamericanos migrantes es menor en la región de Tijuana, pues en su mayoría cruzan por otras fronteras como Juárez y Tamaulipas principalmente.

“Hoy llegan más centroamericanos, pero es muy raro que crucen”, comentó el experto en defensa de Derechos Humanos.

Clark Alfaro aseguró que en 2015, México deportó más centroamericanos (140 mil) que los que deportó Estados Unidos en el mismo periodo (74 mil). Asimismo comentó que a la fecha se han deportado cerca de 16 mil personas por Baja California, mientras que a lo largo de toda la frontera con el vecino del norte han sido alrededor de 56 mil.

Jesús Peña Muñoz, investigador del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) y catedrático del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) explica que la violencia generada por guerrillas, narcotráfico, problemas naturales o hasta por la falta de empleo pueden ser tan sólo algunas de las causas para que se genere una migración forzada. 

La Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (REDODEM) –que agrupa a más de quince albergues y casas de migrantes- reportó que en el 2015 dio acogida y atención a cerca de 30 mil 321 migrantes en sus diferentes espacios, la mayoría de estas personas provenían de Honduras (17 mil 852), El Salvador (5 mil 322) y Guatemala (3 mil 851) y eran sobre todo hombres jóvenes solteros en edad laboral –entre los 18 y los 40 años-, cuyo destino primario era Estados Unidos y en un muy remoto segundo lugar México.

En Ciudad Juárez, últimos reportes de la Casa del Migrante A.C. revelan que de enero a junio se han atendido a 2 mil 770 migrantes, siendo el mes de abril el de mayor flujo con 565 personas registradas, seguido por junio (537) y mayo con 516.

En 2015, Casa del Migrante atendió a 5 mil 761 deportados, mientras que en el 2016, la cifra aumentó a 9 mil 511, de ese total, el 70 por ciento era de origen centroamericano.

Trabajadores sociales de la asociación civil comentan que en Juárez existe población centroamericana que ha sido atendida por Casa del Migrante, principalmente personas originarias de Honduras, El Salvador y Guatemala.

Mientras que de México, personas originarias de Chihuahua, Zacatecas, Chiapas, Michoacán y Oaxaca, son las que más intentan cruzar por esta frontera, arriesgando la vida en busca de un futuro mejor.