15.7°C / 60.3°F
$18.20 - $19.20

Sigue la controversia

Por: Alejandro Velasco | 11 de agosto, 2017 - 03:15 | Opinión |

El estado de Coahuila, determinó en su reforma a la Ley de Asentamientos Humanos y Desarrollo Urbano que publicó en enero de este año y en el establece que la distancia que debe haber entre gasolineras es de mínimo mil 500 metros, en áreas urbanas y 10 mil en rurales con carretera, tal situación está provocando que la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) esté analizando interponer ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación un medio de control constitucional que en contra de tal determinación por considerar que podría favorecer a las gasolineras ya establecidas y con ello limitar la oferta, además argumenta, que dicha reforma podría impedir el establecimiento de estaciones de servicio sin que, según la COFECE, exista un fin valido que lo justifique y añade que el número de gasolineras y la presión competitiva que ejercen entre sí en una zona, tienen impacto directo en el nivel de precio final de la gasolina pagada por los consumidores.

Sin embargo ante tales argumentos es necesario considerar que primero, no es posible querer bajar drásticamente la distancia que debe existir entre estaciones de servicio, nada más porque supuestamente se podría generar que los precios del combustible bajaran al querer ganarse al cliente, pues se supone que por encima de las ganancias debería prevalecer el espíritu de mantener las condiciones de seguridad de la población y segundo, la referida reforma en Coahuila no impide que más gasolineras se instalen solo que se respeten las distancias.

Y es que como ya he mencionado en anteriores ocasiones, si se presenta una explosión o incendio en una gasolinera, resulta mucho más peligroso si a corta distancia existe otra, y las razones son obvias, ¿Qué es más fácil?, ¿Qué el fuego alcance una gasolinera que está a 300 metros o a una que está a mil 200 metros, nada más por poner un ejemplo?, como le digo la respuesta es obvia, y en Juárez ya vimos que los accidentes si ocurren, aun cuando se supone que las estaciones de servicio cuentan con medidas de seguridad estrictas, el ejemplo está en la gasolinera de la calle Ejercito Nacional, lugar en el que por vender gasolina en depósitos y cantidades no autorizadas se produjo un flamazo que acabó con las instalaciones, además que Protección Civil desalojó a la gente en un radio más o menos de un kilómetro a la redonda y tal acción la tomó como medida de precaución para prevenir que la situación se saliera de control y que el fuego en un vehículo no alcanzara los depósitos de combustible, con todo y las medidas de seguridad. ¿Que la seguridad de la población no es un fin lo suficientemente valido para la COFECE, como para dejar que la distancia entre gasolineras siga siendo de mínimo mil 200 metros que es el caso de nuestra ciudad?, ¿O vale más el dinero o supuesto ahorro que pudiera generar al consumidor el tener dos o más depósitos con miles de litros de gasolina a distancias mínimas? Y digo supuesto ahorro, porque hasta ahora las diferencias en los precios entre estaciones de gasolina que hemos visto en Juárez, no supera los tres centavos por litro, cantidad que es nada, sobre todo si tomamos en cuenta que la gran mayoría no pone más que 200 pesos cada vez que carga combustible, lo que se traduciría en tan solo 48 centavos, ni siquiera un triste peso, ¿será que la seguridad de la ciudadanía vale eso, menos de un peso?, pero además en el caso de nuestra ciudad, nadie nos oponemos a que existan más gasolineras, siempre y cuando su instalación no represente un riego para la población.

Y es que la controversia por la reducción de las distancias entre gasolineras sigue en nuestro estado y lo último que se está mencionando es la invitación que les hizo el Congreso del Estado al director de ecología y al de protección civil municipal, Jürgen Ganser Carbajal y Efrén Matamoros Barraza, respectivamente, para que den su opinión sobre el tema y qué tan conveniente sería para nuestra heroica ciudad el reducir las distancias, al menos se supone que la intensión es conocer lo que piensan los expertos para tomar una buena decisión, por lo que esperamos que de verdad sea así y que no simplemente cumplan con el requisito y después digan que consultaron a todos, aunque al final ni tomen en cuenta lo que les digan, al menos esa es la idea.