26.1°C / 79°F
$17.40 - $18.40

La información no basta para prevenir

Por: Alejandro Velasco | 08 de agosto, 2017 - 03:15 | Opinión |

Una de las principales razones que ostentan quienes están en contra de la legalización de la marihuana es que con la posibilidad de ponerla más al alcance de todos, (con todo y sus restricciones) es que se incrementaría el consumo, ya que como actualmente está prohibida, aunque muchos digan que se puede encontrar en cualquier parte, la realidad es que si no la estás buscando, muy posiblemente no la encuentres o quizás, como en el caso de un servidor nunca se tenga la oportunidad ni siquiera de verla de bulto, menos utilizarla.

Mientras que quienes están a favor insisten en que, el que la quiera probar basta con que la pida y alguien se acercara a vendérsela, y no lo dudo, pero no está a la vista de todos, caso contrario si se legalizara, los expendios autorizados en algún momento se tendrían a la vista con la posibilidad de, aunque sea por curiosidad, entrar a conocer y ya dentro adquirir una muestra.

Pero además aunque en un principio si se llegara a legalizar se haría aplicándole múltiples controles y restricciones, muy seguramente con el paso del tiempo, esas regulaciones se irían haciendo menos estrictas para finalmente, si tenerla a plena disposición como ocurre con el tabaco o el alcohol, el cual está en prácticamente todos los supermercados y tiendas de conveniencia y nadie se asusta de ello, precisamente porque ya estamos habituados a ver esos productos en los anaqueles y refrigeradores de los expendios, junto con otros productos de uso cotidiano como el agua, los refrescos y otras bebidas sin alcohol.

Y lo anterior se lo comento porque en Estados Unidos, país que ya tiene legalizada la marihuana en algunos estados, se está empezando a poner de moda que, en las bodas, así como se ponen los Candy bar, o los arreglos florales como centro de mesa, ahora se usa el incluir el cannabis, como parte de las novedades que se le ofrecen a los invitados.

Y es que según un artículo del periódico digital “Milenio”, que hace referencia a información del sitio Bloomberg, cada vez es más común encontrarse con personas dedicadas a planificar bodas que ofrecen servicios que incluyen el armado de una barra de marihuana o darle ese toque verde seco, mismos que cobran cifras de entre 50 y 100 dólares por hora, incluso una de estas organizadoras dijo que el estigma del consumo de la droga ha ido a la baja, y puso como ejemplo que el primer año que inicio con este negocio, apenas pudo organizar cinco bodas, mientras que en lo que resta de este 2017, tiene ya programadas 12, más las que se pudieran agregar, además menciona que la mitad de sus clientes son consumidores ocasionales mientras que la otra mitad si son asiduos por lo mismo solicitan rituales en los que se incluye la marihuana como protagonista, así mismo dice que incluso gente que no vive en el estado en el que se permite su consumo legal, deciden organizar su boda donde sí se pueda para tener esa experiencia.

Según el artículo, el área donde se colocará el bar de marihuana, deberá estar en un lugar donde no moleste a quien no quiera participar de tal experiencia, además incluye opciones para quienes no son consumidores, pero dadas las circunstancias les gustaría probar, lo que demuestra que, si se tiene la oportunidad de probar la marihuana, algunas personas lo harán simplemente por tener la experiencia, lo que podría provocar más adictos a esta droga.

Así que, aunque se diga que para nada se incrementaría el consumo de la referida droga al despenalizarla, la realidad es que muy seguramente si y habría consumidores de ocasión como en el caso del alcohol y el tabaco, con el riesgo de concentrarle el gusto y hacerse dependientes de la hierba.

Y lo malo es que la mejor forma de prevenir cualquier adicción es con información, pero pese a que muchos sabemos perfectamente que el consumir cualquier tipo de droga afecta al organismo y los reflejos, en la actualidad es poca la gente que concibe una celebración sin alcohol, y muy seguramente si le preguntaran a todos los asistentes a una fiesta, si saben los daños que provoca consumir alcohol, la gran mayoría contestaría acertadamente, de todas formas el consumo no se detiene, así que la información no resulta efectiva para prevenir las adicciones. Posiblemente quienes estén a favor de legalizar las drogas tenga una mejor fórmula para que no se eleve el número de consumidores, lo malo es que, si la tienen, no la han compartido, pues el problema con las drogas legales no se ha podido disminuir y por el contrario va en aumento, cuando lo ideal sería un consumo responsable, al menos esa es la idea