7.8°C / 46.1°F
$18.20 - $19.20

Cuestión de visión

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha | 01 de agosto, 2017 - 05:44 | Opinión |

Yo tengo clavada en mi conciencia, desde mi infancia, la visión sombría del jornalero, del obrero, los he visto pasear su hambre por las calles del pueblo. Blas Infante de la Vega, ensayista español.

En días pasados, no se cuántos, en la tierra donde según Lara hacen su nido las olas del mar, Veracruz, Quique Peña -para los compas-, expresó que el México de HOY, no es el mismo del 2012, pues entre otros ¿logros? se ha cambiado ¡joder! (comillas y término admirativo son nuestros), el rostro de la economía del país y está en marcha el nuevo modelo educativo.

Lo anterior lo expresó el Jefe Nacional, en la graduación de la Generación 2017 de la H. Escuela Naval Militar, donde agregó don Enrique, que en 5 años 5 se ha cambiado el rostro de la economía de México, pero este cambio debe llegar a cada entidad, a cada municipio, terminando el mexiquense con que todavía falta mucho por hacer.

Y en esto último tiene razón el inquilino temporal de Palacio Nacional, faltan muchas, pero muchas cosas por hacer en este país de gloria suma, como por ejemplo, escuelas dignas en todo el territorio nacional, para que después, haya educación de calidad, como lo hay en todas las Escuelas Militares Nacionales, a las cuales -siendo las únicas- les llega con puntualidad, todo tipo de presupuestos y tratan de que tanto sus cursos militares, así como los educativos culturales y científicos, vayan al ritmo del siglo XXI.

Y en cuanto a que el México de hoy no es el mismo del 2017, también le concedemos la razón al Jefe, pues la pobreza y la miseria siguen a la alza en este Cuerno de la Abundancia, por más que los jilgueros del sistema, nos quieran lavar el cerebro a través de la "tivi"; y en cuanto a que el rostro de  la economía ha cambiado, definitivamente no estamos de acuerdo con el señor de Los Pinoles, pues mientras siga habiendo  en el territorio nacional, millones de jornaleros y obreros con salario mínimo, ínfimo, injusto, indigno, no podemos aceptar que la economía ha llegado a todos los sectores de la población.

La economía mexicana ha cambiado señor Presidente, pero solamente para beneficio del gran capital, para beneficio de los gobernantes y funcionarios públicos ratas, vividores de los dineros del pueblo, pregúntele a las amas de casa, a ver si en los últimos 5 años 5, su economía familiar ha mejorado sustancialmente; pregúntele a los millones de asalariados de ochenta pesos diarios, si pueden dormir tranquilos cuando les llegan los cobros de los pésimos servicios públicos; pregúnteles a los padres y madres de familia si pueden conciliar el sueño, ahora que tangan qué comprar los útiles escolares y el uniforme. ¿Será cuestión de visión?

Se llevaría una desagradable sorpresa señor Enrique Peña Nieto, lo menos que puede hacer como Jefe de la Indiada, es girar instrucciones a los que le redactan sus discursos, que tengan un poco más de sensibilidad política y dejen de lastimar al pueblo, a ese pueblo mexicano que lo llevó al poder, bien o mal, pero del cuál está disfrutando, al igual que muchos de los que lo rodean y son genuflexos ante usted. Vale.

Por Cuauhtémoc Monreal Rocha