10.4°C / 50.7°F
$18.20 - $19.20

Contaminación del aire

Por: Alejandro Velasco | 27 de julio, 2017 - 03:15 | Opinión |

En Ciudad Juárez no tenemos una buena calidad de aire eso es algo que se ha mencionado desde hace mucho tiempo, y para poder afirmar lo anterior administraciones pasadas contaban con unidades de monitoreo que se instalaban en distintos puntos de nuestra localidad, mientras que en otros casos dichos instrumentos estaban de forma permanente en ciertos lugares, de esa manera podían realizar la medición de la calidad del aire en cuanto a contaminantes y partículas suspendidas en el ambiente y obtener de forma más o menos certera, qué tan bueno o malo era el aire de cierta área. Últimamente eso aparentemente se sigue haciendo, aunque ya no se brinda la información como se hacía antes, pero si con los datos que nos proporcionaban, en algún momento se llegó a pensar en implementar un programa similar a el denominado “hoy no circula”, como en la ciudad de México, imagínese en la actualidad, luego de tanto tiempo que ha transcurrido y de que no se tienen políticas publicas tendientes a disminuir la contaminación que todos los días respiramos.

Sin embargo y pese a lo anterior parece que muchos no entendemos el problema que representa el lanzar contaminantes al aire, pues existen personas que continúan con la práctica de quemar su basura, y aunque parezca increíble, esta nociva costumbre se lleva a cabo en muy diversos puntos de la ciudad, contrario a lo que se podría pensar de que solo en la periferia y ante la ausencia de los camiones recolectores de basura, la gente se vea obligada a deshacerse de sus desechos prendiéndoles fuego, ya que la propia autoridad ha tenido que atender llamados de ciudadanos que alertan de un posible incendio en un domicilio, y cuando llegan los bomberos resulta que un vecino decidió que con fuego podía eliminar la basura acumulada en su patio, situación que es sumamente peligrosa, pues de salirse de control, se puede convertir, entonces sí, en un incendio con consecuencias no calculadas.

Y como le digo esto ocurre en muy diversas partes de la ciudad, algunos juarenses lo llevan a la práctica porque lo que están destruyendo son papeles que de caer en manos de delincuentes podrían representarles serios problemas, así que para evitarlo la forma más “fácil” es quemarlos, fácil entre comillas pues, como le digo, si no se está muy al pendiente de la combustión, bien podría desatarse un incendio.

Pero al margen de que se provoque un incendio está el otro problema de la contaminación, ya que sobre todo en tiempo de calor lo que ocurre es que como la mayoría tiene sus aires evaporativos trabajando, los aparatos absorben el aire del exterior y si está contaminado de humo este entrará en las viviendas afectado a sus moradores, y eso no lo ven quienes le prenden fuego a sus desechos.

Pero si nos vamos a los lugares donde operan las ladrilleras, nos toparemos con otro problema de contaminación del aire, ya que los hornos en los que se fabrican los ladrillos, utilizan en algunos casos llantas o cualquier otro combustible que resulte económico para hornear el mencionado insumo de construcción y toda la contaminación que se genera simplemente se va al aire que todos respiramos, y aunque anteriormente se puso en operación un proyecto en el que se construyeron hornos ecológicos, el mismo fue abandonado y lo invertido se perdió, junto con la disminución de las emisiones de muy diversos contaminantes.

Por lo pronto en Juárez con lo único que contamos como medida para disminuir las emisiones contaminantes, es la verificación ecológica a los automóviles, lo malo es que esta no la llevan a cabo la mayoría de los conductores, sino que solo es un porcentaje que no llega a ser la mayoría y por lo mismo el problema persiste, nada más que como no lo vemos, no nos damos cuenta de la gravedad del mismo y aunque se cuenta con patrullas que supervisan la portación del engomado ecológico que demuestra que un vehículo ya está verificado y cumple con los estándares de emisiones, la realidad es que mientras no esté verificado el total del parque vehicular, seguiremos en las mismas, con todo lo que eso representa como las enfermedades respiratorias, alergias y demás enfermedades que muchos juarenses padecen y seguirán así pues desafortunadamente no existe la conciencia de la mayoría como para, por lo menos, traer su automóvil bien afinado y dentro de los estándares permitidos de emisiones, al menos esa es la idea.