26.1°C / 79°F
$17.40 - $18.40

Consumo de alcohol en menores

Por: Alejandro Velasco | 26 de julio, 2017 - 03:15 | Opinión |

Recientemente Integrantes de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos dieron a conocer que dentro de sus festejos de aniversario recibieron a un grupo de niños de entre 10 a 15 años de edad que solicitaron ayuda para dejar de ingerir bebidas alcohólicas y consumir drogas, situación que debería activar las señales de alerta, pues estaríamos frente a un problema de salud pública el cual debe ser atendido de manera urgente por parte de la Secretaría de Salud del Estado, así como por  Educación y Deporte Zona Norte. 

Uno de los miembros de AA recalcó que se ha acudido a primarias y secundarias de esta frontera donde se han percatado que una gran cantidad de estudiantes desde tercero de primaria ya han tenido contacto con el alcohol a tal grado de perder el conocimiento por el exceso de consumo. 

Por lo mismo la urgencia de atender el problema pero sobre todo prevenirlo, y en el terreno de la prevención no hay como los padres de familia o tutores, quienes son las personas más cercanas a los pequeños y por lo mismo, los que de forma directa pueden detectar si un menor ingirió alcohol o no, lo lamentable es que en muchas ocasiones son los propios padres quienes inician a sus hijos en la ingesta de bebidas alcohólicas, pues desde muy pequeños les dan sorbos de cerveza y les divierte ver las caras que hacen los bebes ante el sabor amargo de la cerveza y aunque parece una acción que no traería ninguna consecuencia, la realidad es otra completamente, pues se comienza a acostumbrar el paladar de los niños a ese sabor, de modo que más adelante no les va a desagradar en forma alguna.

Desafortunadamente mucha gente no puede concebir una fiesta o celebración del tipo que sea, sin el consumo de bebidas alcohólicas, incluso obligan a quien no toma a que mínimo consuma aunque sea una copa o cerveza, cosa que no he podido entender cuál es la razón de tal actitud, en la que no pueden tolerar que alguien no esté tomando en una reunión.

Lo más lamentable es que existen individuos que se vuelven adictos al alcohol a grado tal que se hacen dependientes y es cuando surge el alcoholismo, al que se le ha denominado enfermedad, por alguna razón, pues a las adicciones a otras drogas no se les llama enfermedad como al tabaco o cualquiera otra; y es que una cosa es que el consumo de estas sustancias provoque  padecimientos por la destrucción que provocan, y otra es que el mismo consumo se considere enfermedad. Por supuesto que para nadie es desconocido que el abstenerse de su adicción resulta insoportable, pues el organismo esta tan acostumbrado que lo necesita, por lo mismo es necesario atenderse antes de que los daños sean irreversibles.

Pero definitivamente tales adicciones no se combaten echándole la culpa a los demás, pues de inmediato surgen quienes acusan a los medios de fomentar el consumo, situación que es falsa, pues cada quien decide si toma o no, además de que todos sabemos el daño que producen en la salud, pero aun así siguen siendo productos muy consumidos, pero también es necesario reconocer que si se toma con moderación no afectan en lo más mínimo a la salud, lo malo es que son pocas las personas que toman por el sabor, pues la gran mayoría lo hacen por los efectos, incluso hay quien se molestan porque al consumir alimentos se les baja el efecto de la borrachera.

No es extraño escuchar a gente que afirma que se la pasó muy bien en la fiesta, pues se puso una borrachera que ni se acuerda de lo que hizo, ni como llegó a su casa y hasta espera el fin de semana para repetir la experiencia en la que no están en sus cinco sentidos y por lo mismo hacen cosas que no harían de forma consiente, bueno hasta se  justifican, afirmando que al punto borracho no sabían lo que hacían, pero la verdad es que no hay borracho que coma lumbre, lo que significa que no están tan fuera de la realidad.

En fin el problema del alcoholismo es grave pues nuestro país ocupa el décimo lugar en América Latina según la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de que más del 13% de la población presenta síndrome de dependencia, y es el principal causante de accidentes con un 70%, por lo mismo ante la inconciencia de algunas personas que se aferran a conducir un automotor, la autoridad debe intervenir, pues en lo que educa a la población para que sea consciente de lo que puede provocar, las fatalidades ocurren, como ya lo hemos visto en nuestra ciudad y estamos seguros que nadie quiere verse involucrado en un accidente de consecuencias fatales, al menos esa es la idea.