29.5°C / 85.1°F
$16.74 - $17.83

Detrás de la noticia: Lucrar con los rezagos, no debe ser bandera política

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 25 de julio, 2017 - 05:44 | Opinión |

(A los familiares y amigos de nuestro compañero y amigo periodista y escritor Abel Santiago por su lamentable fallecimiento. Un abrazo solidario en estos momentos difíciles. ¡Descanse en paz al lado de su hermano René!)

Uno de los mayores aciertos, por cierto muy pocos, del nefasto ex gobernador Heladio Ramírez López, quien entregó el IEEPO a la CNTE, fue afirmar que Oaxaca está pobre, no es pobre.

No faltó razón al Hijo Predilecto de Santa María Ayú. Oaxaca, es inmensamente rica en recursos naturales, sabiduría e inteligencia de sus hijos y, por supuesto, en dinero.

Efectivamente, tan es así que la única industria más exitosa y que nunca pierde, es la de la presión y el chantaje político, desde hace casi medio siglo. Y en permanente crecimiento.

Para tener una idea más clara de la magnitud de la enorme riqueza de Oaxaca, la Gran Señora del Sur, baste mencionar que hoy suman 685 organizaciones sociales que parasitan en el estado.

Las hay de todos colores e intereses, ligadas a partidos políticos, iglesias, cámaras y organismos empresariales, medios de comunicación, crimen organizado, narcotráfico y a la guerrilla.

Los dirigentes de todas esas organizaciones sociales radicales, empezando por la Sección XXII de la CNTE, ven como botín el multimillonario presupuesto anual del Gobierno de Oaxaca.

La genial perversidad de los presidentes de la República, priistas y panistas, así como de los gobernadores priistas y coalicionista, prohijó su creación y operación con recursos públicos.

Además de cómplices de los gobernantes en turno, los dirigentes de todas esas organizaciones sociales radicales, en mayor o menor medida han sido sus títeres para golpear a sus enemigos.

El priista Frente Estudiantil Benito Juárez, la izquierdosa Federación Estudiantil Oaxaqueña, el Bufete Popular Universitario e, incluso, la guerrilla de la Unión del Pueblo, fueron obra de los gobiernos priistas en complicidad con la Iglesia y con el PAN.

La creación de la Liga Comunista 23 de Septiembre en el Instituto Tecnológico de Monterrey fue obra de los jesuitas con Ignacio Salas Obregón, mientras el surgimiento de la Unión del Pueblo en Oaxaca, fue promovida por el panista Arturo Cortés Gutiérrez.

¡Cómo olvidar la creación de la Coalición Obrero, Campesino, Estudiantil de Oaxaca y del Istmo (COCEO-COCEI) y, posteriormente, el fortalecimiento de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM), para incendiar Oaxaca con la invasión de tierras!

El saldo de medio siglo de supuesta lucha revolucionaria desde la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y desde la Sección XXII de la CNTE, es totalmente negativo. Ha destruido la instrucción pública a grado tal de contribuir a su privatización.

Ahí está la proliferación de escuelas y universidades privadas, a las que los comandantes revolucionarios, públicos y clandestinos de la Sección XXII de la CNTE, y de las organizaciones sociales, envían a sus hijos para instruirles en el sistema capitalista.

Es paradigmático el escándalo provocado por la incongruencia y farsa revolucionaria izquierdoza de Flavio Sosa Villavicencio al revelarse en pleno conflicto de 2006 que sus hijas estudiaban en el Instituto Federico Froebel, una de las escuelas privadas más caras.

Hoy por hoy, la otrora gloriosa universidad pública ha sido entregada por el revolucionario Abraham Martínez Alavez y su familia, cómplice del gobernador Heladio Ramírez, al narcomenudismo. Los porros han sido convertidos en sicarios de los rectores-capos.

La lucha revolucionaria por una sociedad sin clases, lo que han conseguido con los paros escolares, solo han traído consigo el surgimiento de una nueva clase capitalista: los dirigentes se han enriquecido a manos llenas con la ignorancia y miseria del pueblo oaxaqueño.

Acaso es mayor y mejor el nivel de la calidad de vida de las familias de los indígenas, campesinos, obreros, colonos, profesionales independientes. ¡Claro que no. Es peor que antes!

¿Dónde están, pues, las carretadas de dinero que el pueblo paga en impuestos y que mal administran los gobiernos en turno? Están en las cuentas bancarias o caja fuerte de los dirigentes magisteriales, como Chico Pelón, o la residencia de pésimo gusto de “Pancho Mugres”, capo del Frente Popular 14 de Junio.

A la luz de esta realidad revisten singular trascendencia los valiosos conceptos expuestos por Enrique Lira Vásquez, con motivo del 145 Aniversario Luctuoso de don Benito Juárez García.

El Síndico Segundo del Ayuntamiento Municipal de Oaxaca de Juárez reconoció que, efectivamente no se puede negar, que existen rezagos lamentables hoy en día para muchos mexicanos y mexicanas; sin embargo, estos rezagos no deben ser bandera política.

Enrique Lira Vásquez sostuvo que México requiere de una participación responsable y ética, fundada en la legalidad, particularmente de quienes tienen en sus manos el destino del país y de quienes aspiran a ocupar cualquier cargo público en el quehacer institucional.

“Resulta inconcebible que algunos se aprovechen de estos rezagos y con una ausencia notoria de principios y valores juaristas, conduzcan su actuar de esa forma, siendo que en el honroso privilegio de servir a los demás, es nuestro deber enaltecer ante todo, el legado del Benemérito de las Américas, si no, para qué estaríamos honrando la memoria de hombres como él”, dijo enfático Lira Vásquez.

Al lado de Pablo Irineo Calderón González, Enrique Lira Vásquez, es uno de los hombres del Presidente Municipal José Antonio Hernández Fraguas, y ambos los principales operadores políticos del Gobierno Municipal capitalino.

En este contexto, manifestó que las fuerzas sociales y políticas pueden divergir como esencia de la libertad de ideas, pero también pueden confluir mediante el diálogo, la concertación y el debate; estos deben ser los instrumentos para fortalecer el quehacer público y la solución a esos rezagos, pero siempre respetuosos de ese poder emanado única y exclusivamente del pueblo.

“No debemos hacer de la crítica, de la diatriba ni de las injurias, el medio para denostar cualquier actividad institucional que nos permita transitar al desarrollo igualitario, a los equilibrios, a los grandes acuerdos, al progreso anhelado y particularmente a la igualdad de oportunidades”, convocó el síndico municipal.

En el marco del 145 aniversario luctuoso del Benemérito de las Américas, Benito Juárez García- que se conmemora cada 18 de julio- dijo que al paso de la historia, Juárez nos deja claro que pudo, pese a su origen adverso y las dificultades en su vida, encontrar la respuesta que México reclamaba para ungirnos como una nación soberana, independiente, en evolución y acorde al contexto globalizado de esa época.

En clara alusión a la rebelión de los nueve regidores del PRI, PAN, PT y Morena, Lira Vásquez puntualizó: Por ello, no se trata de decir no, solamente para ganar adeptos o reclutar inconformes; si hay un no, que sea con la propuesta de cómo sí, que sea con una alternativa de cómo avanzar, de cómo encontrar una solución.

“Oaxaca merece un gran futuro, es un deseo colectivo permanente de muchas generaciones y es una obligación moral de todos, más aún en Oaxaca, para ir acordes con el pensamiento juarista, contribuir para encontrar soluciones consistentes, duraderas, posibles y tangibles”, sostuvo Lira Vásquez al recordar que Juárez convocó en su época a sumar voluntades y aún estamos en tiempo de hacerlo, lo que se traduce en una tarea permanente.

Y continuó: “que cada quien asuma su responsabilidad, desde cada una de sus trincheras. Si es desde el servicio público, que se cumpla con las obligaciones que la ley faculta; si es desde un espacio de la sociedad, que se haga lo que la ley no prohíbe, desde luego, sin transgredir los derechos de terceros”.

Con esta convicción –concluyó Lira Vásquez- la mejor forma de rendir tributo a la gran nación heredada por Juárez, es aportar lo mejor de nosotros para que Oaxaca siga de pie, para que Oaxaca avance, para que Oaxaca sea lugar de oportunidades y dejemos atrás las diferencias y desigualdades. Nuevas actitudes y nuevas formas de convivencia, con respeto y trabajo mutuo son nuestro reto.

Detrás de la noticia
Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila