7.1°C / 44.8°F
$18.20 - $19.20

Prohibido quejarse…

Por: Alejandro Velasco | 17 de julio, 2017 - 03:15 | Opinión |

Recientemente el papa Francisco colgó un cartelito en la puerta de su habitación en su residencia, en el que se puede leer, “prohibido quejarse”, dicho letrero fue un regalo del psicólogo Salvo Noé, durante una audiencia general.

Lo anterior fue dado a conocer por la página de internet de información religiosa del diario La Stampa, en la que también escriben que los trasgresores están afectados por un “síndrome de victimismo con la consecuente disminución del humor y de la capacidad para resolver problemas”

Y agrega que la sanción para los infractores “es doble si la vulneración es cometida ante la presencia de niños”

Además, el cartelito finaliza con un consejo “para volverse el mejor hay que concentrarse en las propias potencialidades y no en los límites, por lo tanto, deja de quejarte y actúa para hacer mejor tu vida”.

Salvo Noé, es además autor de libros y de cursos de motivación y cuentan que cuando el papa recibió el regalo le dijo que lo colgaría en la puerta de su oficina donde recibe a las personas.

Y es que parece que en la actualidad lo único que hacemos es quejarnos de todo y por todo, además de encontrar a un culpable de lo que nos pasa, cuando la responsabilidad es de cada quien, por lo mismo eso de quejarse no sirve más que para el desahogo, porque en realidad nada se gana con la simple queja, al contrario, lo que se debe hacer es poner manos a la obra y encontrar las soluciones que requerimos para salir delante de cualquier problema que nos aqueje, nada más que eso es lo más complicado, pues eso requiere de fuerza de voluntad y de iniciativa, misma que no todos cuentan con ella entre sus talentos o habilidades, siempre es más fácil quejarse que ofrecer soluciones o alternativas en la resolución de problemas.

Y el ejemplo más reciente es el que vivimos apenas el sábado pasado, día que nos mostró una vez más la fuerza de la naturaleza que no le importa si existen viviendas o asentamientos humanos en los arroyos que llevarán el agua de lluvia hasta su destino final, por lo mismo se lleva todo lo que este a su paso, al no tener otra salida para continuar con su camino.

De inmediato surgen las quejas sobre la prácticamente nula infraestructura que tiene nuestra ciudad, en cuanto al manejo de agua de lluvia se refiere, ya que, pese a que existen alternativas para darle salida al agua, estas no se utilizan y seguimos padeciendo cada que llueve de un sinnúmero de desperfectos y afectaciones que parecen no importarles a las autoridades que simplemente salen a reaccionar ante un fenómeno que bien se podría prever para tener con que enfrentarlo.

En lugar de eso seguimos en las mismas sin darle uso a la Acequia Madre o al propio Rio Bravo, dos causes que servirían bastante bien para desfogar las calles de nuestra adolorida ciudad, lo más lamentable es que las autoridades siempre salen con la misma historia de que se necesitan cantidades impresionantes de dinero para poder construir un drenaje pluvial; algunos políticos afirman que son más de 20 mil millones de pesos para realizar una obra de ese tamaño, otros le suben hasta 40 mil; el caso es que no se hace nada y mientras las lluvias siguen siendo el talón de Aquiles de ciudad Juárez.

Sin embargo, nadie les ha dicho a las autoridades que queremos que una construcción de tan grandes proporciones se haga en un trienio o sexenio, dado que resulta imposible, pero si desde hace varios años se hubiera comenzado por etapas, actualmente ya lo tendríamos.

Por eso es sumamente importante dejar de quejarse y ponerse a trabajar, al menos esa es la idea.