31.1°C / 88°F
$16.54 - $17.62

Mexicana Sánchez-Kane destaca en Semana de Moda Masculina NY

Por: Agencia AP | 15 de julio, 2017 - 19:19 | De Interés |
Associated Press

Nueva York.- La diseñadora mexicana Bárbara Sánchez-Kane canalizó el caos emocional y el clima político en la Semana de la Moda Masculina de Nueva York.

Con mensajes como "Haute Couture Barrio" en el dorso de una chaqueta de mezclilla desensamblada y bigotes pintados en los rostros de sus modelos con mensajes como “hechos alternativos” ("Alternative Facts") y “pánico moral” ("Moral Panic"), Sánchez-Kane apeló a sus propias emociones, cuestionó los papeles de la familia, la sociedad y la religión, y abordó con audacia las políticas de género y de las relaciones méxico-estadounidenses.

Y eso solo esta temporada.

Con los apuntes de su propio diario siempre como guía, la creativa de 29 años radicada en Mérida, Yucatán, presentó su primer gran show en solitario en Nueva York. La herencia y el caos emocional de navegar las rígidas reglas culturales cuando todo lo que uno quiere es liberarse se tradujeron en bordados fogosos (cortesía de artesanos mayas en su país) y piezas envolventes con telas y metales como símbolo de restricción.

Sánchez-Kane hizo que sus modelos se congregaran en la pasarela alrededor de una fotocopiadora, tomaran imágenes de sí mismos, las pegaran en las paredes y luego las arrancaran y arrugaran hasta hacerlas pelotas para tirarlas al piso.

Sus mensajes escritos incluyeron una camiseta en la que decía “Amante del freelance” ("Freelance lover"), mientras que en otra pieza usó la poderosa frase en español "La violencia de género mata mujeres". Un tercer mensaje, en la parte trasera de una chaqueta y escrito con letras rojas, decía en inglés: "RELACIÓN POST-COITO, RELACIÓN POST-COLONIAL".

Gran parte de lo que quería expresar, dijo en una entrevista entre bambalinas, se reducía en su mente a "contrabando" de todo tipo.

"Para mí, el contrabando es esconderse; si uno tiene sentimientos reprimidos los está escondiendo, y yo asocié eso para crear un patrón. Es sobre ese sentimiento escondido, cuando la gente no quiere que seas ciertas cosas cuando crezcas. En México, la sociedad es muy estricta".

Sánchez-Kane estudió originalmente ingeniería industrial. Cuando quiso dejar la universidad para dedicarse en vez a la moda, su madre, Beatriz Kane McNally, nacida en Estados Unidos, insistió en que terminara sus estudios.

"Sólo le faltaban seis cursos. Le dije que podía hacer lo que quisiera después", dijo Kane McNally, quien estuvo sentada en primera fila para ver el desfile de su hija.

Sánchez-Kane estudió diseño de moda en Florencia, pero la ingeniería industrial desempeña un papel importante en su trabajo.

"Creo que por eso me fui por la moda masculina. Para mí, diseñar vestidos sueltos jamás funcionará porque la ingeniería me parece muy rígida. Eso se traduce a cuerpos de hombre. Uso mucho trabajo en metal que viene de la ingeniería", explicó.

Esta colección incluye un par de piernas de mujer entaconadas hechas con metal, extendidas como águila en un atuendo. Usó la misma imagen en una proyección en la pared mientras sus modelos desfilaban, incluida una única mujer vestida como para una batalla, con unos pantalones hechos con grandes bultos que parecían paquetes de munición a lo largo de sus piernas.

¿Qué sabe ahora Beatriz de los diseños de su hija?

"No los entiendo mucho, a decir verdad", dijo la madre. "A veces cuando ella me pregunta, '¿te gusta?', le digo, 'le estás preguntando a la persona equivocada, yo no sé mucho de moda'".

En sus cuatro días la Semana de la Moda de Nueva York incluyó otras propuestas interesantes como un viaje al barrio chino cortesía de Raf Simons. El director creativo de Calvin Klein presentó la colección de su propia marca en medio del bramido de los trenes subterráneos, y sus modelos, con paraguas y botas de lluvia robustas, evocaron a los replicantes de la película "Blade Runner".

Asimismo, Todd Snyder, alimentado por un espíritu viajero, se enfocó en la diversidad cultural inspirado en Marrakech, Japón, Dubái y otros destinos, con una línea de ropa suelta y sencilla que incluyó shorts, pantalones a rayas y trajes sastre.

Y Emily Adams Bode, de Bode New York, trabajó con linos antiguos y presentó a sus modelos no en una pasarela, sino recostados en camas como piezas de museo.