37.5°C / 99.5°F
$16.72 - $17.75

Vivienda vertical

Por: Alejandro Velasco | 14 de julio, 2017 - 03:15 | Opinión |

Parece que por fin nuestra ciudad va a ingresar a una nueva forma de construir vivienda en la que se pretende aprovechar la disponibilidad de servicios además de concentrar en la mancha urbana a la población, evitando así la expansión desordenada.

Y es que el INFONAVIT y la Comisión Nacional de la Vivienda, han contemplado unirse para realizar una inversión millonaria que impulsé la construcción de vivienda vertical; Carlos Borruel Baquera, director general de la Comisión Estatal de Vivienda Suelo e Infraestructura del Estado de Chihuahua, indicó que Ciudad Juárez cuenta con las características para realizar este tipo de construcción.

Dijo que ya tuvo pláticas con la Secretaría de Desarrollo Urbano para buscar reserva territorial con ese propósito en mente, pero no descartó la posibilidad que el plan piloto en la construcción de vivienda vertical se pueda realizar en el área de El Chamizal o terrenos cercanos a la Zona Centro.

Y entre las ventajas de construir vivienda vertical están: 

Que se le considera la estrategia más fuerte para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en general. Este concepto de vida hace alusión al bienestar de todas las facetas del ser humano para satisfacer sus necesidades materiales, psicológicas, sociales y económicas. 

Una de las mayores ventajas de ésta modalidad es el fácil acceso a los servicios públicos ya que se erige en zonas completamente desarrolladas en cuanto a infraestructura se refiere. La vivienda vertical busca estar en la mancha urbana con el fin de abastecer a la mayor cantidad de usuarios en un solo sector y dotarlo de plusvalía. Estar más cerca del trabajo, escuela, instituciones bancarias, centros de recreación y de más, es uno de los aspectos que los usuarios consideran de mayor importancia al elegir un hogar, y más en la actualidad en la que los tiempos de traslado representan una importante pérdida de tiempo para la población.

La vivienda vertical se dibuja como un componente vital en la búsqueda de un crecimiento urbano más ordenado pues favorece la sustentabilidad en distintas vertientes: ecológica, económica y social al tiempo que optimiza los espacios y usos de suelo.

En cuanto a las experiencias en otras partes del país; la Ciudad de México tiene a la vivienda vertical como una prioridad de su Plan Nacional de Vivienda, de hecho, desde 2014 comienza a subsidiar su adquisición y construcción, enfocándose a la vivienda vertical del segmento social y medio. En sus planes verticales el gobierno busca acercar los centros laborales a las áreas residenciales.

Hoy en día la vivienda vertical continúa reinventándose y buscando elevar el nivel de vida de sus habitantes al tiempo que protege el espacio urbano, otras de las ventajas que una vivienda vertical ha desarrollado actualmente se clasifican en tres categorías principales: ubicación, amenidades y servicios.

En México varios son los estados que están apostando por un plan de desarrollo urbano que incluye la vivienda vertical, el caso de Yucatán es uno de los más exitosos pues el impulso a estas construcciones ha llevado al mejor uso de la infraestructura urbana existente. Los desarrollos verticales han venido a cambiar la dinámica residencial de esta ciudad del sureste mexicano que poco a poco va mutando y prefiriendo la vivienda vertical frente a la horizontal. Según datos de Lamudi, el precio promedio de venta de una vivienda vertical en Mérida es de poco más de 2 millones de pesos, aunque en el segmento residencial plus los apartamentos llegan a rebasar los 6 millones 500 mil pesos.

Otras ciudades-casos exitosos de verticalidad mexicana son León y Querétaro, en el caso de Querétaro, durante el 2016, la vivienda vertical se vendió en promedio en 2 millones, mientras que, creciendo de una manera importante, el sector de vivienda residencial plus oferta departamentos que rebasan los 5 millones de pesos.

En León el impulso a la vivienda vertical ha buscado rescatar zonas urbanas que habían caído en el abandono, de esta manera áreas que ya cuentan con servicios básicos son adaptadas para la construcción de viviendas de interés social o del segmento medio a residencial. Los precios que el mercado inmobiliario ha manejado durante este año van desde los 300 mil pesos llegando a rebasar los 4 millones de pesos en el segmento más costoso.

El valor de un edificio vertical va al alza en el mercado inmobiliario. Si observamos el comportamiento de los departamentos de la Ciudad de México del segmento residencial plus (el cual inicia en las propiedades de más de 2 millones 600 mil pesos y se caracteriza por ser minucioso en el cumplimiento de buena ubicación, amenidades y servicios) podemos establecer que es el sector con mejor ritmo de ventas, el precio promedio de estos departamentos se sitúa arriba de los 7 millones, cifra que continúa siendo más baja que una casa del mismo segmento, pues estas propiedades suelen venderse en cerca de 10 millones de pesos.

Mientras que en nuestra ciudad todo parece indicar que la vivienda vertical estará dirigida a un segmento de población que no cuenta con tanto poder adquisitivo pues, Carlos Borruel, director de COESVI, dijo que el proyecto que tienen consistiría en edificios de no más de tres pisos, mismos que actualmente ya existen en Juárez y los casos más conocidos son los de los FOVISSSTE, así que aún falta tiempo para poder ver las grandes construcciones dirigidas a la clase alta, mismas que le darían un plus al sector donde se desarrollen, al menos esa es la idea.