7.1°C / 44.8°F
$18.20 - $19.20

Legisladores contra la obesidad infantil

Por: Alejandro Velasco | 13 de julio, 2017 - 03:15 | Opinión |

El problema del sobrepeso en México no es cosa menor, ello lo vemos reflejado en buena parte de la población adulta, pero también y desafortunadamente en la niñez, incluso contamos con primeros lugares en obesidad infantil a nivel mundial, situación que pone en alerta a las instituciones de salud, mismas que hay que decirlo, se preocupan y se ocupan en el tema, poniendo a disposición de la ciudadanía una serie de programas tendientes a disminuir la ingesta de alimentos que no necesariamente aportan mucho a la salud de quienes los consumen además de la realización de actividad física.

Ya en otras ocasiones en este mismo espacio le he mencionado como los consultorios que operan al interior de clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social, permanecen desoladas ante la indiferencia por parte de derechohabientes quienes no aprovechan ese apoyo de parte de la institución para que por medio de una dieta balanceada y cambios en los hábitos de actividad física, consigan bajar de peso.

Y es que el problema no es estético, sino de salud, ya que el sobrepeso y obesidad están directamente relacionados con otros padecimientos como la debates y enfermedades coronarias, lo malo es que hasta que se presenta una situación así es que la gente reacciona y entonces sí quieren que les resuelvan su problema como por arte de magia, y bajar, en unas cuantas semanas, los kilos que han acumulado  a lo largo de años en los que no se preocuparon por la calidad y cantidad de los alimentos que consumieron, además que esta visto la mayoría de la gente quiere evitar a toda costa la actividad física, bueno es tanta la aversión al ejercicio, que hacen lo que sea por ni siquiera caminar unas cuantas cuadras para llegar a las puertas por ejemplo de un supermercado y buscan afanosamente los lugares de estacionamiento más cercanos; incluso llegan a invadir los espacios especialmente destinados a personas con alguna discapacidad, importándoles un soberano cacahuate si alguien que verdaderamente necesita de esa facilidad, llega y se encuentra con que el espacio que debería ser para él lo ocupa alguien que no lo necesita.

Así que la obesidad y el sobrepeso, debería ser responsabilidad de cada individuo ya que resulta sumamente complicado que las autoridades estén supervisando tanto su ingesta como su actividad física, pero pese a ello en el Congreso local realizaron un exhorto a las Secretarías de Salud y Educación y Deporte de la entidad para redoblar esfuerzos en la aplicación de programas de control de sobrepeso, obesidad y nutrición de la niñez de Chihuahua con el fin de garantizarles el derecho fundamental a la salud

Por su parte la diputada panista Maribel Hernández, vocal de la Comisión de Salud en el Congreso del Estado comentó que esto obedece a la necesidad de que se diseñen proyectos y programas que de verdad puedan ser evaluados y que se vea reflejado en los menores.

Dijo que México tiene el primer lugar en obesidad y que los malos hábitos alimenticios se crean desde la infancia y son los adultos los responsables de lo que consumen y no consumen los menores, por lo que se hace necesario que los padres de familia tomen conciencia del daño que le hacen a sus vástagos, por lo que también sería deseable que la enseñanza se diera por medio del ejemplo, es decir que los niños vean a sus padres comiendo de forma sana y realizando algún tipo de ejercicio como el caminar en lugar de utilizar el vehículo hasta para ir a la esquina.

La intensión de la diputada es prevenir futuras enfermedades y fomentar el deporte dentro de la niñez chihuahuense. 

Evidentemente la intensión de la legisladora Hernández es muy buena, pero si simplemente se le deja a la autoridad esa responsabilidad no habrá programa de control de peso que sirva, pues como le decía anteriormente, los adultos son quienes deben poner el ejemplo a los más jóvenes, lo malo es que algunos afirman que ya no les interesa bajar de peso, pues no le ven la utilidad práctica y por lo mismo aunque saben los beneficios de mantener un peso adecuado, prefieren seguir en las mismas y por lo menos disfrutar de comer, finalmente es uno de los pocos placeres de la vida que se pueden dar.

En lo particular me ha tocado ver gente que está muy pasada de peso y aun así no tiene la intención de ponerse a dieta, pues argumentan que pese a que el medico ya les había advertido que de ello dependía mejorar su salud, afirmaban que nada más para eso trabajaban así que por más que les dijeran no cambiarían su forma de comer.

Y es que según especialistas, el ponerse a dieta es uno de los propósitos más difíciles de cumplir, ya que en el caso de la intensión de dejar de fumar, aunque es difícil, no lo es tanto, pues el individuo no se tiene que enfrentar todos los días a ver como otros fuman, pues basta con dejar de comprar las cajetillas y mantenerse firme en su intensión y en el caso de la comida se trata de una necesidad a la que hay que enfrentarse todos los días por lo menos tres veces al día, lo que complica sobremanera el reto de bajarle a la cantidad de alimentos que se ingieren.

Al final de cuentas todos sabemos que estar en el peso adecuado es lo más saludable, y pese a ello no hacemos el esfuerzo ni de comer mejor, ni de ejercitarnos por lo menos caminando y mientras persista esa actitud, las enfermedades como la diabetes, seguirán siendo de los principales padecimientos que desarrollamos como mexicanos y en esta ocasión, esa no es la idea