15.4°C / 59.7°F
$18.20 - $19.20

#JusticiaPorMiguel ¡Culpan del saqueo en SSO a Rafael! 

Por: Alfredo Martínez de Aguilar | 07 de julio, 2017 - 05:36 | Opinión |

Uno de las mayores virtudes humanas, ciudadanas y políticas del Caballero de la Política, Aquiles López Sosa, que en paz descanse, fue construir y cultivar amigos en todos lados

Oaxaca, Oax.- Ello permitió que siempre privilegiara el trabajo en equipo, conformado sabiamente por hombres y mujeres que entreveraban generaciones con juventud y amplia experiencia.

El Leviatan, representado por el PRI-gobierno es devora hombres. Es la reencarnación de Huitzilopochtli, el Dios de la Guerra, que se alimenta de sangre humana y requiere de muertes. 

Antes de morir en extrañas condiciones en un supuesto accidente en la supercarretera a Puebla, Aquiles, fue líder de la entonces Gran Comisión de la Legislatura local del Congreso del Estado.

Su prematura muerte impidió que fuera candidato del PRI a gobernador de Oaxaca y que el entonces gobernador José Murat se equivocara al apoyar la imposición de Ulises Ruiz.

No solo no fue candidato a gobernador Aquiles, tampoco lo fue Juan Díaz Pimentel, a pesar de la estrecha amistad con el entonces gobernador. Se antepuso el pragmatismo de la cercanía de Ulises Ruiz con Roberto Madrazo, candidato presidencial del PRI.

Tirios y troyanos coinciden que otro hubiera sido el destino de Oaxaca, si Aquiles hubiera sido gobernador, José Murat no hubiera sido traicionado ni hubiera estallado el conflicto de 2006.

Hago alusión a la memoria de Aquiles, a 14 años de su muerte, porque como líder del Congreso del Estado conocí como reportero a Luz María Sánchez, una de sus más eficientes y eficaces colaboradoras cercanas.

Siempre amable y atenta, su secretaria ejecutiva, se ganó el respeto, cariño y afecto de los periodistas que acudíamos a la Cámara de Diputados por información para nuestros medios.

Después de leer mi reciente columna sobre el asesinato de su yerno en el asalto ocurrido frente a BBVA Bancomer de Periférico, me buscó y dio una amplísima explicación sobre su el mismo.

Mostró fotografías para avalar su dicho sobre la honestidad de Miguel Napoleón Rodríguez Canales, de quien afirmó era un hombre trabajador, buen padre, buen esposo y buen yerno.

Miguel laboraba como guía de turistas en Bahías de Huatulco, pero a raíz del desplome de la afluencia turística por el conflicto de 2006, se vio obligado a trasladarse a la capital oaxaqueña.

Destacó que, dada la facilidad de hacer amigos que tenía su yerno logró encontrar trabajo en la ciudad de Oaxaca, además de la ayuda que ella misma le brindó con otros amigos más.

Luzma dio detalles que justificaban que calzara y vistiera ropa de marca. A nombre de su hija y de sus nietos, esposa e hijos de Miguel, pidió precisar la información por respeto a su memoria.

Si queremos que nuestros lectores crean en lo que escribimos estamos obligados a creer en su palabra cuando puntualicen alguna información en la que hayamos incurrido en omisiones.

No solo lo hacemos por obligación ética, sino que, al mismo tiempo, con toda dignidad pedimos disculpas a la esposa e hijos de Miguel Napoleón por nuestros comentarios sobre su asesinato.

Nos sumamos al creciente reclamo de los familiares y amigos de Miguel Napoleón Rodríguez Canales para que se haga justicia y su probable asesino y cómplices reciban el peso de la Ley.

Es nuestra convicción que lo que se escribe debe sostenerse con responsabilidad, pero también con toda dignidad y virilidad rectificar, pedir disculpas y si es necesario, incluso, pedir perdón.

Al margen de filias y fobias, las críticas por más ácidas y acerbas que sean, no son resultado de nada personal, por el contrario, tienen el propósito de coadyuvar al bienestar general.

A propósito de los muertos, elevamos nuestra más enérgica condena porque para protegerse y ponerse a salvo el ex Jefe de la Unidad de Finanzas de los Servicios de Salud de Oaxaca, Carlos Tito Rangel Hernández, culpa del saqueo a Rafael Pérez Gavilán Escalante a sabiendas que los muertos no pueden defenderse. 

Al ser acusado por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de abuso de autoridad en perjuicio de los Servicios de Salud de Oaxaca, negó los cargos que le imputan al rendir su declaración preparatoria por escrito ante personal actuante del Juzgado Segundo Penal.

Logró establecerse, según información publicada por El Imparcial, que Carlos Tito, al ser defendido por su abogado, entregó a dicho personal su declaración por escrito, en la cual dijo que "negaba categóricamente la emisión de delito alguno, además de que resultan falsos los delitos que le pretenden atribuir".

Agregó que en la celebración de los contratos de obra pública con las empresas constructoras que realizarían los diversos sanitarios ecológicos, él no tuvo participación alguna, asimismo, que no aparece su firma en ninguno de ellos, ni en los expedientes administrativos relativos a duchas contrataciones, puesto que, de acuerdo, con el Manual de Organización de los SSO, esas no eran sus funciones.

De igual manera, dijo que de acuerdo con sus funciones a él le correspondía proceder a efectuar el pago a diversos proveedores de la paraestatal para la cual laboraba, luego de que cada una de las diversas áreas involucradas hiciera los procedimientos administrativos y finanzas, así como la validación de los adeudos.

Agregó que realizado todo el procedimiento, él era instruido y recibía órdenes directas de Rafael Pérez Gavilán Escalante, -entonces- Subdirector General de Administración y Finanzas de los Servicios de Salud de Oaxaca, para que se procediera al pago correspondiente mediante cheque o transferencia electrónica, por lo que no incurrió en el delito de abuso de autoridad.

Posteriormente, por medio de su defensor, el indiciado solicitó la ampliación del término constitucional por otras 72 horas. Carlos Tito es acusado en once expedientes penales, del 44/2017 al 54/2017, todos por abuso de autoridad. En cada uno de los expedientes, Carlos Tito presentó dos hojas con su declaración escrita.

Según investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado (FGE), Carlos Tito, como Jefe de la Unidad de Finanzas de los Servicios de Salud de Oaxaca, presuntamente su conducta consistió en que realizó diversos pagos indebidamente al no recabar la documentación indispensable y a la cual estaba condicionada la liberación del recurso.

Se dijo que, el indiciado hizo dichos pagos sin haber requisitado la documentación soporte, previamente a la entrega del anticipo del 50 por ciento para la construcción de sanitarios ecológicos, a sabiendas que no reunía los requisitos al momento de la liberación del recurso.

Presuntamente, personal de los Servicios de Salud de Oaxaca al notar que los trabajos no se realizaban, se tomó el acuerdo de rescisión de contrato, por lo que un notario público notificó la resolución a dicha empresa. Posteriormente se realizó la denuncia correspondiente.

Detrás de la Noticia
Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila