18°C / 64.4°F
$18.20 - $19.20

El sobrepeso en México

Por: Alejandro Velasco | 04 de julio, 2017 - 03:15 | Opinión |

En la actualidad una de las principales preocupaciones de buena parte de la población en nuestro país es el sobrepeso, por lo mismo quienes lo padecen desean bajar los kilos de más, unos por salud, pues según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), reporta que entre 2006 y 2015 han fallecido un millón 716 mil 985 personas a causas de enfermedades asociadas con la obesidad, como la diabetes, isquemias del corazón, enfermedades hipertensivas, y diversas formas de hiperalimentación, mientras que existe otro grupo de mexicanos que buscan adelgazar por imagen, ya que tienen el deseo de usar algún tipo de vestimenta que, aparentemente,  solo se ve bien en personas delgadas o al menos esa es la apreciación que tienen, por lo mismo buscan afanosamente el método más efectivo para bajar de peso.

Por otro lado, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, afirma que nuestro país vive una epidemia de obesidad y sobrepeso, mismos que han detonado a su vez una epidemia de diabetes y demás enfermedades derivadas de no cuidar la alimentación.

Y la realidad es que el sobrepeso y obesidad no es gratuito, ni mala suerte como algunos afirman, sino que es el resultado de una mala alimentación desde temprana edad, esto se puede confirmar con los datos del Instituto Nacional de Salud Pública, mismo que afirma que en el grupo de población infantil en edades de los 5 a los 11 años, los hábitos alimenticios no son los mejores pues refieren que se observó un elevado consumo de alimentos que incrementa los riesgos de obesidad o enfermedades crónicas, por ejemplo menciona que 81.5% consumen bebidas azucaradas  no lácteas, 61.9% botanas dulces y postres y 53.4% cereales dulces.

Mientras que en el grupo de 12 a 18 años las cosas no son tan distintas, pues la estadística arroja que solamente 26.9% consume regularmente verduras, solo 63.1% consume regularmente leguminosas, y en cuanto a bebidas azucaradas, botanas y cereales los porcentajes son muy similares a los de los niños de 5 a 11 años, por lo mismo, como le decía, no es gratis que en México tengamos esos índices de obesidad y sobrepeso.

Pero al margen de esas cifras, que son verdaderamente alarmantes, están los métodos para bajar de peso, mismos que son muy variados y que en muchos de los casos no son los más saludable que se desearía, pues también deben responder a una demanda de parte de los consumidores que quieren bajar de peso rápido y con el menor esfuerzo, es así como recurren a productos de dudosa calidad, pero que prometen resultados impresionantes con solo ingerirlos, ya sea en forma de batidos o como tabletas que simplemente se ingieren y, al menos en teoría, consiguen el propósito de adelgazar, lo malo es que como muchos de estos productos se venden en el mercado negro, no se sabe su contenido y la gente los ingiere sin la más mínima precaución por lo mismo ocurren muertes que bien pudieron haberse evitado llevando a cabo un buen programa de nutrición

El caso más reciente de la ingesta de productos milagro para adelgazar que resultaron letales para el consumidor es el de la joven Lucero Priscila, quien compró en una página de Facebook unas pastillas termogénicas denominadas Avitia Cobrax, por un precio de mil 200 pesos; Lucero adquirió el producto para quitarse unos kilos demás que le quedaron después de su embarazo, y que efectivamente perdió 7 kilos en una semana, pero al mismo tiempo comenzó a experimentar fuertes dolores de cabeza, que la orillaron a internarse en un hospital privado debido a que sufrió un edema cerebral derivado del consumo del referido producto, su estado de salud se complicó cuando sufrió un paro cardiorrespiratorio, que afortunadamente lo médicos que la tendían lograron revivirla, no obstante el fin de semana falleció. Este caso ocurrió en Monterrey Nuevo León y las autoridades están investigando quienes venden este producto, que se afirma es de origen natural, pero no está regulado por la autoridad.

Y como este, existen muchos otros casos en que la gente en su afán por adelgazar, consumen lo que les recomienden pese a no contar con el aval del sector salud, poniendo en riesgo su vida.

Lamentablemente, este tipo de productos de siguen vendiendo debido a que mucha gente no está dispuesta a hacer el esfuerzo de llevar una dieta balanceada, diseñada por un experto en nutrición, mismo que de forma saludable llevará al paciente a bajar de peso sin los riesgos de utilizar fármacos que al final de cuentas puedan provocar otro tipo de padecimientos.

Es tanto el desinterés de la población por bajar de peso con un método que requiere de fuerza de voluntad, que los programas que ofrece el Seguro Social en sus clínicas, muy poca gente los lleva a cabo, incluso esos consultorios que pesan y miden a los derechohabientes, lucen desolados y hasta quienes los atienden le hablan a la gente que está esperando ver a su médico para atenderse de algún padecimiento, para que se acerquen y hacerle su expediente con sus respectivas recomendaciones en cuanto a dieta y ejercicio para bajar de peso, bueno ni cita se requiere en esos módulos y ni así la gente aprovecha esa disposición, pues prefieren lo más fácil, y mientras, las cifras de sobrepeso y obesidad seguramente seguirán creciendo en México, mientras la mayoría sabe perfectamente que con el simple hecho de comer más saludable y en cantidades moderadas de puede bajar de peso, al menos esa es la idea.