18°C / 64.4°F
$18.20 - $19.20

Mas leyes para prevenir juventud alcoholizada

Por: Alejandro Velasco | 29 de junio, 2017 - 03:15 | Opinión |

Un problema importante con el que se está lidiando desde hace años, es prevenir que los jóvenes comiencen a ingerir bebidas embriagantes desde temprana edad, para ello por ley está prohibido venderles o que consuman licor antes de los 18 años, pero a partir de esas edad están en completa libertad de hacerlo pues en nuestro país se les considera mayores de edad a quienes tenga de 18 para arriba, sin embargo es lamentable saber que muchos menores comienzan desde antes con esta práctica, cosa que se confirma casi todos los fines de semana, pues en los últimos meses se ha vuelto hasta cierto punto común enterarnos de que policías irrumpen en alguna fiesta de las denominadas “rave”, donde localizan sobre todo a menores ingiriendo bebidas alcohólicas por lo que de inmediato los aseguran y los llevan al Departamento de Trabajo Social, lugar al que tienen que acudir los padres o tutores para que se les entregue a sus muchachos y se les advierta de los riesgos que corren al participar de este tipo de fiestas.

La anterior es una de las formas en que la autoridad, en este caso, municipal intenta aplicar la ley que prohíbe a los jóvenes estas conductas.

Recientemente el diputado del Partido Verde Ecologista, Jesús Sesma Suarez, en un intento por poner su granito de arena, propone que se eleve la edad para poder comprar y consumir bebidas alcohólicas a los 21 años como en Estados Unidos, ya que el legislador considera que la ingesta de alcohol propicia las peleas y enfrentamientos entre los adolescentes, y para él, está sería una buena forma de prevenir tales conductas

Y aunque parece una buena idea, en realidad nada detiene a los muchachos de comenzar a consumir bebidas embriagantes, incluso en las graduaciones de preparatoria, como la mayoría llega a los 18 justo al terminar ese nivel educativo, aprovechan para iniciarse en esa nada admirable práctica, pues a esa edad todo se les hace fácil y están desesperados por iniciarse en la vida adulta, aunque tal consumo no tenga nada que ver con esa etapa de la vida

Lo más lamentable es que muchos jóvenes comienzan con la ingesta de alcohol por imitación y es a los padres a quienes tienen más cerca y por lo mismo son los modelos a seguir, estén bien o mal en sus comportamientos y lo que es peor, algunos padres de familia son quienes incitan a los muchachos a tomar, en muchos casos prácticamente los obligan, pues es tal la insistencia que los jóvenes terminan aceptando tomarse, aunque sea una, y como una no es ninguna pues ahí le van siguiendo.

Es tan normal el tomar alcohol en las reuniones familiares y de amigos que, aunque sepan que alguno de los invitados no bebe, de todas formas, le ofrecen e insisten como si no se pudiera pasar un buen rato sin estar ingiriendo alguna bebida alcohólica, por lo mismo una buena parte de la población no concibe una fiesta sin alcohol.

Así que la solución para que las nuevas generaciones no se inicien en el consumo de bebidas embriagantes, es responsabilidad de todos, pero más de los padres quienes están obligados a prevenir a sus hijos de los daños de consumir alcohol.

Lamentablemente eso se ve muy difícil que suceda, pues de entrada se debe poner el ejemplo y eso significa no tomar delante de los hijos y menos mostrarse ante ellos completamente borrachos, ya que como dicen “el ejemplo arrastra”, es así como hijos de padres que no toman y que no los exponen a gente que toma, seguramente no gustarán de esas bebidas, caso contrario, si desde niños no solo toman delante de ellos, sino que hasta les dan traguitos de cerveza porque les divierte las caras que hace un bebe ante el sabor amargo de tal fermento, de grandes ni siquiera deberían preguntar el porqué de su gusto por las bebidas espirituosas.

Y es que si los padres hiciéramos lo que nos corresponde, previniéndolos y poniéndoles el ejemplo de lo que se debe hacer y no hacer, otra cosa seria, al menos esa es la idea.