31.7°C / 89.1°F
$16.74 - $17.83

"En Andrea podías encontrar todo el amor del mundo"

Por: Luis Fierro | 19 de mayo, 2017 - 06:00 | Estatal |
Cortesía | Andrea Athié con una de sus mejores amigas

Chihuahua.- “En Andrea podías encontrar todo el amor del mundo, era paciente, con solo verla a los ojos te devolvía la tranquilidad si tenías un problema”, para Olga la partida de su gran amiga Andrea Athié representa una pérdida irreparable.

A unos días del homicidio de la joven estudiante del Tecnológico de Monterrey, sus familiares y allegados no logran entender cómo fue que una persona tan llena de luz haya sido privada de la vida de una forma violenta.

“Era muy cálida, muy responsable, siempre centrada en la escuela. Se enfocaba mucho en lo que tenía que hacer, tenía muy claro a dónde quería llegar y se esforzaba por lograrlo”, recuerda Olga, quien fue amiga de Andrea desde que ambas estudiaban en la preparatoria y luego cursaron juntas la universidad.

Andrea Athié Corral tenía 20 años, cursaba el octavo semestre de la licenciatura en Negocios Internacionales, así que a finales de este año iba a concluir sus estudios profesionales.


Hija única del matrimonio de los señores Eduardo Athié y Diana Corral, su relación con sus padres era muy estrecha, hablaban diariamente varias veces por teléfono, ya que el hogar familiar se ubica en ciudad Cuauhtémoc pero Andy, como la llamaban de cariño algunas de sus amigos vivía en esta capital para asistir al Tecnológico.

“Ella les contaba todo lo que le pasaba tanto lo bueno como lo malos, y a su vez sus papás procuraban aconsejarla para que cumpliera sus metas. Era todo para ellos”, comenta Olga.

“Siempre estaba pensando en los fines de semana, porque quería regresar a Cuauhtémoc para ver a sus papás”, de hecho el pasado sábado Andrea estaba muy contenta, ya que presentó su último examen del semestre y se preparaba para pasar el verano con sus padres, en casa.

La mañana del domingo hizo sus maletas y preparó el viaje, alrededor de las 13:00 horas habló con su mamá para avisarle que ya iba en carretera, en menos de una hora se reunirían para un largo periodo de descanso y convivencia familiar. Fue la última vez que hablaron, Andy nunca llegó.

Al poco tiempo de notar que no arribaba sus padres lanzaron una alerta por redes sociales y notificaron a las autoridades. En cuestión de minutos miles de mensajes circularon pidiendo ayuda para localizarla. No tuvieron éxito, a las 19:00 horas Andrea fue encontrada sin vida en un paraje despoblado localizado cerca de Lago Jacales, a unos 300 metros de la autopista sobre la que ella circulaba rumbo a Cuauhtémoc.

Sus sueños de tener un trabajo que le permitiera viajar por todo el mundo y conocer gente de diversos países no se concretó, una bala acabó con sus ilusiones y las de sus padres.

“Le gustaba leer mucho, siempre estaba buscando libros o artículos sobre temas internacionales, le interesaba mucho el Tratado de Libre Comercio, la relación de México con los Estados Unidos, y muchos temas en general”, recuerda con nostalgia Olga.

Andrea tenía un gran corazón, asegura su inseparable amiga, actualmente realizaba su servicio social ayudando a niños de familias humildes en clases extraescolares, “Antes colaboró en cursos de manualidades, en un comedor, y en otras actividades, lo hacía por gusto, siempre le encantaron los niños, les tenía mucho cariño, sobre todo a los de escasos recursos”.

Siempre estaba ahí para sus amigos, cuando alguno tenía algún problema era común que acudieran a platicárselo y les ayudaba a resolverlo, y a recuperar la tranquilidad, ese era su don: servir a los demás. Mientras que para ella misma también gustaba de una vida sana, practicaba deporte y cuidaba mucho su alimentación, le gustaban las fiestas pero solo para convivir con sus compañeros.

En el plantel donde estudiaba no pudieron realizar un homenaje debido al termino del ciclo escolar, sin embargo esperan que al arranque del próximo semestre se pueda llevar a cabo, ya que Andrea era muy querida por todos los estudiantes que la conocieron.

“Es un Ángel, toda ella era solo amor para los demás. Ahora solo nos queda esperar el día en que volvamos a reunirnos y volver a reír juntas”, finalizó Olga.